Seis pasos para excitar sutilmente a tu pareja sin llegar a tocaros

Seis pasos para excitar sutilmente a tu pareja sin llegar a tocaros
2 Comentarios

Mi experiencia me dice que encender la llama de la pasión y seducir a tu pareja sin necesidad de tener contacto físico es posible (y en según qué circunstancias puede ser especialmente útil). Tenemos soluciones para todo y son aún mejor de lo que creíais. Empieza por utilizar tu imaginación y revive la emoción (incluso a distancia) con estas sutiles e infalibles técnicas de seducción para que la chispa se convierta en llama:

1. Prueba el 'sexting'

La teoría de que con el tiempo el sexo tiende a volverse tedioso y, por tanto, un lastre en la relación, depende en gran medida del granito de arena que queramos poner en ella. Si Carrie Bradshaw hubiese tenido WhatsApp habría encendido la mecha con mensajes picantes a los que, con la ayuda de Samantha, Mr. Big no habría podido resistirse.

Carrie Bradshaw

Importante: ¡Cuidado con el destinatario! Te va a parecer una chorrada pero juro que no lo es: vamos tan aceleradas por la vida y mantenemos tantísimas conversaciones que es casi imposible controlar ciertas situaciones. En mi caso, reconozco que viví en primera persona la gran "cagada del siglo" (porque así lo viví) con apenas quince años, cuando mi subconsciente decidió mandarle al chico que me encantaba un mensaje que en realidad era para mi mejor amiga. Decía algo así como: "Tía, qué fuerte, ¡por fin Peter lo ha dejado con Pepita! Qué felicidaaaaaad".

Pues bien, después de chocarme contra la pared varias veces, aplastar la cara contra la almohada y haber lamentado, sin saberlo, vivir en la época de los sms en la que no se podía volver atrás... Decidí, desde entonces, repasar una y mil veces el destinatario de mensajes que puedan ser reveladores en mi vida. Moraleja: ¡Revisa el destinatario por tu bien y ahórrate algún que otro traumita!

2. And here's to you, Mrs. Robinson

¿Quién no recuerda la icónica frase de un jovencísimo Dustin Hoffman rendido ante los encantos de una madura Anne Bancroft?: "Señora Robinson, está usted intentando seducirme?".

El Graduado

Disfrazarse y actuar son grandes estimulantes sexuales (prueba a comprobarlo). Así lo aseguran los expertos: “Disfrazarse es una forma de desinhibirse de la rutina y liberar tensiones”, explica Héctor Galván, psicólogo clínico y sexólogo. “Por eso, para la mayoría de las personas, resulta una experiencia placentera”.

Prueba a vestirte de policía, de animadora o incluso de un personaje famoso en la historia... Piensa en la señora Robinson de El Graduado y pídele que te ayude a desabrocharte el primer botón de la camisa... Metida totalmente en el personaje, prueba a susurrarle una pregunta al oído o a sentarte juguetonamente en su regazo. Por cierto, ¿sabías que Anne Brancroft y Dustin Hoffman solo se llevaban seis años en la vida real?

3.Sí, la inteligencia excita (y mucho)

 El psicólogo y sexólogo neozelandés John Money (1921-2006) explicó con su teoría "el mapa del amor" por qué unas personas se sienten atraídas hacia un determinado tipo de cualidades y no hacia otras...

The Imitation Game

¿Sabías que aproximadamente un 8% de los adultos son sapiosexuales? Es decir, que el factor que más les excita sexualmente son las neuronas (hasta existe un portal de citas para los que erotizan esta cualidad). Y, aunque en tu caso este no sea el único motivo, una buena conversación siempre atrae.

4.Música, maestro

Opta por algo sensato. ¿Recuerdas la canción que canta Joe Cocker en Nueve semanas y media? Hasta que vi la película reconozco que este clásico de los 80 me recordaba a las canciones del coche de mi madre. Si aún no la visto, lo dejo en tus manos para que decidas por ti misma si merece un hueco en tu lista de Spotify.

Si la veis juntos, mejor. Y si os venís arriba, terminaréis replicando alguna de esas inolvidables escenas o incluso optarás por copiar el striptease de Kim Basinger con el camisón... Porque no necesitamos ser supermodelos, solo un poquito de confianza.

Kim Basinger

5. Pídele que te traiga una toalla nada más salir de la ducha y vístete cerca de él

Y, por favor, nada de ponerte braguitas de abuela. Sé que me gusta mucho recurrir a Bridget (Jones)... ¡pero es que solo le salió bien a ella! ¿Recuerdas esa escena en la que termina en el suelo con Hugh Grant?

Prueba a vestirte con prendas que acentúen tus mejores tributos... por dentro y por fuera. Si tiene la cabeza en otras cosas, es muy probable que te cueste llamar su atención, especialmente en ese momento en que su foco está en el aburridísimo día que le espera mañana… Hasta que te vea saliendo de la bañera y cambie el chip.

6. Hablando de películas... prueba con las de terror

¿Sabías que varios estudios científicos coinciden en que las cintas de miedo nos excitan? Glen Sparks, profesor de la Pardue University, concluyó en un estudio que este tipo de películas nos provocan un aumento de la presión sanguínea, del ritmo cardíaco y de la respiración. Además, nunca es mal momento para ver un clásico del género.

Fotos | Carteles de películas de El Graduado, Sexo en Nueva York, The Imitation Game y Nueve semanas y media

Temas
Inicio
Inicio