La denuncia de la joven valenciana a la que no dejaron subir al autobús deja latente que la moda es una cuestión feminista

La denuncia de la joven valenciana a la que no dejaron subir al autobús deja latente que la moda es una cuestión feminista
Sin comentarios

Cristina Durán, una joven valenciana, ha denunciado vía Twitter a la EMT de su ciudad por sentirse discriminada tras negársele la entrada en un autobús por llevar un crop top de encaje que, según el conductor, podía ofender al resto de pasajeros.

"Me han prohibido acceder a un autobús de Valencia por ir escotada y poder ofender a los demás pasajeros. No es un bikini, es un top y no voy enseñando nada. Me he sentido discriminada. En otros 2 autobuses si que he podido acceder. ¿Normativa o discriminación?", escribió la joven en Twitter, adjuntando una imagen de su vestimenta.

Tras lo acontecido, el mensaje no ha tardado en hacerse viral y la fotografía ha dividido la red social entre quienes la respaldan y quienes opinan que es un tema de normativas, generando a su vez múltiples comentarios comentarios machistas.

Entre las prohibiciones que se recogen en el reglamento, como pueden ser fumar, consumir drogas o alcohol, subir al autobús cuando esté lleno, etc, no hay ninguna en referencia a llevar determinada vestimenta. Así lo aseguró la joven, contestando a un mensaje de uno de los usuarios: "No hay norma que estipule que no puedo acceder así".

Por su parte, la EMT Valencia ha pedido disculpas a la joven por "la mala experiencia" y asegura que se comprometerán a investigar lo sucedido a nivel interno para tomar las medidas oportunas.

No es la primera vez

Lo más triste es que llueve sobre mojado. Lamentablemente no es la primera vez que los medios de comunicación nos hacemos eco de un suceso de este tipo.

Hace menos de un mes, la influencer americana denunció que no le dejaron coger un vuelo de Dallas a Miami por llevar "ropa sugerente". Deniz Saypinar llevaba un top corto y unos shorts: "Me gusta usar ropa que revele mi feminidad, pero nunca me visto de una manera que ofenda a alguien. Soy lo suficientemente madura y civilizada como para saber lo que puedo y no puedo ponerme", explicó la joven a sus seguidores.

En Roma, una periodista española también se quejó el año pasado por no dejarla entrar en el Panteón por la ropa que llevaba, en concreto un vestido de tirantes. Su queja también se hizo viral.

A una estudiante de 17 años le prohibieron llevar un vestido que "podía incomodar al profesorado" y en consecuencia sus compañeros convocaron una huelga estudiantil como muestra de apoyo.

Por otro lado, un instituto en Tenerife prohibió a sus alumnas llevar tops y escotes pronunciados. El padre de una de ellas, de 14 años, denunció que su hija fue expulsada por "llevar el ombligo al descubierto".

Parece que la sociedad evoluciona a pasos agigantados en determinados aspectos, pero en otros, muchas veces los más cotidianos y fáciles de solucionar, seguimos anclados en el pasado más arcaico.

Fotos | @CristinaD20

Temas
Inicio