Tras el #KuToo y el Glassesban, la lucha asiática contra el sexismo llega a los JJOO con el pelo corto de la arquera An San

Tras el #KuToo y el Glassesban, la lucha asiática contra el sexismo llega a los JJOO con el pelo corto de la arquera An San
Sin comentarios

Esta edición de los Juegos Olímpicos está siendo especialmente comentada por motivos extradeportivos. Desde la retirada de la competición de Simone Biles para poder centrarse en el cuidado de su salud mental; hasta la imagen viral del medallista Tom Daley haciendo ganchillo en el Centro Aucático de Tokio y pasando por la atleta australiana Jessica Fox, primera campeona olímpica de la categoría C1 de piragüismo eslalon y más famosa aún por enseñar en TikTok a reparar un kayak con un preservativo. Siendo así, no es de extrañar que tampoco estén exentas de polémicas sexistas. La arquera surcoreana An San ha sido víctima de insultos en su país insultos debido a su corte de pelo.

El corte de cabello de la coreana An San, de 20 años, ha eclipsado su proeza deportiva rompiendo un récord olímpico y ganando tres medallas de oro en tiro con arco femenino individual y por equipos femenino y mixto. Sin embargo, su pelo corto fue diana de ataques violentos por parte de algunos grupos de hombres que la insultaron y llegaron a exigirle que pidiese disculpas y devolviese sus títulos olímpicos: “No te entrenamos ni te dimos de comer con el dinero de nuestros impuestos para que hicieras actos feministas”, ha publicado uno de ellos.

A los instigadores, procedentes de grupos online de hombres anti-feministas, además de su estética (que asocian a la ideología a la que se oponen, aunque ella haya justificado su elección capilar por mera comodidad), les ha molestado también el hecho de que la atleta estudie en una universidad para mujeres ya que, según argumentan, es otro dato que evidenciaría que es “feminista”.

 

Un ataque de misoginia que, al mismo tiempo, provocó una respuesta masiva de apoyo con más de 6.000 fotografías de otras mujeres con el pelo corto y 1.500 mensajes en la página web de la Asociación Coreana de Tiro con Arco denunciando el sexismo de lo ocurrido. Las ideas feministas han calado con más fuerza en los últimos años en los países asiáticos, algo que ha llevado a muchos hombres a tomárselo como un ataque hacia ellos.

Antes de que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 dieran comienzo este año, el presidente del comité de organización, Yoshiro Mori, acaparó titulares al declarar que "las reuniones con mujeres son demasiado largas porque tienen dificultades para terminar sus intervenciones". Unas palabras que pronunció en una reunión con responsables del Comité Olímpico Japonés abierto a la prensa y que acabaron en su dimisión:

"Si aumentas el número de miembros ejecutivos femeninos, y su tiempo de palabra no está limitado en cierta medida, tienen dificultades para terminar, lo que es molesto", añadió el presidente del comité de organización de un país que se sitúa en el puesto 121 de 153 países en el último informe sobre las desigualdad entre hombres y mujeres del Fórum Económico Mundial.

Al mismo tiempo, en Japón, una corriente de mujeres cansadas de que los empleadores puedan exigirles llevar zapatos de tacón en sus puestos de trabajo han iniciado un movimiento para cambiar las leyes que lo permiten. Del mismo modo, han empezado a protestar contra las empresas que no permiten que sus empleadas lleven gafas. Del mismo modo, en Corea del Sur se ha conseguido este año la legalización del aborto y se ha intensificado la lucha contra el gran número de crímenes sexuales digitales que se cometen en el país asiático.

Fotos | @ssaaaann__22

Temas
Inicio