Compartir
Publicidad
El amor romántico no es la antítesis de la soledad
Sexo y Relaciones

El amor romántico no es la antítesis de la soledad

Publicidad
Publicidad

En numerosas ocasiones hemos escuchado a nuestras amigas, a algún familiar, a celebrities e, incluso, en nuestros propios labios, decir que tenemos miedo a la soledad. En esos casos, normalmente, nos referimos a la soledad como el hecho de no estar enamorada o no tener a nadie que nos ame en el sentido romántico de la palabra o, simplemente, de no tener pareja o una relación sentimental socialmente aceptable.

Todavía hoy en día, nuestro valor como personas y nuestro estado de soledad o acompañamiento emocional se mide en si tenemos pareja o no la tenemos. Sin embargo, aquellas de nosotras que hemos pasado un tiempo considerable sin mantener una relación sentimental o sin tener pareja, sabemos que nada tiene ese hecho que ver con la soledad.

Lo mismo ocurre con aquellas personas que, a pesar de mantener una relación sentimental, tener pareja y cumplir con todo lo que se supone que debes tener para ser feliz, se han sentido más solas que nunca más tristes y más incomprendidas.

Y es que no, el amor (romántico) no es la antítesis de la soledad y, ahora, incluso las investigaciones científicas están observando esto es los resultados de sus estudios. Una investigación, cuyas conclusiones fueron publicadas hace tan solo unos días, encontró que estar enamoradas podría ayudar a nuestro sistema inmune, volviéndolo más fuerte y ayudándonos a evitar caer en algunas enfermedades como la gripe o los resfriados.

Tener pareja no te protege de sentirte y estar sola

Estos investigadores sabían, por numerosos estudios anteriores, que la soledad y el aislamiento social pueden provocar algunos problemas serios de salud. Los seres humanos somos seres sociales y necesitamos la interacción humana. Vivir en una situación de soledad y de aislamiento social puede conllevar serios problemas de salud tanto física como mental, aumentando el riesgo de padecer enfermedades inflamatorias o depresión, entre otras enfermedades.

Sabiendo esto, y teniendo en cuenta que habían encontrado que estar enamorada podría mejorar la salud, Murray y su equipo decidieron investigar más en profundidad el asunto. Por ello, intentaron encontrar si el amor, además de mejorar el sistema inmune, también mejoraba la salud relacionada con enfermedades inmunes - como las inflamatorias -.

Grey

Lo que encontraron es que, entre las mujeres que participaron en la investigación, no se daba ninguna diferencia ni en la sensación de soledad ni en los síntomas de depresión que podían padecer, tanto cuando se comparaban con las mismas sensaciones y síntomas antes de empezar la investigación, como cuando se comparaban entre aquellas mujeres que sí se habían enamorado en el tiempo que duró el experimento y las que no.

En otras palabras, aquellas mujeres que estaban enamoradas no se sentían significativamente ni más ni menos solas, y no padecían más síntomas - ni menos - de depresión, que aquellas que no estaban enamoradas. Esto venía a significar que, estar enamorada, o tener pareja, no te libraba del riesgo de sentirte sola y que no estar enamorada - y no tener pareja - no te hacía necesariamente sentir sola.

Estar soltera no implica estar sola

Y eso es, simplemente, porque no lo estás. No tener pareja lo único que significa es que no tienes pareja, pero no te hace estar sola. Basta con mirar a nuestro alrededor para ver que tenemos a nuestra familia, a nuestras amigas y amigos, nuestro trabajo, nuestras aficiones y una vida perfectamente independiente.

Estar soltera, o no estar enamorada, es solo una fase más de la vida, que no condiciona ni determina absolutamente nada. Y, desde luego, el amor va mucho más allá del amor romántico. El amor por nuestra familia, por nuestras amigas y por por lo que nos hace feliz puede protegernos del aislamiento social tanto o más de lo que lo haría una relación sentimental.

Es más, creer lo contrario podría influir en que acabemos pensando que con nuestra pareja tenemos suficiente. Eso nos coloca en una situación de vulnerabilidad, dónde podemos dejar de lado a nuestras amigas, a nuestra familia y a nuestras aficiones. Incluso cuando tenemos pareja debemos asegurarnos de seguir manteniendo una buena red social, con apoyos y amor que siga estando ahí incluso si nuestra relación fracasa.

Imágenes: Grey's Anatomy, Giphy

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio