Publicidad

Orgasmos más potentes o evitar complicaciones nada deseables: todo sobre el suelo pélvico de manos de una experta
Salud

Orgasmos más potentes o evitar complicaciones nada deseables: todo sobre el suelo pélvico de manos de una experta

Publicidad

Publicidad

Desde orgasmos más potentes a evitar las pérdidas de orina, nuestro suelo pélvico se merece toda nuestra atención y cuidados posibles... por la cuenta que nos trae. Pero, ¿sabes realmente qué es el suelo pélvico? Te contamos, de manos de una experta en ello, qué factores pueden afectar a tu suelo pélvico, y qué puedes hacer para mantenerlo en forma. Y ojo, a ellos también les interesa, porque sí, los hombres también tienen suelo pélvico.

Puede que a la generación de nuestras madres o abuelas, esto del suelo pélvico les suene más a algo que pueden encontrar en el catálogo de Leroy Merlin que a una parte de su cuerpo. Precisamente por esto, generaciones enteras de mujeres antes que nosotras han padecido los efectos negativos de las complicaciones o mal funcionamiento de la zona.

Poco a poco el suelo pélvico, como tantas otras cosas relacionadas con el cuerpo, la genitalidad y la sexualidad de la mujer, van saliendo a la luz y normalizándose, lo que posibilita que muchas mujeres ahora conozcamos y sepamos cómo cuidar esta compleja y fascinante estructura de nuestro cuerpo, una que no solo está detrás de aspectos tan relevantes -por sus implicaciones- como es el control de la orina, sino que también influye en nuestro placer.

Hablamos con Marta Asensio, fisioterapeuta especializada en este tema, que aborda desde su centro Clínica Nortia.

chica en ropa interior con pared con flores

Qué es el suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y tejidos ubicado en la zona de la base de la pelvis.

(Marta) "Popularmente se cree que se trata de un músculo -de ahí que muchas veces creamos que se puede entrenar como si de un bíceps se tratase-, pero es mucho más que eso: es un engranaje de tejidos y músculos con su respectiva vascularización y sus nervios."

Las funciones principales de este sistema son las de sujeción/retención (para órganos como la vejiga, el recto, el útero, la uretra, etc., la de continencia (de esfínteres), como la de orina, la de “ayuda” en el expulsivo en partos vaginales, y la sexual. Casi nada.

Cuando algo no va bien: las consecuencias

Las patologías pélvicas presentan síntomas de tipo vaginal, urinario, intestinal y sexual, de manera que podemos encontrarnos con pérdidas de orina, dificultades para ir al baño, prolapsos... Veamos algunas de ellas con más detenimiento:

Prolapso. Marta señala que “Una lesión frecuente, pero no por ello menos importante, es el POP (prolapso de órganos pélvicos), para entendernos: que “se caiga” la vejiga, el útero o el recto a través de la vagina. Pero además, junto a la pérdida de tono perineal también estará la del abdomen: es muy importante resaltar que sin un abdomen fuerte y funcional no podemos tener un suelo pélvico óptimo -Nota: las abdominales clásicas no son nada buenas para esto-."

Incontinencia urinaria: un estudio realizado en la Universidad de Bergen, Noruega, obtuvo como resultado que aproximadamente el 35% de las participantes tenían pérdidas de orina. Según avanzamos en edad, la incidencia aumenta, llegando a entre el 30% y el 43% de las mujeres de más de 64 años de acuerdo con algunos autores.

Sexualidad: el impacto en nuestra vida sexual puede ser muy potente, desde padecer dolor o molestias, tener una sensibilidad, dificultad para llegar al orgasmo (y menor intensidad de los mismos), hasta implicaciones a nivel psicológico, como una menor autoestima o alteraciones en el estado de ánimo.

Chica embarazada

¿Qué factores lo debilitan?

(Marta) "Los principales factores de riesgo en la mujer son el embarazo y los partos, el estreñimiento, los deportes de impacto, la obesidad, él sedentarismo y la menopausia (esta última por el cambio hormonal)."

"Pero yo, más que de debilidad hablaría de alteración, ya que no es solo que el músculo pierda tono, sino que eso puede derivar en dolor, falta de funcionalidad..."

Aunque no hayas tenido hijos

¿Conviene cuidarlo aunque no hayas tenido hijos?

(Marta) "Rotundamente sí, de la misma manera que prestamos atención a otros aspectos de nuestra salud, como la salud bucodental. Cuidarlo desde la prevención es lo ideal."

"Durante años ha sido una zona casi inexistente para las mujeres y las patologías que de ello se derivan se han normalizado. Quizá por eso ahora nos cuesta tanto entender lo importante de cuidarlo, porque no somos conscientes de la calidad de vida que nos puede restar una disfunción en esta zona, no imaginamos que por su mal función tendríamos anaorgasmia -dificultad o imposibilidad de alcanzar el orgasmo-, dolor o incontinencia (de todo tipo, gases, pis...)."

Qué podemos hacer para tener en forma nuestro suelo pélvico

Marta, ¿cuáles son las recomendaciones para tener nuestro suelo pélvico más en forma que Jane Fonda en los 80?

  • Tener mucha propiocepción de la zona, es decir sentirla y tenerla integrada dentro de nuestro esquema corporal.
  • Un vibrador nos puede ayudar mucho a conocer y sentir esa zona.
  • Atender, no menospreciar y hacer caso de cualquier cosa que nos parezca extraña o que se salga del habitual bienestar en esa zona, y acudir a un profesional que nos atienda hasta dar con lo que sucede. Ahora muchos profesionales ofrecemos asesoramiento on-line, que puede ser una buena primera toma de contacto.
  • Cuidar de la postura general de la espalda y de la pelvis, porque es la clave: dime qué postura tienes y te diré que suelo pélvico tienes.
  • Evitar el sedentarismo, la obesidad y la comida basura (para que las células del cuerpo y también del suelo pélvico tengan buenos nutrientes y hagan mejor su función).
  • Visitar a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico si vas a estar embarazada pronto o si estás dentro de los grupos de los factores de riesgo que antes hemos mencionado: la prevención es la mejor opción siempre.
colchoneta y entrenador de suelo pélvico de Intimina

Bolas chinas, gimnasia hipopresiva... ¿funcionan?

Las bolas chinas se han hecho muy populares entre algunas mujeres, y no solo para el placer o el juego erótico: muchas las utilizan como instrumento para trabajar su suelo pélvico combinadas con, por ejemplo, los ejercicios de Kegel.

Marta, ¿qué opinas de las famosas bolas chinas para trabajar nuestro suelo pélvico?

(Marta) "En su momento, teniendo en cuenta lo que se sabía y lo que había en el mercado para trabajar esta zona, la verdad es que fueron bastante útiles, pero ahora como elementos terapéutico están es desuso."

"Los dispositivos que ocupan la vagina y vibran generan mejor activación muscular y propiocepción, además de que se conectan al móvil por bluetooth y puedes registrar información. Pero con sinceridad digo que puestas a invertir un dinero en nuestro suelo pélvico, mejor que sea en una sesión con un fisioterapeuta especialista."

¿Y qué nos puedes decir de la -ahora tan populares- hipopresivos?

(Marta) "La gimnasia abdominal hipopresiva efectivamente ha sido muy “famosa“ estos últimos años, pero en mi opinión el Método TAD (transición a la actividad deportiva) es la clave para cuidar y recuperar el suelo pélvico y el abdomen. Se trata de un entrenamiento funcional abdóminoperineal que se integra en todos los esfuerzos del día a día y en todas las prácticas deportivas. De hecho este método “salvó” mi suelo pélvico tras parir a mi segundo hijo."

Los hombres también tienen suelo pélvico

Afortunadamente, como decíamos, cada vez se habla más del suelo pélvico, pero solemos dejarnos atrás a una parte importante de la población: los hombres. Porque sí, ellos también tienen suelo pélvico.

Los problemas en hombres relacionados con el suelo pélvico van desde incontinencia (como sucede en el caso de las mujeres), problemas intestinales, disfunción eréctil, problemas en torno a la eyaculación...

(Marta) "Efectivamente, aunque ellos tienen menos factores de riesgo que nosotras, también deben tener presente esa zona y cuidarla."

¿Algún consejo para que los chicos cuiden la zona?

Marta recomienda a los chicos, para mantener su suelo pélvico en óptimas condiciones:

  • Acudir a las revisiones de próstata y análisis de sangre a la edad que recomienda la sanidad pública (que en España es de 50 años sin antecedentes familiares, o 40 en caso de tenerlos). Esto posibilita detectar precozmente el cáncer de próstata, que además de ser terrible en sí mismo, puede derivar en otras patologías que a menudo vemos en consulta, como la disfunción eréctil o la incontinencia de orina.
  • Mucho cuidado los ciclistas: los sillines, deben ser de apoyo isquiático.
  • En el deporte, las caídas hacia atrás, "de culete", con luxación o rotura de coxis deben ser tratadas con fisioterapia especializada, ya que a veces la contractura muscular que se genera de la caída da dolor durante años.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Mantenerse físicamente activos y sanos.

No es tema baladí esto del suelo pélvico, nuestra salud y nuestra calidad de vida se pueden ver realmente alteradas por un deterioro en esta zona.

Si tienes molestias, si tienes dudas o si no tienes claro por dónde o cómo empezar a trabajarlo, tanto Marta como yo te animamos, sin lugar a dudas, a que acudas a un profesional especialista: con la salud y con el placer... ¡no se juega!

Fotos: Unsplash.com; Pixabay.com

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir