Tres escenas de Stranger Things 4 que no estaban en el guión y los actores improvisaron aunque no lo parezca

Tres escenas de Stranger Things 4 que no estaban en el guión y los actores improvisaron aunque no lo parezca
Sin comentarios

Lo admitimos: seguimos obsesionadas con Stranger Things. Nos bebimos la segunda parte de la cuarta temporada en un solo día y ya estamos elucubrando sobre qué pasará en Stranger Things 5 (apostamos muy fuerte por la teoría que parece sacada de Marvel y por ese personaje que creemos clave para derrotar a Vecna).

Pero la cuarta temporada de una de las mejores series de Netflix sigue dando mucho que hablar. Cada detalle cuenta y hemos podido saber que algunas de las escenas de Stranger Things son cortesía no de los creadores y guionistas, sino de los propios actores.

Algunas de nuestras escenas favoritas de Stranger Things 4 han salido de la improvisación de los actores tal y como la cuenta de twitter oficial del equipo de guión ha confesado. Y como compartir es vivir, queremos que sepas tanto como nosotras.

ALERTA SPOILER: Si no has visto la cuarta temporada de Stranger Things, detente aquí. A partir de esta línea todo lo que leas llevará la palabra spoiler en letras de neón, así que si sigues leyendo nos declaramos no culpables si se desvela algo crucial. Estás bajo aviso.

El beso

Tal vez ya sepas que la relación de Hopper (David Harbour) y Joyce (Winona Ryder), no era algo previsto. Además de que Winona fue clave para clavar la estética ochentera que baña toda la serie, la idea de que surgiera una relación de ambos fue de los propios actores.

En la cuarta temporada además, ambos improvisaron uno de los momentos que nos tienen más living. Después de escapar de forma épica de la prisión rusa, ambos tienen un acercamiento en la iglesia. Él le recuerda que tienen una cita pendiente, ella habla de que no va a tener otro funeral y boom, beso. Pues ese beso entre ambos no aparecía en el guión, pero ambos actores sabían que para darle más credibilidad, faltaba ese beso.

Te quiero, tío

Esta temporada nos ha dejado uno de los momentos más emotivos de la serie. Eddie, personaje interpretado por Joseph Quinn, nos regaló un espectáculo musical guitarra en mano tocando Master of Puppets de Metallica y ni en el Mad Cool nos lo pasamos tan bien con una canción del grupo.

El sacrificio de Eddie, que nos y decidió convertirse en un héroe en lugar de huir, nos hizo llorar, pero no tanto como al personaje de Dustin ​​(Gaten Matarazzo). Después de ser atacado por los murciélagos de Vecna, Dustin encuentra a Eddie en el suelo y ese “te quiero, tío” del nuevo héroe de Stranger Things fue completamente improvisado. Tanto que las lágrimas de Dustin no pudieron ser más reales.

¡Erica, ayuda!

De momentos emotivos va la cosa, así que vamos con otra escena que pasaba a la vez. Max (Sadie Sink) saliendo del trance, con brazos y piernas rotas y un Lucas, interpretado por Caleb McLaughlin, que se rompía con ella en brazos.

“No estoy preparada para morir”, decía Max. Y nosotras tampoco para que mueras, querida. El grito de socorro de Lucas a su hermana Erica (Priah Ferguson), no estaba en el guión, y pensar en él aún nos pone la piel de gallina. Gracias por todo Lucas.

Fotos | Netflix

Temas
Inicio