Publicidad

Kate Hudson lo apuesta todo al Pilates: así trabaja su core para fortalecer el resto de su cuerpo

Kate Hudson lo apuesta todo al Pilates: así trabaja su core para fortalecer el resto de su cuerpo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La actriz Kate Hudson fundó junto a la compañía JustFab Inc. la marca de ropa deportiva Fabletics con la intención de ayudar a trabajar por la salud de las mujeres. El fin era poder ofrecer ropa de calidad pero a un precio que fuera asequible.

Desde luego, Hudson no solo es una excelente embajadora de su marca, sino que lleva una vida activa y comprometida con el ejercicio físico. No es de extrañar que luzca una estilizada y fuerte figura a sus 41 años y después de tres hijos.

En 2016 escribió un libro, Pretty Happy: healthy ways to love your body en el que cuenta la forma en que cuida su cuerpo, el tipo de ejercicio que hace y los hábitos de vida y de salud por los que rige su día a día. 

Katehudson 100495104 113292487058477 3815407177796840038 N

Yoga y Pilates como clave del entrenamiento

En precisamente en este libro en el que la conocida actriz hablaba de la importancia que el Pilates tiene en su vida. Según sus propias palabras ella practica entre 20 y 40 minutos al día a una intensidad alta.

Kate Hudson trabaja, con el Pilates, sobre todo la zona del core. Pero, además, le ayuda a estar más tonificada y a fortalecer su cuerpo. Para ello entrena con Nicole Stuart, quien también ha entrenado a Anna Faris, Ashley Benson o Julia Ormond.

Los principios del Pilates

La práctica del Pilates tiene seis pilares básicos en los que el método se basa: el manejo de la respiración, el trabajo de core, el control del cuerpo, la concentración, la fluidez en los movimientos y la precisión al realizar la práctica.

 

Algunos ejercicios básicos de Pilates para empezar

Hundred, el ejercicio estrella de Pilates

Este es el ejercicio más usado y conocido en Pilates y resulta excelente para trabajar y fortalecer la zona del core o zona central, tal y como lo hace Kate Hudson. La técnica es extremadamente importante y hay que ser muy preciso: nos tumbamos boca arriba, elevamos las piernas rectas en un ángulo de 45 grados.

Elevaremos también nuestro torso apoyándonos en la punta de las escápulas. Extendemos los brazos a los lados del cuerpo y realizamos 100 pulsos moviendo los brazos arriba y abajo. La respiración que seguiremos es también muy importante: cinco pulsos para inspirar y cinco para expirar.

 

Dead bug o insecto muerto

En este caso, nos tumbanos también boca arriba y colocamos los brazos de manera perpendicular al suelo. Elevamos las rodillas y las flexionamos a 90 grados. Desde esa posición, llevamos alternamente una mano hasta detrás de la oreja del mismo lado y estiramos la pierna contraria. La idea es que intentemos no mover nada más que ese brazo y esa pierna.

Imágenes | @katehudson

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios