Publicidad

Nadie habla de estas dificultades que puede causar la copa menstrual y son más comunes de lo que parece
Salud

Nadie habla de estas dificultades que puede causar la copa menstrual y son más comunes de lo que parece

Publicidad

Publicidad

La copa menstrual llegó a nuestras vidas hace unos años y cada vez más parece que lo ha hecho para quedarse. No es de extrañar teniendo en cuenta que se trata de un método de higiene femenina cómodo, seguro, sostenible para el medio ambiente y mucho más económico que otros como las compresas o los tampones.

La verdad es que, después de probarla durante unos meses, entiendo perfectamente por qué gusta tanto y por qué muchas mujeres la han adoptado para siempre en sus vidas. Sin embargo, debo decir que los primeros meses no fue oro todo lo que relució y que nadie me había avisado sobre las complicaciones que pueden aparecer cuando empiezas a usar la copa menstrual por primera vez.

Y es que aunque hay mucha información sobre la copa, sobre sus beneficios, sobre cómo colocarla y quitarla y sobre lo mucho que te puede llegar a cambiar la vida, nadie te habla de lo complejo que puede ser su adquisición, uso y adaptación en la primeras ocasiones. Por eso, aquí estoy yo para contaros todas las dificultades de la copa menstrual de las que nadie habla.

No todo es la talla de la copa

Lousosfuso 75546002 2373074299674611 2449211896843807864 N

El primer paso a la hora de adquirir una copa menstrual, y una de las primeras cosas sobre las que solemos informarnos, es la selección de la talla adecuada. Normalmente, dependiendo del modelo de copa, suelen contar con dos o tres tallas diferentes que dependerán de nuestra edad y de si tenemos hijos o no.

Esta información es imprescindible para elegir la talla adecuada para nuestro cuerpo. Sin embargo, no es la única que deberíamos tener en cuenta. Y es que cada uno de nuestros cuerpos es diferentes y, además de las tallas, existen otras cosas que puede influir en lo bien que una copa menstrual se adapte a nosotras.

Debemos tener en cuenta que existen copas más suaves y menos suaves, más rígidas o más blandas, con la boca más o menos ancha, con tallo, sin tallo o con un ganchito al final del tallo. Hay copas más adecuadas para mujeres con un cérvix alto y otras que se adaptan mejor a mujeres con el cérvix bajo. Conocer todo esto es importante antes de elegir nuestra copa.

Es posible que tengas que probar más de una antes de dar con la tuya

Precisamente por todas los diferentes tipos de cuerpo y de copas que hay, si es la primera vez que la usamos, lo más probable es que no sepamos cuál se va a adaptar mejor a nosotras. Por ello, aunque algunas de nosotras tengamos la suerte de acertar a la primera, la mayoría seguramente necesitemos probar más de un modelo de copa menstrual y es algo que no se nos suele decir.

Dotcup 71138197 239673193680727 2460132078933419981 N

De todas formas, una vez que demos con nuestra copa ideal, podremos utilizarla durante 10 años sin necesitar cambiarla, siempre que la cuidemos de manera adecuada.

La copa menstrual no es un tampón y no se coloca como uno

La colocación de la copa menstrual, ahí tenemos un tema. Y es que, si estamos acostumbradas a utilizar tampones, podemos cometer el error de creer que la copa se coloca igual que estos - yo lo cometí- y empujarla muy arriba.

Esto puede ser un problema primero porque por la inclinación propia de nuestra vagina, la boca de la copa no quede bien situada delante del cérvix y tengamos pérdidas. Por otro lado, subirla demasiado puede generarnos complicaciones a la hora de comprobar si está abierta y para quitarla.

Es por ello que la copa menstrual se coloca lo más abajo posible sin que sobresalga (tampoco el tallo si es que lo tiene) y sin que resulte incómoda. Además, debemos tener en cuenta que la copa es más ancha que un tampón y las primeras veces cuesta más ponerla.

Theglowingfridge 75562929 597297421038007 4597717644432879007 N

Lo ideal es que probemos varias formas de doblarla, así como varias posturas nuestras para colocarlas - en mi caso la postura en la que solía ponerme los tampones no me sirve para la copa -. Las primeras veces, especialmente si estamos nerviosas, podemos usar un lubricante para ayudarnos, pero siempre con base de agua. Ponérsela en la ducha también puede ayudarnos.

Quitarte la copa menstrual las primeras veces puede ser una odisea

Si colocarte la copa las primeras veces ya puede resultar toda una montaña rusa de emociones, quitártela es otro nivel. En mi caso, la primera vez que la usé fue de noche. A la mañana siguiente, cuando fui a quitármela, no la encontraba. Ni copa, ni tallo, ni nada. En la cama la copa había ido subiendo, yo no era capaz de alcanzarla y nada de lo que ponía en las instrucciones me funcionaba para quitarla.

Por supuesto en ese momento lo único que te entra es terror y yo ya me veía en Urgencias pidiendo que me la quitaran o llamando a mi chico para que volviera del trabajo. Nada de eso fue necesario al final. Y es que sí, quitarse la copa la primeras veces puede ser muy difícil, pero que no cunda el pánico, porque es posible.

Lo primero es relajarse - lo sé, lo sé -. Si en ese momento no baja, podemos darle un rato y volver a intentarlo cuando estemos más tranquilas. Pasar tiempo haciendo tareas de pie puede ayudar, ya que la gravedad hace su trabajo. Si conocemos y practicamos los ejercicios de Kegel los podemos poner en práctica para ayudar a bajar y si no empujar los músculos vaginales hacía abajo también ayuda.

Thejunecup 79213118 169948320783993 8672613171677282969 N

Una vez que la encontremos, debemos recordar siempre quitarle el vacío y no intentar tirar del tallo a lo loco. Para ello cada una de nosotras tiene que encontrar su método preferido: ya sea introduciendo un dedo por un lateral y aplastándolo o cogiendo la base con pulgar e índice y apretando. Una vez más, probar, probar y probar posturas diferentes para saber qué método nos resulta más sencillo a nosotras para quitarla. La buena noticia es que cada día es un poco más fácil conseguirlo.

Tallo sí o tallo no

El tallo de las copas nos suele parecer de gran ayuda a las principiantes (y lo es) sobre todo por el miedo que nos da que la copa se pierda en nuestro interior y no la volvamos a encontrar nunca más - cosa que, por supuesto, no ocurre ni puede ocurrir -.

Sin embargo, el tallo también puede darnos problemas y es algo que necesitamos saber. En algunos casos, y dependiendo del tipo de tallo y de nuestro cuerpo, este puede ser demasiado largo o resultarnos molesto. Esto no es malo ni tiene por qué ser un problema. A veces pasa y tiene solución.

Y es que el tallo puede cortarse. Suelen tener una rayitas marcadas por donde podemos cortar y podemos ir probando si solo necesitamos cortar un poquito o hace falta cortarlo del todo. Eso sí, es importante que nos aseguremos de no dejar picos que nos puedan hacer daño. De nuevo, es cuestión de probar copas con o sin tallo o diferentes medidas para ver cuál se adapta mejor a nuestro cuerpo.

Thehellocup 73558339 241678940134923 1474572097093791348 N

Necesitas estar cómoda con tu cuerpo

Yo, en mi inocencia, me creía que aunque con más acceso a ver la sangre menstrual, la copa era esencialmente parecida al tampón en la forma de colocarla y retirarla. No lo es. La copa menstrual requiere que nos toquemos a nosotras mismas y mucho y nos conozcamos bien por dentro.

Si no estamos cómodas con nuestro cuerpo y con explorarnos es posible que nos resulte incómodo ya que, especialmente las primeras veces, usar la copa menstrual va a requerir que nuestras manos estén muy en contacto y de manera muy directa e intensa con nuestro cuerpo y zona genital.

Si esto nos pone nerviosas, nos da vergüenza, nos tensa o nos da miedo, es posible que nos cueste más colocarnos y quitarnos las copa, no lo hagamos bien o, incluso, lleguemos a hacernos daño por los propios nervios. Por ello, lo ideal es que vayamos poco a poco, y nos vayamos acostumbrando a conocer y explorar nuestro cuerpo. Personalmente, empezar a usar la copa me ha llevado a conocer mi cuerpo mucho mejor y a quitarme prejuicios y preocupaciones.

Como otros métodos, nuestra mejor opción es investigar y probar ya que, además, la copa menstrual requiere un tiempo más largo de adaptación. Quizás al final la copa no se adapte a nosotras - o sí -y no pasa nada. Pero, en cualquier caso, tener toda la información - incluida la negativa - puede ayudarnos a quitarnos miedos, dudas, prejuicios y, tal vez, a no rendirnos a la primera.

Imágenes | Pexels, @lousosfuso, @dotcup, @theglowingfridge, @thejunecup, @thehellocup

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios