Publicidad

Cómo puedes aprender a aceptar los cumplidos por ti y tu autoestima, pero también por los demás

Cómo puedes aprender a aceptar los cumplidos por ti y tu autoestima, pero también por los demás
Sin comentarios

Los cumplidos - que no piropos no solicitados - son considerados, de manera general, como algo positivo y agradable. Sin embargo, si eres como yo, es posible que no sepas cómo recibirlos o te sientas incómoda por pensar que no te los mereces o, incluso, no ser capaz de creértelos y pensar que quien lo dice está equivocado.

Esto está estrechamente ligado, por supuesto, con los problemas de autoestima y la imagen que tenemos de nosotros mismos. El problema es que la incapacidad para aceptar cumplidos no solo es otra manera de machacar nuestra autoestima, sino que puede afectar a la persona que nos ha hecho el halago a y su relación con nosotros.

Y es que, no es raro que acabe cansando que te digan que no es verdad cuando le dices a alguien algo bueno, por no hablar de que puede parecer que no valoras la opinión de esa persona. Por ello, aprender a aceptar los cumplidos y comentarios positivos que otras personas te hacen es bueno para ti, pero también para los demás.

Tres claves para aceptar un cumplido de forma sana

Da las gracias

Es posible que tu primer instinto ante un cumplido sea negarlo y no saber qué responder. Pero es tan sencillo como dar las gracias, simple y llanamente. No eres vanidoso por agradecer algo bonito que te ha dicho otra persona.

No te va a hacer parecer engreído, ni te obliga a responder de manera recíproca. Basta con aceptarlo y ser agradecido. Este es el primer paso para comenzar a creértelo y la otra persona sentirá que valoras sus palabras.

Dlpp0shx0aa3 A

No minimices ni le quites valor al halago

Otra de las cosas más comunes es quitarle importancia al cumplido. No es raro escucharte decir a ti mismo cosas como "tú que me ves con buenos ojos", "lo hubiera podido hacer cualquiera" o "no es para tanto", cuando alguien dice algo bonito sobre ti.

Intentar dejar de minimizar o de quitarle valor a lo que te dicen es importante. De esta manera dejas de desmerecer las opiniones de los demás, pero también paras de repetirte una y otra vez que no eres todas esas cosas buenas que te dicen. De nuevo, basta con dar las gracias y valorar la opinión que los demás tienen de ti.

Tú sí te lo mereces

Cuando alguien nos dice algo bueno sobre nosotros podemos caer en el pensamiento automático de que lo dicen por quedar bien, o porque son buenas personas y piensan bien de todo el mundo. La realidad es que a la mayoría lo que más nos cuesta es decir las cosas buenas y no es habitual hacer un cumplido sin pensarlo realmente.

En cualquier caso, y aunque fuera así, no podrías saberlo. Lo que sí queda claro cuando no crees que otra persona te está haciendo un halago sinceramente, es casi como decir que mienten. Este es el momento de empezar a creerte que si te lo dicen es porque lo creen de verdad. Y es que tú sí te lo mereces. Una vez que empieces a creer sinceramente en esta realidad, podrás empezar a cambiar los mensajes que te mandas a ti misma sobre tu persona.

Imágenes |The Holiday, El Castor, Giphy

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios