Publicidad

¿Bendito o maldito cole?: hablamos con cinco madres que nos cuentan su opinión
Familia, maternidad y niños

¿Bendito o maldito cole?: hablamos con cinco madres que nos cuentan su opinión

Publicidad

Publicidad

La vuelta al colegio de nuestros niños ya está aquí. En algunos casos, esta vuelta a la rutina puede suponer un momento de estrés en las familias: porque los niños no quieren volver al colegio, porque cuando son más pequeños les cuesta separarse de nosotros y, porque, ¿para qué negarlo? muchas veces nosotras también sentimos tristeza al no poder pasar tanto tiempo con ellos

Sin embargo, la vuelta a la rutina también puede suponer una vuelta a la calma, sabiendo que los niños estarán con sus amigos del colegio socializando y aprendiendo, y alejándonos un poco de las dificultades que pueden suponer conciliar nuestra vida laboral con la escolar de nuestros hijos, o del gasto económico que puede implicar en campamentos y otros medios para poder hacer malabarismos con nuestros horarios. 

La experiencia de la vuelta al colegio para cada familia

Cq5dam Web 1200 675

Este planteamiento puede llegar a hacernos sentir culpables en algún momento - ya sabemos que la maternidad suele venir acompañada de muchas culpas -. Pero debemos tener en cuenta que cada familia es un mundo diferente, nadie más que nosotras mismas conocemos nuestra situación vital, nuestras necesidades y nuestras dificultades

Y no podemos negarlo, los dos meses de vacaciones de nuestros niños pueden ser muy complejos para nosotras, ya sea porque nosotras no tenemos tanto tiempo de vacaciones, o por el gasto económico y mental que supone dedicar tanto tiempo a calcular y planear al milímetro todas sus actividades y horarios para el verano.

La realidad es que cada madre vive la vuelta al colegio de una forma diferente. Por ello, hemos hablado con cinco madres diferentes que nos han contado su punto de vista. 

Shailene Woodley Nicole Kidman Big Little Lies 33

La perspectiva ante la vuelta al cole

La realidad es que la perspectiva que tenemos ante la vuelta al colegio de nuestros hijos no depende solo de nosotras, de nuestra forma de ser o de nuestra relación con nuestros hijos, sino también de cosas como la edad que ellos tienen o cómo llevan los propios niños la vuelta a la rutina

Tal y cómo nos cuentan las madres con las que hemos hablado, cuando son más pequeños y van a la escuela infantil puede costar algo más. Lorena, que tiene un niño de siete años y una niña de cuatro lo vivió así: "me costaba bastante más el momento inicio del curso cuando iban a la escuela infantil, les veía más pequeños, más vulnerables". 

Alicia, que tiene una hija de cuatro años vivió algo similar: "cuando comenzó a ir con 7 meses los días previos estaba angustiadísima o con el cambio de escuela infantil al colegio, me preocupaba su adaptación, que se sintiese cómoda con la profesora y compañeros, o que tenía reciente el haber dejado por completo el pañal". Carolina, cuya niña también tiene cuatro años, concuerda con esto: "la he llevado desde lo 5 meses, obviamente al principio fue todo más traumático". 

bendito cole

Sin embargo, todas ellas admiten que, en su experiencia, la adaptación de sus pequeños fue muy bien, por lo que cada año la experiencia ha sido más tranquila y, cuanto mayores son los niños, todavía más. Para Lorena resulta una experiencia incluso emocionante: " ahora me gusta ver cómo viven ese día tan especial de la vuelta al cole, del reencuentro con sus amigos. ¡Es emocionante!"

Y es que, aunque todas ellas comentan que echarán de menos el poder pasar mucho más tiempo con sus hijos, los pequeños empiezan a echar de menos el colegio y a sus amigos lo que facilita las cosas. Alicia vive, por ello, la vuelta al cole con ilusión: "la niña ha disfrutado mucho de sus vacaciones, pero también está muy feliz de volver a ver a sus compañeros. Así es fácil para todos". 

"Me gusta ver cómo viven ese día tan especial de la vuelta al cole, del reencuentro con sus amigos. ¡Es emocionante!" 

Lo mismo le ocurre a Lorena: "desde que empiezan en el colegio (en vacaciones) te cuentan cosas que echan de menos, como jugar en el recreo con sus amigas y amigos. Ves que cuando se va acabando agosto empiezan a preguntarte: “mamá, ¿cuándo empieza el cole?"

La importancia de la rutina

Pero no solo se trata de volver a ver a sus amigos, sino también del valor que tiene para madres e hijos el volver a una rutina. Para Celia, cuyos hijos tienen ahora 14 y 12 años, este es uno de los aspectos más importantes: los niños siempre han tenido ganas de volver al colegio y volvían felices. Además, también me gustaba volver a la normalidad y a los horarios razonables". 

bendito cole

Incluso aunque sus hijos ya vayan al colegio, para ella la vuelta al colegio sigue teniendo el mismo significado: "mis hijos ya van al instituto, pero el nuevo curso sigue brindando lo mismo: llegan los horarios y la rutina diaria. Me gusta porque pone “orden” y disciplina en su día a día tras tres meses de vacaciones". Carolina lo explica sencillamente: "los niños la necesitan (la rutina) en cierta manera para ordenar su cabeza".

María tiene dos hijas que también van al instituto y se muestra de acuerdo con esto: "necesitan otros niños, necesitan rutinas, necesitan sus actividades extraescolares, dormir cansados, con ganas, etc." Ella entiende que los niños necesitan esa vuelta a la normalidad: "llega un punto en que también están hartos del estar en casa, ya se cansan de piscina, de playa, de abuelos, de cuidadores, de primos y si están con sus madres o padres que teletrabajan o se dedican a ellos, etc. también se cansan ". La vuelta al colegio da la oportunidad de retomar la vida más normal después de dos merecidos meses de vacaciones. 

Bendito o maldito cole

A pesar de ello, hay algo en lo que todas las madres con las que hemos hablado están de acuerdo y es que, lo que peor llevan del colegio, es no poder pasar tanto tiempo con sus hijos como pasan durante el verano y tenerlos menos en casa. 

Para Alicia esa es la peor parte: "despedirme de ese tiempo en familia que disfrutamos en familia y que tanto se echa de menos y con tantas ganas se espera durante el curso". Carolina está de acuerdo con esto, porque admite que disfruta mucho con su hija: "lo que me gustaría es estar más tiempo con ella, o cuando nos apeteciera. Disfruto mucho junto a ella y por eso a la vuelta de vacaciones siempre tiene su componente triste". 

bendito cole

En el caso de Lorena la situación es parecida, pero tiene claro que con la conciliación laboral actual es complicado incluso aunque no fueran al colegio: "lo que peor llevo es pasar menos tiempo con ellos, pero eso ocurre también cuando no tienen clase". María lo tiene claro: "lo que te separa de ellas no es su cole, es tu trabajo. La estructura social no está preparada para que puedas disfrutar de tus hijos y la conciliación es complicada". 

 "Pueden relacionarse con niños de su edad, aprenden valores como los de la amistad, el compañerismo; van madurando"

A pesar de ello, todas ellas saben que sus hijos van contestos al colegio, disfrutan y les permite socializar con niños de su edad: " lo que más me ha gustado de la vuelta es eso de reencontrarse con los compañeros, con los profesores, de volver un poco a esa rutina en la que, si te sientes cómodo, no tiene porqué resultar ni aburrida ni repetitiva" cuenta Alicia. 

Para Lorena supone un gusto cuando en casa le cuentan todo lo que el colegio les va aportando: "pueden relacionarse con niños de su edad, aprenden valores como los de la amistad, el compañerismo; y poco a poco vayan definiendo sus gustos por una u otra materia, van madurando". 

Y es que, tal y como dice María: "bendita educación en España. En la que todos pueden ir al cole y aprender y crecer". De hecho, a pesar de la tristeza que puede suponer dejar atrás el verano y las largas horas junto a nuestros pequeños, todas estas madres aprecian lo que el colegio les aporta a sus pequeños y pequeñas. 

Imágenes  |  Big Litlle Lies

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir