El futuro de los tatuajes es indoloro y sin agujas: un parche ya permite hacerlos en casa como si fueran calcomanías y a bajo costo

El futuro de los tatuajes es indoloro y sin agujas: un parche ya permite hacerlos en casa como si fueran calcomanías y a bajo costo
1 Comentario

El tatuaje es un arte milenario tan antiguo como el hombre moderno. Y con esto no nos referimos a los hipsters, que se han encargado de ponerlos de moda en occidente durante las últimas décadas, sino a los antepasados del ser humano que vivieron hace más de cinco mil años antes de la era común. Así que puedes imaginar que la forma de hacerlo ha ido cambiando mucho desde sus orígenes hasta llegar a las máquinas de tatuar modernas. Sin embargo, la evolución sigue y científicos del Instituto de Tecnología de Georgia han creado el dispositivo que podría revolucionar el mundo del tatuaje.

Tatuajes hay de muchos tipos y en muchas zonas del cuerpo: pequeños, bonitos y discretos; de estilo kawaii; en la muñeca... pero todos tienen algo en común y es que se han hecho con tinta y aguja. El miedo al dolor del procedimiento echa para atrás a muchas personas a la hora de dar el paso y hacerse uno, sin embargo, los tattoos indoloros son viables y, de hecho, ya existen.

Los científicos de Georgia Tech han conseguido crear con éxito un parche de tinta que permite tatuar sin agujas ni molestias y de forma fácil y rápida. Así de primeras puede recordar a las típicas calcomanías que suelen ponerse los niños pero funcionan de manera muy diferente.

Estos parches se componen de agujas microscópicas que depositan la tinta de forma efectiva pero sin dolor ni sangrado. Estas agujas son más pequeñas que un grano de arena y están hechas de tinta de tatuaje encerrada en una matriz soluble. Solamente hay que ponerlas sobre la piel y presionarlas.

Cada microaguja actúa como un píxel para crear, en su conjunto, una imagen. Además, permite incorporar tintas de varios colores distintos, incluida también la tinta de luz negra, que solo puede verse cuando se ilumina con luz ultravioleta.

Para seguir sumando ventajas: son low cost y pueden autoadministrarse. Eso sí, por ahora solo está comprobado que duran, al menos un año, pero se considera probable que sean permanentes. No obstante, que no se lleven todavía las manos a la cabeza los más puristas porque este método no pretende sustituir a la aguja de toda la vida.

El objetivo es, simplemente, ofrecer alternativas para personas (e incluso mascotas) que desean un tatuaje indoloro que se pueda administrar fácilmente, ya sea por motivos estéticos o médicos.

Foto de portada | Unsplash

Temas
Inicio
Inicio