Publicidad

Sin necesidad de ir al gimansio Emily Ratajkowski se mantiene estupenda gracias al Yoga (con estas posturas ideales abdominales)

Sin necesidad de ir al gimansio Emily Ratajkowski se mantiene estupenda gracias al Yoga (con estas posturas ideales abdominales)
Sin comentarios

El cuerpo de Emily Ratajkowski y, más concretamente, sus abdominales, son uno de los más envidiados del mundo. La modelo y actriz cuenta con una genética sorprendente, desde luego, pero parte importante de que consiga tener un físico tan cuidado es, sin duda, el tiempo y esfuerzo que dedica a sus entrenamientos.

En el caso de Ratajkowski su cuidado personal, tanto como el de la salud, se basa en diferentes pilares. Para empezar, por supuesto, mantener una alimentación saludable - aunque no restrictiva -. A esto se le añade una variedad interesante de distintos deportes que la actriz y modelo practica en su día a día.

Para empezar, debemos tener en cuenta que la actriz y modelo ha indicando alguna vez no tener entrenador personal ni acudir demasiado al gimnasio. Pero esto no quiere decir que no se ejercite, sino que lo hace de manera diferente y nosotras podemos imitarla.

Dl U340112 032

Emily practica el hiking, algo que resulta especialmente sencillo cuando vives en Los Ángeles, pero que también podemos poner en práctica en las montañas de nuestro país. La práctica de Yoga dos o tres días a la semana es también algo que no falta en su rutina.

Y es precisamente esta practica, unida a una genética envidiable - recordemos que el ab crack que la modelo luce es genético y no deberíamos intentar forzarlo - es la que le ayuda a tener un core asombrosamente fuerte y definido, así como un cuerpo de lo más tonificado.

Existen algunos asanas de Yoga que nos ayudarán a trabajar más intensamente los abdominales y la zona del core:

  • Urdvha Padasana o postura de las piernas hacia arriba: completamente tumbadas en la colchoneta, vamos elevando las piernas juntas creando un ángulo de 90º. La cintura tiene que estar apoyada, por lo que debemos trabajar el abdomen apara conseguir la fuerza. En una segunda variación más intensa podemos poner las piernas juntas y rectas a 45º y elevar el torso acercando el mentón al pecho. Elevamos un poco los brazos manteniéndolos rectos y paralelos al suelo.
  • Navasana o postura del barco: nos sentamos con las rodillas dobladas y mantenemos bien rectas. Elevamos las rodillas generando un ángulo de 90º al tiempo que el torso se va un poco para atrás, creando una v con los muslos. Estiramos los brazos delante de nosotras. Si queremos aumentar la intensidad podemos estirar las piernas por completo de manera que la v se forme con todo el cuerpo.

Imágenes | Gtres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios