Se cumple un año del confinamiento con niños: siete madres nos cuentan los retos y cosas bonitas que ha supuesto esta convivencia

Se cumple un año del confinamiento con niños: siete madres nos cuentan los retos y cosas bonitas que ha supuesto esta convivencia
Sin comentarios

Se cumple un año del comienzo del estado de alarma en España que modificó nuestra vida por completo. Los padres fueron los primeros en experimentar este profundo cambio, tratando de balancear el teletrabajo con la clausura de los colegios y los peques encerrados en casa. Un año después siete madres nos cuentan como ha sido vivir un confinamiento con hijos, una convivencia intensa llena de retos y momentos especiales inesperados.

El drama de los abuelos: necesarios pero con mucho riesgo

Con el confinamiento los niños volvieron a las casas, pero no todos los padres han tenido la suerte de poder teletrabajar. ¿Qué hacer con niños pequeños cuando tienes que ir a la oficina? La respuesta sencilla siempre ha sido "los abuelos". Pero con la pandemia se convierten en el primer grupo de riesgo a evitar, haciendo que muchas madres se enfrenten a una difícil decisión. Marta S. es una de estas madres.

"Tengo que abrir la farmacia y estar allí 12 horas al día, así que dejar a mi hija de 7 años sola en casa no era una opción. Al final tuve que tirar de abuelos, aún siendo personal sanitario y muy consciente de todos los riesgos que corría. ¿Qué otra opción tenía?"

La limpieza y orden de un hogar que está en continuo uso

Ser Madre Durante La Pandemia Del Covid Y El Confinamiento

Antes de la pandemia no se pasaba tanto tiempo en casa y no se ensuciaba tanto. Tampoco dábamos tanta importancia a la organización, que ahora es más relevante que nunca. Pero con el confinamiento y niños en casa el desorden y el caos está servido a cualquier hora del día y sin ayuda externa que valga.

"En la sociedad en la que vivimos, el trabajo recae un 90% en la madre."

Incluso en el caso de adolescentes, como nos cuenta María Llanos con dos hijas de 15 y 18 años. "Soy desde hace más de 20 años una mujer trabajadora y no he cocinado más que los fines de semana. Tampoco he limpiado ni he llevado una casa. Y he aprendido mucho. Lo que no he llevado bien la gestión de la colada y la plancha. Todo nos lo poníamos arrugado. Y luego solo se plancha con lo que se sale a la calle."

Lo mismo le ocurrió a Belén Peralba, madre de tres niños que sin asistenta tuvo que "enfrentarse a un baño de cuatro chicos y casi me da algo." Valle Fernández, madre de dos adolescentes de 15 y 17 años, corrobora este profundo cambio en las rutinas del hogar y señala que, en la sociedad en la que vivimos, el trabajo recae un 90% en la madre.

"Hay que reorganizar todo en casa, desde las comidas a la limpieza y la adaptación a las nuevas formas de trabajo. Me encargué de lavadoras, compras, cocinar. Es una carga de trabajo enorme que se ha mantenido, porque aunque ya no hay confinamiento estricto seguimos pasando mucho más tiempo en casa." - Valle Fernández.

Algo similar le ocurrió a Mónica Martínez, madre de una pequeña de un año. Su chico era personal esencial y seguía yendo a trabajar, pero ella se quedó en casa con el bebé y una oposición a cuestas. "Estaba en casa todo el día todos los días y tuve momentos de mucha saturación y agotamiento. Me faltaba un respiro. Yo lo sufrí más que él."

Más comidas que nunca

Ser Madre Durante La Pandemia Del Covid Y El Confinamiento

Parece que durante la cuarentena todos aprendimos a hacer pan, magdalenas, bizcochos y todas las recetas del chef Dani García. Pero hay quienes no cocinaron por hobby o por apetito, sino por necesidad y para toda una familia. Algo que, según Belén, se convirtió en todo un bucle infinito: "mi vida es una constante de comprar comida, cocinar y pensar en qué hacer para comer."

Antes de que la crisis estallara muchos niños comían en el comedor del colegio.

Antes de que la crisis sanitaria estallara muchos niños comían en el comedor del colegio, lo cual ahorraba quebraderos de cabeza a los padres que solo tenían que preocuparse por el desayuno y la cena. Pero con cierre de las escuelas se vuelve necesario innovar y buscar nuevos platos con los que coman sano, variado y sin aburrirse.

"Llevo un año duro pendiente de que la nevera esté llena y se organicen las comidas. He probado muchas recetas e intento ser creativa para que no se cansen. Y eso que mi marido hace las cenas y a mí me encanta cocinar. Pero ya es demasiado" - María Llanos.

Muchas de las madres reconocen que durante el confinamiento se han permitido caprichos tech para apoyarlas en el hogar. "Nos apoyamos en la tecnología o estamos pérdidas" reconoce María Llanos. La Thermomix y el robot aspirador han sido algunas de las compras en las que varias coinciden.

Moulinex ClickChef HF4SPR30 - Robot de cocina multifunción 3.6 l (Recetario en Castellano, 5 programas Auto, temperatura de 30 a 120 ºC, 12 velocidades, 1400 W, 32 funciones, báscula, vaporera) Negro

Moulinex ClickChef HF4SPR30 - Robot de cocina multifunción 3.6 l (Recetario en Castellano, 5 programas Auto, temperatura de 30 a 120 ºC, 12 velocidades, 1400 W, 32 funciones, báscula, vaporera) Negro

La preocupación por la situación educativa, especialmente en cursos superiores

confinamiento con hijos madres pandemia

Primero se suspendieron las clases y después se evolucionó hacia un sistema de enseñanza semipresencial que muchos centros no han sido capaces de implementar correctamente. Este es el caso del instituto de los hijos de Valle Fernández, que van a clase un día sí y otro no en 4º de la ESO y 2º de Bachillerato sin clases online entre medias.

"Muchos centros no han sido capaces de implementar el sistema semipresencial."

"Estamos muy preocupados por el tema de la enseñanza. El régimen semipresencial implica que reciben solo el 50% de sus horas lectivas. Es un caos en los horarios y en las materias que ahora les explican más rápido y en menos profundidad. Los padres que tenemos hijos en 2º de Bachillerato estamos tremendamente preocupados porque va a suponer una clara desventaja en la EVAU y en el acceso a carreras futuras." - Valle Fernández.

Las madres de niños más pequeños no están tan preocupadas por el contenido educativo, pero si por el desarrollo de las capacidades sociales de los pequeños. Agnès afirma que la vuelta al colegio es lo mejor que les pasó en todo el confinamiento. "Pasa tiempo con sus amigos, corre, se desfoga y nosotros también descansamos." Incluso en el caso de bebés que acababan de empezar la guardería el problema es notable:

"Aunque no entendiera la razón del cambio sí lo sintió. Mi hija de un año dejó de ir a la guardería y ha pasado mucho tiempo sin ver a familia y amigos. Cuando volvió a ver a alguien que no eran papá y mamá se extrañó mucho. Ha adquirido más desconfianza de la que habría tenido en un ambiente normal, incluso para salir a la calle." - Mónica Martínez.

Los lazos familiares se estrechan y fortalecen

Ser Madre Durante La Pandemia Del Covid Y El Confinamiento

Estar confinados permite disfrutar mucho más de ellos. Valle Fernández nos confiesa que eso ha sido algo muy bonito e interesante en una etapa como es la adolescencia de sus hijos. "Están desarrollándose y cambiando, forman su personalidad e intereses. Incluso nos ha facilitado aumentar la familia adoptando un cachorro, que ahora podemos atender porque no estamos 8 horas al día fuera de casa."

"Hemos recuperado el tiempo perdido con nuestros hijos."

María Llanos también se siente así y confiesa que ha hecho las paces con la idea de que sus pequeñas ya sean adolescentes. "No llevaba bien la edad de mis hijas y esto me ha reconciliado con ellas. En casa hemos estado a gusto y felices en familia, haciendo deporte, charlando, viendo series."

Las madres de niños más pequeños como Agnès, Mónica y Almudena se suman a esta sensación, común a todas sin excepción.

"Con mis horarios de trabajo apenas veía a mi hijo. Y con el nacimiento de la bebé pude disfrutar de sus primeras veces y no me perdí nada. Creo que es lo mejor del confinamiento, que hemos recuperado el tiempo perdido con nuestros hijos" - Agnès Teixido.

La mejor lección de responsabilidad en familia

Ser Madre Durante La Pandemia Del Covid Y El Confinamiento

Otra de las ventajas en las que muchas madres se han puesto de acuerdo es que esta cuarentena ha sido una lección de responsabilidad a marchas forzadas para toda la familia. "Es muy gratificante ver como los hijos cumplen las normas de seguridad y asumen su papel limitando sus contactos sociales y usando la mascarilla" afirma Valle Fernández. Lo mismo le ocurre a Agnès Teixido, madre de un niño de cuatro años:

"Me he sentido un poco como en 'La vida es bella'. Es una situación angustiosa que nadie había vivido. Y transmitir todo esto a un niño de cuatro años sin crearle pánico y que entienda que no puede ir a ningún sitio ni tocar nada fue duro. Y él se portó como un campeón, incluso cuando no tuvo fiesta de cumpleaños con todos sus amigos. Me rompe el corazón ver cómo lo ha hecho de bien."

Belén Peralba, madre de tres niños pequeños, también está encantada con este contrapunto de la responsabilidad que han demostrado los niños:

"Teniendo niños en casa te obligas a hacer cosas, a hacer recetas, manualidades, vídeos, bailes, disfraces. No todo es maravilloso, pero ayudan a mantener el equilibrio mental. También han aprendido tareas de la casa y ahora ponen y quitan el lavavajillas, me ayudan a separar la ropa por colores, tienden, doblan calcetines. En este aspecto ha sido súper positivo."

Así se vive un embarazo en plena pandemia

madres con hijos confinamiento pandemia

El confinamiento no solo ha sido difícil para las madres, también para las futuras mamás que han vivido su embarazo en mitad de una pandemia con todo el estrés, la ansiedad y el miedo de una situación incierta. Ese es el caso de Agnès Teixido, que expresa a la perfección la incertidumbre.

"Tuve que ir a todos los médicos sola y muy angustiada, porque aún no se sabía cómo afectaba el Coronavirus a las embarazadas. Iba como un buzo y con mucha ansiedad. El día que hice la prueba del azúcar y tuve que estar una hora en el hospital lo pasé muy mal."

Las cosas tampoco mejoran cuando el bebé tiene pocas semanas, porque el confinamiento y la ansiedad son un caldo de cultivo infalible para la depresión postparto. "Tuve que barajar la terapia con el cuidado de la bebé y de otro niño de cuatro años que acababa de tener una hermanita. Me daba mucho miedo que le pasara el virus a ella y tuve muchísimas dudas de que él volviera al cole" confiesa Agnès.

La maternidad primeriza y el confinamiento han sido aliados.

Mónica y su hija de 1 año añaden a estas dificultades un punto positivo. Porque ella se encontraba en el último período de lactancia y estar confinada le ayudó a hacer la transición "con calma y sin estrés". A Almudena le ocurre lo mismo: la maternidad primeriza y el confinamiento han sido aliados.

"Al mes de nacer mi hijo comenzó el confinamiento. Mi marido y mi hijo que es un bendito me lo pusieron fácil. Estar en casa fue muy útil con las rutinas de la lactancia y me permitió poder estar con el bebé sin distracciones. De hecho ahora estoy esperando el segundo: tuve uno en prepandemia y tendré el otro en tercera ola." - Almudena Merlo.

Fotos | @misscavallier, @chiaraferragni, @gracielaraquel, @emmalanestylist, @mariafrubies,

Temas
Inicio