Publicidad

El peso que puedes ganar en el embarazo: expectativas vs realidad

El peso que puedes ganar en el embarazo: expectativas vs realidad
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Para algunas famosas, pasar un embarazo, dar a luz y recuperarse tras el parto parece lo más fácil del mundo. Pilar Rubio va ya por el cuarto embarazo, está estupenda, sigue trabajando y entrenando en el gimnasio, posa divina en su Instagram y nos alegramos mucho por ella. Pero esa no suele ser la realidad de muchos embarazos.

A veces las náuseas y el cansancio impiden que puedas hacer una vida normal y acabas comiendo más de la cuenta y moviéndote menos de lo que deberías. ¿Dónde está esa idílica imagen del embarazo que nos venden, cuando no puedes ni con las pestañas?

Cada cuerpo es un mundo

Durante el embarazo ves como la báscula aumenta irremediablemente cada vez que te pesas en ella y le acabas teniendo pánico al momento de subirte en ella. Sabes que siempre vas a ir sumando kilos, pero ¿cuántos? ¿dónde está el límite?

Estás en el quinto mes de embarazo y ya has cogido los diez o doce kilos que te imaginabas pesar de más en la recta final de la gestación. Aunque se suele hablar de coger un kilo por mes, cada cuerpo es un mundo y es muy habitual que haya mujeres que ganen 18 kilos en su embarazo.

En este caso, las comparaciones pueden ser odiosas. Hay embarazadas llenas de vitalidad, que apenas engordan y que siguen su vida habitual sin demasiados impedimentos. Ahí tienes a Pilar Rubio pasando los retos de El Hormiguero con su tripita de embarazada.

En mi caso, a pesar de que dí a luz a un niño de 4 kilos en la semana 42 de embarazo, engordé solo unos 11 kilos, con lo que a las dos semanas de dar a luz pesaba ya como antes de quedarme embarazada. Yo que soy de coger peso fácilmente, tuve la suerte de tener un metabolismo agradecido en el embarazo.

No hice grandes esfuerzos por mantenerme a dieta, sino que comía lo que me pedía el cuerpo. Desafortunadamente, eso lo he seguido practicando después, y entonces sí que mi cuerpo ha engordado sin remedio. Se me acabó pronto el chollo.

Peso Embarazo 3

Mientras tanto, otras mujeres engordan mucho más de lo que deberían por todo tipo de motivos. Una amiga mía que vivió el embarazo a la misma vez que yo (mucho más delgada habitualmente) encontró que la única manera de calmar las náuseas constantes que sufría era comiendo tostadas. Os podéis imaginar las consecuencias. Otra amiga sentía un hambre voraz y por mucho que se intentaba cuidar y seguir una dieta, veía cómo iba cogiendo más peso del recomendado sin remedio. ¿No se supone que podías comer por dos? Pues no, si lo haces, engordarás el doble. También hay casos de mujeres que sufren hinchazón, retención de líquidos y otro tipo de trastornos que les hace verse mucho más voluminosas de lo que imaginaban antes de quedarse embarazadas. Otra conocida mía tenía los tobillos tan hinchados que, obviamente, tuvo que renunciar a botas y botines y se pasó todo el embarazo en chanclas (en pleno mes de enero).

Ver como mes tras mes vas ganando peso (a pesar de las broncas del médico y de la matrona) puede preocupar mucho a la futura mamá, porque cuanto más peso cojas, más tardarás en recuperarte y en volver a tu peso habitual. Pero la realidad es que en el embarazo y en el parto hay otras cosas más importantes de las que preocuparte, como tu salud y la de tu bebé.

Peso Embarazo 1

Asumir un rango "normal" de aumento de peso puede ser ridículo, ya que hay mil tipos diferentes de mujeres, de distintas altura, tallas, y experiencias de embarazo. Por supuesto que hay que controlar el peso en el embarazo, ya que un aumento repentino o coger poco peso puede perjudicar en la salud del feto, pero las guías estrictas de lo que es demasiado o demasiado poco sin tener en cuenta el contexto individual pueden ejercer demasiado presión en las embarazadas.

Cuidarte por salud

La alimentación durante el embarazo es sumamente importante, pero no tanto por guardar la línea sino porque llevar una dieta sana, con comida de verdad, frutas, verduras, legumbres y pescado fresco, mejorará tu salud y la del bebé a la hora del parto.

Jane

Una dieta sana, ligera, con muchas vitaminas y alta en fibra pueden ayudarte a aliviar algunas de las molestias típicas del embarazo como las náuseas, el ardor de estómago o el estreñimiento.

Se suelen realizar pruebas como la de la glucosa para comprobar que los niveles de azúcar en sangre son estables. La diabetes gestacional o la tensión alta pueden complicar mucho el embarazo y el parto, así que conviene prevenir y cuidarse, no tanto por el peso que cojas, sino para que todo vaya bien.

Volver a tu cuerpo de antes

La trampa del peso en el embarazo ya no es que nos comparemos con los cuerpos de famosas inalcanzables sino que lo hacemos con nuestro cuerpo de antes, y la silueta cambia. Hasta Shakira tiene un ombligo distinto desde que fue mamá.

Cambian las formas, tus curvas, los pechos, aparecen estrías, flacidez o michelines donde antes tenías un estómago firme. El cuerpo se vuelve más femenino y poderoso. No cambia a peor, ni mucho menos, porque es una belleza natural y rotunda, que refleja la bella experiencia vital que has vivido teniendo a un niño o niña en tu tripa y dando a luz.

Madres

Así que no te metas presión por pesar lo mismo que antes de quedarte embarazada, porque si tardaste nueve meses en engordar, también puedes permitirte tardar nueve meses o más en bajar de peso. Establece un plan de adelgazamiento post parto seguro y saludable. Y aunque se vayan los kilos, las huellas del embarazo se quedan contigo, sin que tengas que verlo como un problema, sino como un bonito recuerdo de todo lo que has vivido.

Hasta las famosas nos demuestran que no todo es idílico en convertirse en madres, aunque la principal transformación que vives cuando eres madre no es la de fuera sino la de dentro.

Si quieres recuperar tu silueta, tomátelo con calma, sin prisas, y como un objetivo que ya alcanzarás cuando toque. Hazlo por cuidarte, por tu salud, por sentirte mejor, pero no te compares con quien eras antes de ser madre, porque definitivamente, has cambiado.

Fotos | Qué esperar cuando estás esperando, Madres trabajadoras, Jane The Virgin

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios