Compartir
Publicidad

La cara y la cruz del postparto según Instagram: es normal que no te sientas representada

La cara y la cruz del postparto según Instagram: es normal que no te sientas representada
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En esa exaltación de la felicidad y la perfección que es Instagram hay un momento que contrasta especialmente con la realidad: la maternidad y el post parto. No es el momento totalmente idílico que nos hacen creer algunas it girls, ni es tampoco el caos total y el destrozo para la silueta que también se muestra en un Instagram sin filtros.

La realidad del postparto

La mayoría de las madres nos debatimos en un punto intermedio, de gran felicidad en muchos momentos, mientras que en otras no podemos más con el cansancio y con la sensación de no poder con todo.

Hay muchos distintos tipos de maternidad y que cada una pasa el postparto a su manera. A ratos genial, y a otros ratos no tan bien, pero echando la vista atrás, seguro que merece la pena.

Ese fenómeno de maternidad con la que no te sientes representada, de no estar viviendo lo mismo que en las fotos de redes sociales, no es nuevo. Ya lo vivíamos antes con las celebrities, que días después de dar a luz reaparecían perfectamente maquilladas y peinadas y sin nada de tripa. Una imagen que crea falsas expectativas por lo perfecta que resulta (de cara a la galería).

post parto kate middleton

Instagram exige una perfección extrema para conseguir más likes y las famosas saben cómo complacer a sus seguidores. Sin embargo, cuando acabas de parir lo único que necesitas centrarte es en tu bebé y en recuperarte, no en posar perfectamente maquillada.

 

Pero cada vez más famosas comparten la verdad: no todo es un camino de rosas y la maternidad también trae momentos muy duros. Este tipo de testimonios nos ayudan a comprobar que ser madre no es un proceso igual para todas, y que todas vivimos grandes momentos de cambio. 

Tras ser madre cuesta volver a reconocerse porque tu realidad ha cambiado, física y emocionalmente. Consuela saber que muchas madres nos enfrentamos a sentimientos y dudas parecidas, y se agradece que famosas o instagrammers lo hablen con naturalidad. 

Los sentimientos tras el parto

La psicóloga Mamen Jiménez nos habla de los complejos sentimientos que se producen tras el parto: "podemos sentir felicidad, amor a raudales, ilusión, pero también miedo, sentimiento de inadecuación total, incertidumbre, incapacidad... Podemos sentirnos total y absolutamente sobrepasadas, y aún así querer a nuestro pequeño".

"Hay quien tarda un poco en reconocer esos afectos, precisamente porque lo que espera es esa imagen dulcificada del amor supremo e intenso como en tu vida has sentido nada, al primer vistazo a tu peque. Y no, no todo el mundo lo siente, pero no por ello le sucede nada malo". 

Lo que sí nos aconseja Mamen es pedir ayuda profesional si vemos que las sensaciones negativas se prolongan más allá de las dos semanas, porque podríamos encontremos ante una depresión postparto, y no conviene dejarlo de lado.

La frustración que provoca Instagram

Según la organización Royal Society for Public Health (RSPH), Instagram es la red social más peligrosa para la salud mental, la que más envidia genera. Navegar por Instagram provoca depresión, ansiedad. Algo aún más peligroso en el caso de las madres.

El problema de Instagram es que vemos solo una instantánea, que sacada de contexto no refleja la compleja realidad. Vemos como una madre mira embelesada a su bebé, ambos guapísimos y sonriendo, es la foto perfecta.

 

Y si somos madres recientes sabemos que además de esos momentos geniales también hay noches sin dormir, preocupación cuando está malo y le sube la fiebre, un agotamiento máximo por la lactancia materna y un largo número de cosas que te hacen muy duro el camino de la maternidad. 

Como nos comenta la psicóloga Mamen Jiménez,  "en consulta he tenido a madres que me han contado que realmente han llegado a cuestionarse aspectos de su vida y su maternidad tras ver determinadas cuentas de instamoms. Se plantean por qué ellas no están así de estupendas, su casa así de ordenada..."

Tampoco ayuda esa obsesión con volver al cuerpo de antes nada más parir. Tu embarazo ha durado nueve meses en los que el cuerpo se ha transformado complemente. Por lo menos concédele otros nueve meses para que vuelva a ser el mismo.

Pero en Instagram muchas quieren mostrar lo rápido que se han recuperado y lo bien que están tras dar a luz, pero pocas veces enseñan lo que hay detrás.

 

Ellas cuentan con ayuda de niñeras para tener tiempo para ellas, caros y exclusivos tratamientos de estética, entrenadores personales que acuden a su casa, y hacen dieta estricta para volver a su trabajo tal y como estaban antes de la baja maternal.

Pero la mayoría no contamos con todo eso, y es mejor que nos cuidemos de manera saludable, huyamos de las dietas milagro para perder peso, y vayamos poco a poco adquiriendo hábitos sanos

La obligación de ser super madres

Mientras que en las fotos que vemos de las instagrammers, ellas pueden con todo: trabajar, posar divinas, cuidar de su bebé, viajar por el mundo, llevar una fabulosa vida en pareja y hasta leer o ver la última serie de moda, hasta un 40% de las mujeres sufren algún tipo de tristeza, depresión o ansiedad tras ser madres.

 

La sociedad nos pide que debemos ser super mujeres y compaginar carrera profesional con maternidad, cuidarnos, estar bellas y ser felices con nuestras parejas, justo en el momento que más cansancio acumulado tenemos y más revolucionadas están nuestras hormonas. Un cocktail explosivo.

Aunque sea habitual sentir momentos de tristeza tras ser madres, es difícil admitirlo: se supone que debe ser el momento más feliz de nuestra vida. Por eso cuesta pedir ayuda, y reconocerlo ante la familia o ante los médicos. Pero no debemos sentirnos culpables por ello, sino como una responsabilidad hacia nosotras y nuestro bebé de cuidarnos y estar bien. Es muy normal sentirnos desbordadas. 

La presión social por ser feliz y ser la madre perfecta

Según nos cuenta Mamen, presión social ha habido siempre. "Esa figura de la supermamá, de la supermujer es letal, porque se nos pide que criemos como si no trabajásemos, y que trabajemos como si no tuviéramos hijos".

"La diferencia con respecto a antes de la aparición de redes como Instagram es que en esta red social se rompe una barrera que hace que el mensaje sea aún más permeable". 

"Cuando vemos a esas mujeres estupendas, con cada pelo en su sitio, sin ojeras, con niños sonrientes y estupendos, en una casa ordenada, en un artículo de una revista, en cierta forma hemos aceptado la idea de que se trata de una foto posada, de una escena preparada, con una producción". 

"Pero cuando vemos una escena similar en Instagram la "compramos", nos cuesta cuestionarnos que tiene un nivel de pose y producción similar (si no mayor) que ese otro de la revista".  

Todo en Instagram está a la venta

Además, las fotos de familias perfectas se han convertido en objeto de deseo para las marcas como reclamo publicitario. El mercado de los productos para bebés es cada vez más amplio y ofrece grandes beneficios.

Las madres más famosas de Instagram muestran carritos de precios carísimos, cunas de diseño, y todo tipo de ropa para bebés que les ofrecen gratuitamente las marcas. 

 

Y tú heredas el carrito del bebé de tu hermana mayor, compras los bodies en Carrefour y en lugar de vivir en una casa de aspecto siempre impoluto, tienes todo revuelto, desordenado en un completo caos. La pesadilla de Marie Kondo.

Y si bien somos capaces de convivir con la frustración de no tener el bolso de moda que vemos por todas partes en Instagram, nos cuesta más renunciar a artículos para nuestros hijos. A ellos se lo daríamos todo e Instagram puede ser más agobiante aún.

 

Así que lo mejor que puedes hacer durante los meses tras ser madre es  restringir el tiempo que usas Instagram. Ser consciente y consecuente de cómo te sientes tras ver las fotos de las instamoms, y si algún perfil te hace mucho daño, bloquearle temporalmente. 

Cada una puede vivir su maternidad a su manera, sin preocuparse por lo que hacen los demás y sin añadir más presión complementaria. 

En mi caso, no solo me frustraba ver fotos de una maternidad perfecta e irreal, sino ver que todo el mundo estaba viajando por el mundo yo lo único que hacía es estar pendiente las 24 horas del día de una pequeña personita que demandaba toda mi atención.

Los bebés crecen y ya habrá tiempo de disfrutar de todo: de la maternidad y de más tiempo libre para ti. Lo importante en esos momentos es centrarte en ti y en tu pequeño.

Fotos | Instagram @gracyvillarreal

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio