Publicidad

Emma Cline, la autora novel mejor pagada, se mete en la piel de Harvey Weinstein para abordar la mirada del depredador sexual en su nuevo libro

Emma Cline, la autora novel mejor pagada, se mete en la piel de Harvey Weinstein para abordar la mirada del depredador sexual en su nuevo libro
Sin comentarios

El éxito de Emma Cline podría describirse como de Guiness record. Random House le compró el manuscrito de su primer libro por dos millones de dólares cuando todavía era una autora novel, desconocida y con Las chicas aún por escribirse. Algo, huelga decir, nada habitual en el mundo editorial. Lo mismo sucedió con los derechos para llevarlo al cine. Tenía 25 años y, tras la llegada a las librerías, la novela siguió sumando cifras con su publicación en 40 países. Ahora, sobrepasando ya sus 30 publica en España Harvey, una nouvelle en la que se mete en la cabeza del gran villano del movimiento #MeToo.

Sin duda, ha habido un antes y un después en la industria de Hollywood (y en muchas otras) a raíz del caso Weinstein. No por nada el diario The New York Times y la revista The New Yorker se hicieron con el Premio Pulitzer de servicio público por su labor de periodismo de investigación destapando los abusos sexuales del famoso productor de cine. Aquello supuso la caída en desgracia de su figura y el punto de partida para que miles de mujeres denunciaran también el acoso que habían sufrido. Es decir, la base de la formación del movimiento global #MeToo.

Pero, volviendo a Las chicas. En su ópera prima, la escritora estadounidense fue capaz de darle la vuelta a una narrativa tan trillada como la de la historia de la familia Manson, el célebre episodio de la crónica negra americana en el que fue asesinada la actriz Sharon Tate y que supuso el principio del fin del movimiento hippie. Por primera vez, el foco no se ponía en la figura del psicópata demoniaco (en la ficción Russell, en la vida real Charles Manson) sino en las chicas jovencísimas a las que embaucó y manipuló para cometer por él crímenes atroces.

No obstante, lo que Cline se encargó de señalar como auténtico culpable de base en aquellas páginas fue, sobre todo, esa ideología violentísima presente en la sociedad y la cultura que hace que "el simple hecho de ser una chica perjudique la capacidad de creer en ti misma" o que "nos empeñemos en difuminar los bordes toscos y decepcionantes de los chicos para darles forma de alguien a quien podamos amar", incluso si se trata de "un bruto al que le da igual nuestra mueca de dolor", tal y como la narradora lo describió en este libro recientemente reeditado por Anagrama en su edición de bolsillo.

Las chicas: 748 (Compactos)

Las chicas: 748 (Compactos)

Es importante hablar primero de Las chicas porque, en Harvey, vuelve a negarse a abordar un tema famosísimo de una forma tradicional. De hecho, lo hace desde el lugar más incómodo posible: la mente de un Weinstein que aparece retratado como "alguien frágil y necesitado, que sobrevalora su inteligencia y exhibe una megalomanía ridícula", según adelanta la editorial barcelonesa.

Todo empieza a veinticuatro horas de la sentencia de su juicio, en una casa prestada en Connecticut en la que Harvey se despierta de madrugada sudado e inquieto. Aunque, a su vez, repleto de confianza porque sabe que en Estados Unidos a los que son como él no se los condena. Hubo un momento en que la gente le dio la espalda, pero a esa gente la sustituyó pronto otra nueva. Además, los que le debían favores, piensa él, van a seguir teniendo que pagárselos.

En este punto, han tratado de acabar con su reputación, pero no lo han conseguido, y cree que ese mismo día el destino le indicará cómo terminar de restaurarla. Sin embargo, a medida que pasa el día empieza a llenarse de señales inquietantes... Grietas cada vez más hondas en la confianza con la que había amanecido.  Se van filtrando asunciones de una culpabilidad que su yo consciente niega y la realidad de su condena se le va haciendo cada vez más aterradoramente visible.

Harvey

Como ya es característico en su obra, Emma volverá a esquivar con agudeza los puntos más recurrentes de un tema muchas veces iluminado a una sola luz. Además, le echa humor y, con todos estos ingredientes, Anagrama nos promete que ha construido, en poco más de 100 páginas, una historia "penetrante, divertida y perturbadora". El final de la historia en la realidad ya lo conocemos, para descubrir el de la novela habrá que esperar al 10 de marzo.

Harvey: 1045 (Panorama de narrativas)

Harvey: 1045 (Panorama de narrativas)

Fotos | Facebook y Anagrama.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio