Publicidad

Los ejercicios de yoga que hemos aprendido de Cristina Pedroche para hacer en casa durante el confinamiento

Los ejercicios de yoga que hemos aprendido de Cristina Pedroche para hacer en casa durante el confinamiento
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Además de por los peculiares vestidos que siempre elige para dar las Campanadas de Fin de Año, Cristina Pedroche es famosa por su estilo de vida saludable y su pasión por el deporte. Así que, si hay alguien a quien un confinamiento en casa no parece que vaya a impedirle seguir entrenando como de costumbre, es a la presentadora. De hecho, da buena cuenta de ello en Instagram, donde está compartiendo posturas de yoga con las que todos podemos hacer ejercicio en casa sin necesidad de material.

El pasado 15 de marzo, un par de días después de que Pedro Sánchez instaurara el estado de alarma en todo el país, Pedroche anunciaba en la red social que, aunque no le apetecía hacer nada más que comer, se había obligado a hacer un poco de yoga y eso la había ayudado a sentirse mucho mejor. Así que, desde entonces, se obliga a hacer algo de deporte todos los días.

La presentadora reconoce que se ha agarrado al yoga para pasar mejor estos momentos tan difíciles y ya nos ha enseñado a hacer dos posturas, porque como ella dice mediante un hashtag "juntos somos más fuertes".

El cuervo

 

Como la Pedroche explica, esta postura no solo nos ayuda a ganar fuerza en brazos, muñecas y abdomen, también a encontrar y mejorar nuestro equilibrio. No obstante, para que nos salga tan bien como a ella tenemos que practicar poco a poco y echarle paciencia: "sin prisa, sin agobio, sin forzar".

Empezamos calentando las muñecas, para dentro y para fuera con tres tipos de estiramientos distintos, como nos muestra Cristina en el vídeo. Aunque hay gente que esta postura la hace por fuera, ella ha optado por enseñarnos a hacerla por dentro.

Primero colocamos las rodillas en las axilas y después llevamos las palmas al suelo o la colchoneta. Metemos entonces la tripa para adentro y vamos levantando los talones (sin llegar a elevar los pies del todo), estirando los brazos y echando el cuerpo hacia adelante.

Una vez estemos en esta posición, nos quedamos ahí y vamos practicando a levantar un pie y después el otro, hasta probar a levantar los dos a la vez.

Si nos da miedo perder el equilibrio al echarnos hacia delante, podemos colocar debajo de la cabeza un bloque o un cojín. También, deberías saber que, si al principio no te llegan las rodillas a las axilas, es completamente normal. Es cuestión de práctica.

Enganche

 

A la hora de seguir estos ejercicios es muy importante que tengamos claro que es igual de válido intentarlo tanto si conseguimos hacer la postura final, como si nos quedamos en los primeros pasos. Eso sí, recuerda que, cada vez que lo hagas, estarás más fuerte. La propia presentadora cuenta que tardó tres años en conseguir hacer una postura tan complicada como es este enganche.

Para poder hacerlo es necesario haber calentado previamente los hombros. Una vez realizado el calentamiento, nos ponemos de pie y abrimos las piernas, echando la derecha hacia delante, en un angulo de noventa grados, con la punta del pie mirando también hacia delante y el de la pierna que queda detrás, recto. 

En esta posición, flexionamos hacia abajo y aguantamos ahí mientras hacemos unas respiraciones. Cuando hayamos terminado, entrelazamos las manos por detrás de la espalda y elevamos los brazos mientras bajamos el tronco todo lo que podamos. 

Por último, tras hacer unas respiraciones, soltamos las manos y bajamos el brazo derecho hacia el suelo mientras que subimos el izquiero en línea recta, haciendo también un poco de torsión mirando hacia el techo.

Ahora vendría lo que es el enganche en sí: echamos la mano que tenemos arriba hacia atrás y la que tenemos apoyada en el suelo, la pasamos por debajo de la pierna hasta poder entrelazar las manos. Miramos hacia el techo de nuevo. 

Los que tengan más nivel podrán seguir la postura moviendo la pierna de atrás hacia delante e intentando, después, despegar del suelo el pie de la pierna sobre la que se está haciendo el enganche. Cuando le tengamos, vamos subiendo poco a poco y, una vez arriba, intentamos estirar la pierna. 

Ya solo quedaría volver a empezar todo el proceso con la otra pierna.

Fotos | Puma.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios