"Estoy más gorda porque me he divertido": ni tú ni Selena Gómez necesitáis justificar haber ganado (o perdido) peso

"Estoy más gorda porque me he divertido": ni tú ni Selena Gómez necesitáis justificar haber ganado (o perdido) peso
Sin comentarios

La pasada edición de los Globos de Oro nos dejó manicuras tan bonitas como la Margot Robbie, vestidos tan espectaculares como el de Jessica Chastain y también una pena muy grande al enterarnos de que después de la gala, Selena Gómez “tuvo” que dar explicaciones. Y digo “tuvo” usándolo entre comillas porque hay algo que se nos pasa por alto y es que nadie tiene que justificarse sobre su peso, por muy famosa que sea.

La cantante y actriz protagonista de Solo asesinatos en el edificio se paseó radiante por la alfombra roja con un Valentino negro con mangas abullonadas en color berenjena, y una coleta alta muy elegante. Pero al salir y ver la repercusión de su cuerpo, dedicó unos minutos a responder a los comentarios ofensivos que recibió.

Por qué se juzga el cuerpo de Selena Gómez

Hizo un directo desde su cuenta de Instagram en el que decía: "Estoy más gorda en este momento porque me lo he pasado muy bien en las vacaciones". Y esta afirmación me hizo preguntarme por qué tendría nadie que dar explicaciones de su cuerpo a otra persona. No hay que justificarse detrás de una enfermedad como el lupus (que la propia Selena sufre y para la que toma corticoides), porque la solución no es que expliques el por qué de tu peso, es que deje de obsesionarnos lo que pese otra persona.

La doctora Lucía Galán, la pediatra más mediática de Instagram, también afirmaba que ya es suficiente eso de juzgar el cuerpo de una mujer:

 

Y es que no solo se juzga si ganas unos kilos, también si los pierdes. El estándar de belleza que establece “el cuerpo ideal” nos encasilla en una talla 38 y cualquiera que salga de ahí, especialmente si se trata de personajes públicos como Selena Gómez, es mirado con lupa en cada aparición.

Ya nos explicaba Patricia Raijenstein, profesora de historia del arte y de la moda, cree que es un problema que exista un cuerpo ideal: "Esa presión de que el cuerpo debe ser igual para todo el mundo y que hay una belleza canónica, expulsa a muchas personas y a las peculiaridades de los cuerpos reales".

Selena Gomez Globos De Oro

La marca de maquillaje 'Rare Beauty' de Selena Gómez reivindica el amor propio y desafía el canon de belleza establecido, y aún así, le ha tocado salir a dar explicaciones de algo de lo que no deberían pedirlas ni a ella, ni a nadie.

El daño que nos hace que se juzgue nuestro cuerpo

Obviando el hecho de que dar la opinión sobre cómo es el cuerpo de otra persona y practicar el bodyshaming es algo que debería haberse dejado de llevar en el siglo XIX (dejemos de poner de moda conceptos que hacen daño a otras personas, por favor), si queremos entender lo perjudicial de emitir un juicio sobre el físico de alguien tenemos que pensar en su contexto y sus circunstancias y empatizar con esa persona.

¿Quién establece cuándo estás suficientemente delgado o cuando has engordado lo justo para que no te llamen palillo? Emitir ese juicio puede provocar que la persona que lo reciba se plantee que no tiene un cuerpo que la sociedad acepte, y hasta provocarle que sufra problemas como la dismorfia corporal que sigue afectando algo más a las mujeres. El hecho de que “tengamos” que encajar en una determinada talla para que no se juzgue nuestro cuerpo, solo aumenta el riesgo de sufrirla.

Selena Gomez Photocall Solo Asesinatos En El Edificio

Hay que tener claro que los cuerpos son diversos, las tallas no establecen la belleza de nadie y con todo ese juicio a famosas en las alfombras rojas como ha pasado esta vez con Selena, no solo le hace un flaco favor a cualquier mujer, también sentamos el precedente en las generaciones futuras.

Tratar de encajar en ese perfil normativo puede provocar que vivamos a dieta perpetua, que descuidemos nuestra salud y nos obsesionemos con una cifra que solo nos coarta. Selena Gómez lo tenía claro: "Estoy más gorda porque me he divertido". Divertirnos sin obsesionarnos con el peso es el primer paso para practicar el amor propio.

La importancia de practicar el amor propio

Es complicado no sucumbir y venirnos abajo cuando se hacen críticas a nuestros cuerpos, por eso es importante que dediquemos tiempo a trabajar nuestro amor propio como nos indica Iria Reguera, psicóloga y redactora jefe de Trendencias. “Cuidar de nosotros mismos y practicar el amor propio implica querer para nosotras lo que querríamos para nuestros seres queridos”. Entender nuestro cuerpo como una parte de nosotros que merece respeto, es vital.

Lo decía Ashley Graham: “Quiérete a ti misma. Enorgullécete de quién eres”, porque eso de que existe la talla perfecta y es a la que hay que aspirar y buscar, es todo una mentira que solo nos hace daño.

Fotos | Gtres: Reuters (Fotógrafo MARIO ANZUONI); Shutterstock (Fotógrafo Matt Baron/BEI/Shutterstock); American Foto Features  (Fotógrafo OConnor/AFF-USA.com)

En Trendencias | Las 22 mejores miniseries de Netflix de la historia

Temas
Inicio