Sobre las reacciones de las niñas al trailer de 'La Sirenita' y cómo la Ariel negra ha cambiado la manera de recordar mi infancia

Sobre las reacciones de las niñas al trailer de 'La Sirenita' y cómo la Ariel negra ha cambiado la manera de recordar mi infancia
Sin comentarios

Cuando tenía 10 años quería ser Blossom Russo. No sé si recuerdas esa maravillosa serie, una de tantas que ya te contamos que marcaron a la generación millennial, en la que la protagonista era una adolescente a la que interpretaba Mayim Bialik. Era morena y de piel blanca como yo, con un pelo liso como el mío, y todo lo que yo aspiraba a ser. Era un modelo a seguir y un personaje en el que me fijé y con el que sin duda, me sentía identificada.

He tenido la suerte de pertenecer al colectivo normativo. A la media. A lo estándar. Lo más representado por la sociedad en los anuncios, las series y las películas me representaba a mí. Podría haber sido Elena en Crónicas Vampíricas, Valle en Compañeros o incluso Sarah en Dentro del laberinto (una de nuestras películas de los 80 favoritas).

Por eso cuando vi la reacción de estas niñas con el tráiler de la nueva película de acción real de La sirenita, con una Ariel negra maravillosa, no pude evitar pensar en lo que muchas de las mujeres de mi generación (y de generación anteriores y y por desgracia también posteriores) no tuvieron: referentes. Personajes que se parecieran a ellas y con las que sentirse identificadas. "She's like me", decían, y a mí se me ponía un nudo en la garganta que no me dejaba ni tragar saliva.

No ha sido hasta este momento en que me he dado cuenta de la inmensa suerte que tuve siendo niña. Conseguía encajar sin esforzarme, y encontrar fácilmente mi sitio porque era justo tal y como era la gran mayoría. Una oveja en el rebaño que se camufla. Una niña europea, blanca, delgada y heterosexual que no se veía diferente. Una de tantas, un clon representado en la tele de mil maneras diferentes pero siempre iguales. Pero no para todas las niñas ha sido así.

La polémica de la “Ariel negra” y la desgracia de que no sea la primera vez

Lizzo lo dijo en los Premios Emmy en su discurso de agradecimiento: "De niña solo quería ver en la tele a alguien gorda como yo, negra como yo, bella como yo". Y la cantante puso voz a muchas mujeres y niñas. Desde mi punto de vista es lo que la Ariel interpretada por Halle Bailey ha hecho.

La decisión de sustituir a un personaje 100% ficticio (recordemos esto, que no es la misma polémica que con la Ana Bolena de HBO) por uno físicamente diferente dio en su momento mucho que hablar. Ahora que ha salido el primer tráiler, una ola de racismo ha surgido como los orcos de Sauron salieron de las profundidades de la Tierra Media.

Y sí, es ola de racismo porque condenar a un personaje inventado porque ahora está representado por una persona de otra raza, es racismo lo mires por donde lo mires. Hay quien acusa a Disney de "inclusión forzada", pero por desgracia, no es la única vez que ha pasado esto. Volviendo a la Tierra Media tenemos el ejemplo de los elfos negros de la nueva serie de El señor de los anillos: Los anillos de poder.

Hay quien afirmaba que “no había elfos negros”, a lo que la respuesta más sencilla es “claro, Manolo. Ni blancos, ni rubios, ni morenos, ni albinos, ni pelirrojos, porque no existen en realidad”. Si aún así hablamos de que adaptan un libro y en el libro no se menciona que no hubiera otros tonos de piel en las diferentes razas, no dejan de ser historias escritas hace muchos años y por suerte (aunque poco visto lo visto), algo hemos avanzado.

Elfo Negro El Senor De Los Anillos

Sinceramente, ¿cambia sustancialmente la trama el hecho de que Ismael Cruz Córdova interprete al que, hasta la fecha, es el elfo más guapo de la Tierra Media? De hecho, de haber seguido a pies juntillas los libros el Legolas parecería más un orco que un elfo y no hubiera sido Orlando Bloom el elegido para interpretarlo. Y si no me crees, echa un vistazo a estas imágenes.

Vamos a imaginarnos a un niño que dice que quiere ser elfo. Se lo dice a sus padres y estos le dicen que claro, que todo es posible, y que si sueña muy fuerte, tal vez pueda algún día serlo, aunque sea interpretando un personaje en una serie. Ahora imaginemos que ese niño es negro, y lo que escucha en realidad a su alrededor es que “No puedes ser un elfo. No hay elfos negros.” Yo solo veo a gente cortando las alas a un niño porque, a sus ojos, no se puede cambiar para evolucionar.

¿Está mal usar una buena historia y modificar el aspecto de sus personajes para que se adapte a los nuevos tiempos? Desde luego que sí, más aún si está inspirado en un ser irreal que nunca ha existido en realidad.

Cuando como sociedad solo nos gusta lo que representa a más gente

Hablando del tema de Ariel con mi amiga Patricia y de la emoción que a todas, sin excepción, nos ha invadido viendo las reacciones de las niñas, ella me comentaba que cuando era niña tenía obsesión por alisarse el pelo. Nadie en la tele tenía su pelo rizado.

Mi sobrina Gabriela no ha cumplido los cinco años y ya odia su pelo rizado. Quiere tenerlo liso como todos los personajes que ve en la tele. Para ella no hay método curly que valga, más bien pensaría en un alisado brasileño porque solo existe el deseo de encajar cueste lo que cueste, aunque tengas que cambiar algo de ti porque eres diferente, como en este clip de la nueva serie de Netflix No eres especial.

 

Es ahora cuando personajes como el de Mérida en Brave o el de Mirabel en Encanto comienzan a representar también a otros sectores de la población, al igual que lo hará esta nueva Ariel llena de fuerza.

Desde luego yo no me veo con el valor de decirle a mi sobrina que nunca se verá reflejada en la tele en uno de los personajes que ame porque no eran así en la historia original. “Lo siento pequeña, pero es que eres rara y lo raro no mola”. Me gusta más la idea de ver una sonrisa en su rostro al descubrirse igual a una de las protagonistas, como yo hice con Blossom y como harán miles de niñas negras al ver a Ariel en pantalla grande en mayo de 2023.

Una última reflexión: la primera película de La sirenita salió en 1983. 40 malditos años antes de que salga la nueva. Si no hemos cambiado nada en todo este tiempo, tenemos que revisarnos bien como sociedad.

Fotos | La Sirenita, El señor de los anillos

En Trendencias | Jennifer Lopez: los 25 mejores looks hasta la fecha que la han convertido en un icono del mundo de la moda

En Trendencias | Acrilatos en los esmaltes de uñas: qué son y cuáles son los peligros de una manicura permanente

Temas
Inicio