Compartir
Publicidad

La recuperación del parto de las famosas no es tan perfecta como pensamos: estas cuatro celebrities se sinceran

La recuperación del parto de las famosas no es tan perfecta como pensamos: estas cuatro celebrities se sinceran
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las vemos posando con su silueta totalmente recuperada, sonrientes y felices y con ninguna señal en su cuerpo que indique que acaban de ser madres. Sin embargo, las que hemos sido madres alucinamos de que todo sea felicidad, buen rollo y perfección, cuando sabemos que la realidad es muy distinta. Estas cuatro celebrities se han sincerado sobre su postparto, los problemas e inseguridades que tuvieron, y la verdad, nos consuela saber que la recuperación del parto de las famosas tampoco es un camino de rosas.

Whitney Port y los cambios tras ser madre

La actriz de The Hills, madre de un hijo de año y medio, habla de que nadie está preparada para todos los cambios, mentales, físicos y emocionales que supone ser madre. Confiesa, que un año después de dar a luz, no puede hablar de "recuperación" y que se está reinventando como una nueva persona, una madre.

Whitney Port dice que no sufrió depresión post-parto, algo de lo que otras famosas como Gwyneth Paltrow sí han hablado, pero que sí se sintió sobrepasada por toda la avalancha de emociones que sentía. Casi no era capaz ni de salir de casa. Ver lo bien que llevaban otras madres la maternidad a través de Instagram, no le ayudaba a sentirse mejor. Así que desconectar de las redes sociales y dejarse de comparar con otras es una buena recomendación.

Así como reconoce que su cuerpo ha cambiado, y no es el mismo que el de antes, dice que a cambio come más saludable, se preocupa menos por el peso, y ha ganado en autoconfianza y aceptación a una misma.

Kylie Jenner y la preocupación por recuperar el peso previo al embarazo

Si hay alguien que está siempre bajo el ojo del huracán y de la que se miran al milímetro los cambios en su cuerpo, esa es Kylie Jenner. La celebrity y empresaria del mundo beauty intentó llevar su embarazo alejada de los focos, y hasta dar a luz no compartió un vídeo de cómo había sido su embarazo.

En el reality show en el que participa, Keeping Up With The Kardashians, se pudo ver cómo habla con su hermana Kourtney sobre coger mucho peso, cuidar la dieta y recuperar la silueta tras el embarazo. Algo que nos preocupa a todas cuando estás embarazada, porque cuanto más kilos cojas, peor puede resultar el parto, y más nos costará recuperar nuestra silueta después.

Pero en el caso de Kylie Jenner, la presión es doble, puesto que vive de su imagen, y al poco de dar a luz ya estaba posando de manera sexy en Instagram y protagonizando campañas publicitarias. Sin embargo, es algo con lo que deberíamos dejar de obsesionarnos. Nuestro cuerpo cambia al ser madres, no solo por el peso. Volver a la silueta o al peso previo al embarazo en un abrir y cerra de ojos no es un objetivo realista, sino que debería ser algo a alcanzar de manera gradual, y debemos tratar de llevar un control del peso sin prisas.

Cardi B y el bebé que "rompió su vagina"

Sabemos que Cardi B no tiene pelos en la lengua, pero desde luego, sus declaraciones en el show de Jimmy Kimmel hablando del dolor del parto y diciendo que el bebé "rompió su vagina" nos sorprendieron mucho. Ella explicó que nadie te cuenta que te van a dar puntos en la vagina, que sabes que va a doler, pero que fue más duro de lo que esperaba.

Aunque Cardi B lo explica de manera muy gráfica, lo cierto es que nuestra vagina cambia después del parto y tarda un tiempo en recuperar su tonicidad, su elasticidad, y puede incluso aparecer sequedad vaginal. Podemos tratar de evitar las episotomías, pero debemos estar preparadas para que en el parto pueda ocurrir de todo, incluso una cesárea que no esperábamos.

Sin embargo, a pesar de todo, la rapera afirma que está disfrutando la maternidad: "es lo mejor, a veces pienso, ¿por qué no te habré tenido antes, esto es lo que he echado de menos toda mi vida".

Gisele Bündchen y su operación de pecho

Gisele Bündchen tiene un cuerpo perfecto, pero como todas, también sufre inseguridades, y más tras pasar por el embarazo y la lactancia. En el libro que escribió de sus memorias, confiesa que se realizó un trasplante de pecho en 2015, tras comprobar que tener dos hijos había dejado sus pechos asimétricos, y que se arrepintió al instante de la cirugía estética. Su autoestima cayó al ver que sus pechos no eran los mismos tras la lactancia: "Mi cuerpo era constantemente halagado, pero yo me sentía que creaba expectativas que no cumplía".

Tras la operación se sintió incómoda con su cuerpo y empezó a llevar ropa suelta. Aunque comía sano, y se ejercitaba, se daba cuenta que sus pechos habían cambiado y eran diferentes el uno del otro. Tener diferentes tallas en ambos pechos es algo que sucede incluso a mujeres que no han sido madres, pero con el embarazo y la lactancia se puede notar aún más la diferencia. Gisele Bündchen explica que con la ayuda de su marido fue recuperando la confianza y el amor hacia ella misma.

Conocer la experiencia de ellas como madres nos ayuda a comprender que todas pasamos por procesos, miedos e inseguridades similares al tener hijos, y nos hace ver que la imagen de perfección de la maternidad que a veces se transmite en los medios o en las redes sociales no es realista ni auténtica.

Foto | Instagram @gisele

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio