Publicidad

Desmontamos siete mitos sobre el orgasmo femenino que siguen presentes en los tiempos del Satisfyer

Desmontamos siete mitos sobre el orgasmo femenino que siguen presentes en los tiempos del Satisfyer
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Una oleada de placer. Calor. La sensación de levitar e incluso de perder la consciencia durante unos segundos. Un cosquilleo ardiente, intenso y único. Describir lo que los franceses calificaron como petite mort no es algo sencillo.

Cada orgasmo es tan diferente como lo es cada mujer, ya lo dijo Sylvia de Béjar en su libro Tu sexo es tuyo:  “el placer es algo subjetivo. Y lo es hasta tal punto que los terapeutas sexuales se refieren a la huella digital orgásmica de cada mujer, tan única como su huella digital”.

Aunque las últimas décadas se han desentrañado los misterios del orgasmo femenino, existen aún falsas creencias sobre él que los especialistas de LELO y varios sexólogos nos han ayudado a desmontar. Siete creencias que aún hoy, en los tiempos del reinado de los succionadores de clítoris, siguen presentes.

Las mujeres necesitan el coito para llegar al orgasmo. FALSO

Para entender que estamos antes un mito te daremos un dato: el clítoris, situado fuera de la vagina en la zona superior de la vulva, tiene 8.500 terminaciones nerviosas. Bien es cierto que en la vagina se encuentra el llamado punto G, una extensión del clítoris que puede ser estimulada y producir orgasmos, pero la penetración no es en ningún caso imprescindible para alcanzar un orgasmo. De hecho la vagina apenas tiene terminaciones nerviosas (por eso podemos usar tampones o la copa menstrual sin notarlos).

Sex Education Mitos Sobre El Orgasmo Femenino Copia

Esta creencia nació con Freud, que separó a las mujeres en dos: aquellas capaces de tener un orgasmo vaginal (que denominó “maduras”) y aquellas que sólo conseguían un orgasmo a través del clítoris (“mujeres inmaduras” en sus estudios). Actualmente se sigue pensando que existen mujeres vaginales y mujeres clitoridianas, y según una encuesta elaborada por LELO el 55% de las españolas llega al orgasmo con más facilidad a través de la estimulación clitoriana, y solo dos de cada diez mujeres mediante estimulación vaginal.

En cualquier caso, y entendiendo el coito como el encuentro sexual con penetración, esta afirmación de que sin ella no podremos llegar al orgasmo es completamente falsa y los succionadores de clítoris son una maravillosa muestra de ello.

Hay mujeres que pueden ser multiorgásmicas y otras no. FALSO

Según afirma Valérie Tasso “todas las mujeres pueden ser multiorgásmicas a poco que se lo permitan”, y de lo único que depende es de cuánto te conozcas y de cómo te estimules (o te estimulen).

Mitos Sobre El Orgasmo Femenino 5

Los sexólogos Masters & Johnson explicaron que la respuesta sexual pasaba por cinco fases: Deseo, Excitación, Meseta, Orgasmo y Resolución (el llamado sistema DEMOR). Cuando hablamos de multiorgasmia lo hacemos en realidad de algo innato a la respuesta sexual de la mujer. Después de un orgasmo una mujer es capaz de volver a excitarse, llegar a la fase de la meseta y tener otro orgasmo sin necesidad de que tenga que pasar un tiempo como ocurre con los hombres.

Dedicar horas a encontrar nuestro placer es la mejor herramienta que tenemos a nuestro alcance para averiguar qué nos gusta, cómo nos gusta y qué necesitamos hacer para sentir placer. Escúchate, tu cuerpo tiene muchas cosas que decirte.

A más edad, más difícil alcanzar un orgasmo. FALSO

No existe ningún estudio fiable que demuestre que existe una edad a partir de la cual los orgasmos desaparecen. La sexualidad de la mujer no tiene fecha de caducidad y a pesar de llegar a la menopausia, el sexo no tiene por qué dejar de ser placentero.

Mitos Sobre El Orgasmo Femenino 1

Aunque la vagina se atrofie durante el climaterio (la etapa en la que cesa la función reproductiva de la mujer) recuerda algo: el clítoris no envejece y sigue teniendo 8.500 terminaciones nerviosas.

El orgasmo depende de un buen amante. FALSO

La masturbación y más concretamente los succionadores de clítoris ya se encargan de desmentir este mito sin que tengamos que decir mucho más. En Magnet ya nos dieron la noticia: hay mujeres que se han borrado Tinder después de comprárselo.

Desde LELO afirman que el orgasmo no lo provoca la persona con la que se interactúa sexualmente, sino que depende de una misma y del hecho de querer permitirse tener un orgasmo.

Mitos Sobre El Orgasmo Femenino 3

“Sólo hay una voz que escuchar, la propia, y un único elemento que mirar, uno mismo”, afirma Valérie Tasso, así que dejarte llevar por tu placer, siempre es el camino para llegar a un orgasmo.

La anorgasmia es sinónimo de que algo no funciona en el cuerpo de la mujer. FALSO

Aunque pueden existir causas fisiológicas, la anorgasmia no está relacionada de manera exclusiva con una patología física. Nuestra compañera y psicóloga Iria Reguera ya nos explicó que en su mayor parte, la anorgasmia está provocada por causas psicológicas que incluyen problemas de autoestima, problemas de pareja o incluso la influencia de factores sociales y culturales.

Este tipo de problemas tienen solución si acudimos a un especialista. Nuestro médico evaluará si se trata de un problema físico o psicológico y podrá recomendarnos el tratamiento más adecuado.

El orgasmo por squirting es más placentero. FALSO

El squirting es, según la sexóloga Mamen Jiménez, “la fuerte expulsión de una cantidad de líquido (transparente e inodoro) por la uretra, fruto del placer obtenido durante el sexo.” Eso no significa que sea más placentero, sino únicamente más espectacular. No hay ninguna constancia de que el placer por squirting multiplique el orgasmo en su intensidad.

Mitos Sobre El Orgasmo Femenino 2

Cuantos más orgasmos nos demos, menos ganas tendremos de sexo. FALSO

Pensar que masturbarse traerá consecuencias negativas en nuestras relaciones sexuales es uno de los mitos más extendidos. Hay quien piensa (sobre todo hombres) que sus relaciones en pareja serán mejores si no tienen orgasmos en un tiempo, y según los expertos de LELO es justo al contrario: cuantos más orgasmos tengamos masturbándonos, más ganas de sexo tendremos y sobre todo, más deseo.

Según Mamen Jiménez, “tendemos a pensar que el deseo es algo que está como flotando en el ambiente, algo que, con solo levantar la mano, podemos atrapar. Pero no, el deseo es algo “vivo”, necesita que lo alimentemos, que lo mimemos... o hace las maletas y se marcha”. Así que si le damos de comer con la masturbación, nos recompensará en nuestros encuentros sexuales.

Si no hay orgasmo no es buen sexo. FALSO

Mitos Sobre El Orgasmo Femenino 4

“Vivimos inmersos en un modelo de sexualidad en el que el orgasmo es la meta, lo único que importa de verdad, algo que si no conseguimos resta valor al encuentro sexual”, nos explica Mamen Jiménez.

El sexo puede ser buenísimo sin que llegues a alcanzar el clímax de un orgasmo porque previo a este hay placer, y mucho. Hasta existen métodos, como el Karezza, que nos invitan a alejarnos de ese orgasmo para conseguir un placer más intenso en una relación sexual. Este método se centra en alargar el paso previo a esa resolución, la meseta de la que ya nos hablaban en el sistema DEMOR.

Pero aunque no sigas el método, podemos afirmar que buen sexo es aquel en el que te diviertes, lo pasas bien y disfrutas, llegues o no al orgasmo.

Fotos | Cuando Harry encontró a Sally, Sex Education, Ravi Patel, Toa Heftiba, Bruno van der Kraan, Hanna Postova en Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios