Esta cajera de una tienda de chuches se dio cuenta de que un niño era sordo y lo que hizo te hará recobrar la fe en la humanidad

Esta cajera de una tienda de chuches se dio cuenta de que un niño era sordo y lo que hizo te hará recobrar la fe en la humanidad
Sin comentarios

Las redes sociales tienen nuevo vídeo con historia de esas de las que emocionarían a Spielberg. Aunque, de momento, no es ni una película ni una serie de televisión sino un story time en TikTok que tiene como protagonista a la tendera de una tienda de chucherías de Vitoria y a un niño sordo que es cliente habitual.

Se llama Belén Santo, aunque es más conocida como Belu o @santobelen_, por su username, y esta semana uno de sus vídeos de TikTok ha conseguido acumular millones las visualizaciones. Entre ellas, las de personalidades como la cantante Lola Índigo o la periodista Ana Pastor.

Aunque la joven en el clip empieza aclarando que, a pesar de lo que pueda parecer por su trabajo, no le gustan los niños, gracias al mismo ha conocido a uno que sí. Para entenderlo, tenemos que ponernos en el contexto de una tienda de chuches cercana a dos colegios en la que se producen muchos robos y en la que la dependienta ha de ser especialmente vigilante cuando los clientes entran en grupo al finalizar las clases.

"Había un niño que no paraba de mirarme cuando entraba en la tienda y yo le puse más atención a él porque pensaba que iba a robar algo. Luego me di cuenta de que era sordo cuando le vi el aparato en el oído. Claro, me miraba porque con la mascarilla no sabía si le estaba hablando o no", relata Belu. Así que, al marcharse decidió decirle "gracias" utilizando la lengua de signos "y el niño se emocionó mucho".

Como le vio "tanta emoción en los ojos", según sus propias palabras, decidió aprender otras frases en lenguaje de signos para poder decirle algo cuando entraba. Así, el segundo día le dijo: "Hola, ¿qué tal?", y el niño le respondió que "bien". No obstante, el verdadero cuteness overload se produjo cuando elniño, de unos siete años, le preguntó si es que ella tenía una discapacidad auditiva también y Belén aprendió a decirle que, aunque no sabías signar, quería aprender por él.

Para finalizar, cuenta que lo hizo porque pensó que tiene que ser "muy guay" para un niño con discapacidad auditiva que "la dependienta de la tienda a la que vas todos los días te diga algo en lenguaje de signos". La parte triste de la historia es que a Belén, desde entonces, la han cambiado de tienda y ya casi no lo ve. Todo un ejemplo.

Fotos | @santobelen_

Temas
Inicio