Publicidad

21 recetas de cuando eramos pequeños rápidas y fáciles que reconfortan con su sabor y aroma

21 recetas de cuando eramos pequeños rápidas y fáciles que reconfortan con su sabor y aroma
1 comentario

Los sabores y aromas de la gastronomía familiar son uno de los primeros recuerdos que almacenamos y nos acompañan toda la vida como sinónimo de hogar y confort. Llegando a hacer que por muy buenos que estén otras croquetas u otras tortillas de patatas nunca estén a la altura que aquellas que preparaban nuestros padres, tías y abuelos. Unos clásicos a los que siempre podemos volver en momentos de necesidad y practicar para tomarle el relevo a nuestros familiares

Filetes rusos

Filetes rusos

Esta receta de filetes rusos es la de la abuela Lola de Pakus. Y es que este plato tiene muchas versiones, esta en concreto tiene las siguientes características: están hechos de carne picada condimentada y son muy, muy finos; se pasan solamente por harina y se fríen hasta que los bordes se empiezan a tostar. Por último, se acompañan con tomate frito casero, servido aparte, y de patatas fritas en cuadraditos.

Arroz a la cubana

Lizettbengori 93478287 245793393235642 7967963158418229462 N

El arroz a la cubana es una receta muy fácil de hacer y que, además, sirve perfectamente como plato único. Es muy completo y resulta muy fácil que los niños se lo coman y es que, a quién no le encantaba llegar a casa del colegio y descubrir que había este plato para comer. La salsa de tomate es la clave.

Tortilla de patatas con cebolla

Tortilla de patatas

Quizás la receta de tortilla de patatas sea una de las primeras que todo aspirante a cocinillas quiere aprender a preparar primero y es que está buenísima. Por algo es uno de los platos más característicos de nuestra gastronomía. Acompañada de una ensalada de tomate y pepino, resulta un delicioso almuerzo. Además es ideal también en frío para hacer bocadillos, aperitivos o tentempiés, si se corta en taquitos.

Ensaladilla rusa

Ensaladilla rusa

A todos nos suele resultar difícil encontrar una receta de ensaladilla rusa que nos guste más que la de nuestras madres. La de la madre de Pakus es una variación sobre la ensaladilla rusa tradicional en la que se pone más verdura y menos patata, y sobre todo, se usa menos mayonesa, aligerando su carga calórica. Un plato que sirve como aperitivo, entrante o incluso como plato único.

Pollo al ajillo

pollo al ajillo

El pollo al ajillo es una receta tradicional con la que resulta muy sencillo conseguir un plato lleno de sabor. El plato que buscamos tiene que ser un pollo con las tajadas bien doradas, que se deshagan al trocear y a la vez que estén bien jugosas ya que el principal riesgo de esta receta es que el pollo quede reseco. En cuanto al ajo, no queremos que tape el sabor del pollo, pero sí que tenga la presencia que le requiere el nombre de la receta.

Huevos rellenos

Huevos rellenos

La receta de huevos rellenos clásicos es uno de esos entrantes que es difícil encontrar a alguien a quien no le apasione. Es un aperitivo muy sencillo, que se hace tan rápido que ni te das cuenta y que además podemos adelantar trabajo cociendo los huevos de antemano. Si, además, os gusta hacer la mayonesa en casa, los huevos ganarán mucho en sabor y calidad.

Pasta con atún y tomate

Pasta con atún y tomate

Puede que el nombre de receta de pasta con atún y tomate suene poco sugerente pero cualquier parecido con tu época de estudiante o con abrir una lata de tomate industrial y una de atún, cocer los espaguetis y mezclarlo todo es pura coincidencia. Además es un plato supereconómico al que podemos dar un toque especial utilizando buenos ingredientes, como una salsa de tomate casera y un bonito del Norte al natural. Si se cuidan los detalles, el resultado de esta receta sorprende.

Filetes de pollo empanados al horno

Filete de pollo

Los filetes de pollo empanados son un clásico de la cocina casera que casi todos asociamos a recuerdos de la infancia. Sin embargo, freír da pereza cuando hay rebozados de por medio, sobre todo. Por eso podemos recurrir al horno aunque no salga exactamente igual que frito, pero el resultado es más que satisfactorio. El grosor de los filetes determinará el punto final de la carne. Si nos gustan crujientísimos, mejor apostar por un corte más fino; pero si queremos que al morder esa capa crujiente nos espere una carne más jugosita, es preferible dejar el filete algo más grueso.

Palitos de merluza

Palitos de merluza

Los palitos de pescado que comíamos de pequeños, rebozados y congelados de origen industrial, no son de buena calidad nutricional. Es por ello que no son una alternativa muy recomendable para sumar pescado a la dieta. No obstante, una mejor opción es esta receta casera sencilla, sabrosa y nutritiva. Podemos elaborar muchos y congelarlos hasta 4 meses si el pescado usado era fresco y no fue congelado previamente. Son ideales para acompañar de unas verduras al vapor en la cena o de un plato de cereales o legumbres en la comida.

Espaguetis con salsa cremosa de tomate

espaguetis con salsa cremosa de tomate

La pasta con tomate es muy socorrida, aunque a veces se puede hacer monótona y repetitiva y, además, corremos el peligro de caer en las salsas comerciales. Para salir un poco de las recetas habituales, esta receta de espaguetis con salsa cremosa de tomate es una alternativa con un punto diferente y sorprendente a la tradicional salsa de tomate. Al llevar nata resulta un poco menos ligera, pero a cambio es mucho más sabrosa, por lo que podemos servirla sola sin necesidad de incorporar otros ingredientes.

San jabocos de pollo

san jacobo

El san jacobo es, sin duda, uno de los platos que más gustan a los pequeños de la casa. Aunque esta sencilla pero deliciosa combinación de queso y jamón empanado se puede enriquecer añadiendo una capa de carne fileteada y conseguir así una comida más completa. El ejemplo son estos san jacobos de pollo sin lactosa. Aunque sea uno de los productos precocinados que más éxito tienen en la sección de congelados de cualquier supermercado y pueden sacarnos de un apuro, merece la pena invertir un poco de tiempo para prepararlos caseros.

Pollo a la cerveza

polo a la cerveza

Los guisos de pollo son tan sabrosos y reconfortantes como los asados al horno. Con pocos ingredientes sencillos se puede lograr fácilmente un plato digno de mojar pan, y la receta de pollo a la cerveza es sin duda una de las más agradecidas. Es un plato muy versátil que podemos enriquecer con verduras al gusto o aromatizar con otras hierbas, pero, eso sí, hay que emplear cerveza de calidad si queremos que nos hagan la ola en casa.

Croquetas de jamón

Croquetas de jamón

Las croquetas de jamón ibérico y huevo duro es la receta clásica que nunca falla, ni a la hora del aperitivo ni a la hora de la cena, porque gustan a todo el mundo. Incluye un par de trucos para que no salga ni un grumo al hacer la bechamel y para que no se abran al freírlas, de forma que salgan perfectas a la primera.

Arroz con pollo

arroz con pollo

El arroz con pollo y verduras es una receta tradicional en multitud de familias, un plato que sabe a hogar y que trae recuerdos de la infancia a muchos. Además es facilísimo de preparar en una cazuela corriente. En esta versión se usa pechuga de pollo para que sea fácil de comer sin preocuparnos por huesos, pieles o partes más duras del ave. Es un plato de diario, completo y muy sabroso, perfecto también para los niños.

Crema de calabacín

crema de calabacín

Las cremas y los purés de verduras son ideales para cuando queremos comer sano, sentirnos saciados y no queremos sumar muchas calorías a nuestra alimentación. Esta crema de calabacín, es una receta ideal para una cena saludable. Puede servirse acompañada de unos taquitos de jamón, de picatostes de pan o simplemente espolvoreada con un poco de pimienta y una cucharada de queso rallado en cada plato.

Crema de zanahoria

crema de zanahoria

La crema de zanahoria es un clásico que nos ha dado por versionar con especias y otros añadidos y que si bien aportan toques interesantes de sabor, dan como resultado variantes que nada tienen que envidiar a esta receta más sencilla. En la sencillez está el secreto de su éxito. Le va de perlas un chorrito extra de nata líquida a la hora de emplatar, unos croutons, unos kikos triturados o un poco de cebolla frita crujiente.

Albóndigas en salsa

albondigas en salsa

Uno de los platos estrella de la gastronomía casera son las albóndigas en salsa, una receta humilde pero que bien ejecutada está deliciosa. Es un plato para comer con mucho pan. Admiten muchos tipos de guarniciones, pero el arroz blanco y el puré de patatas son las que mejor le van. Constituyen un plato único saciante y nutritivo, por lo que es preferible comerlas a la hora del mediodía.

Pollo al horno

pollo al horno

Esta receta de pollo al horno con hierbas aromáticas entre la carne y la piel es una de las mejores formas de disfrutar de un plato clásico e inolvidable. Un plato muy completo ya que lleva guarnición de patatas y manzana y una salsa que agradece que haya abundante pan para mojar.

Pastel de carne picada

pastel de carne picada

Quizás sea una de las recetas más habituales en todas las casas y es que el pastel de carne picada es una receta que nunca falla. Gusta por igual a grandes y pequeños y permite obtener algo sabroso sin complicarnos cocinando y, también, dar salida a algunos alimentos. Hay que cocinarla con mimo, como algo especial, poniendo mucha atención a todos los detalles que harán que la capa de carne y hortalizas de la parte de abajo esté llena de sabor y que el puré de patatas que la cubre esté ligero y cremoso, rematando con un gratinado.

Arroz con leche

Arroz con leche

Esta receta de arroz con leche tradicional resulta muy cremosa y los sabores se ven potenciados gracias al aroma del anís. Sobre todo, tened la precaución de poner el fuego muy bajo cuando esté cociendo, para que no se pegue a la cazuela, y removed de vez en cuando el arroz con una cuchara de madera, no es necesario que le deis vueltas durante toda la cocción.

Natillas con galleta

Natillas con galleta

La elaboración de las natillas con galleta es muy básica y se puede adaptar al gusto de cada uno, pues como todas las recetas tradicionales en cada casa se preparan con un toque diferente. Con más azúcar, prescindiendo de la canela o de la vainilla, más o menos espesas... Si nunca habéis hecho natillas vosotros mismos lo mejor es probar una receta base y probar modificaciones propias de ahí en adelante.

Fotos | Directo al paladar, Vitónica e Instagram de lizettbengori.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios