Publicidad

Una de las mejores cosas de la maternidad es que me puedo permitir ser de nuevo una niña

Una de las mejores cosas de la maternidad es que me puedo permitir ser de nuevo una niña
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La maternidad trae muchas cosas buenas a tu vida, pero una de las que menos esperaba es un reencuentro con mi propia infancia. Lo de ser una niña que salta en los charcos me quedaba bastante lejos por que fui madre tardía. Pero mis hijos me han hecho recordar a la niña que fui ¡y me encanta!

Hacer el gamberro como cuando eras niña

Si un adulto se pone a saltar por la calle para no pisar las baldosas rojas, si se pone a jugar al pilla pilla, si salpica con el agua de la fuente o si echa una guerra de globos de agua en medio de la calle, le miraríamos mal.

Pero mis hijos me han dado la excusa para hacer todo eso sin pasar vergüenza ¡y pasármelo como una enana!

Había olvidado lo divertido que puede ser saltar en los charcos, hacer muñecos de nieve, andar en bici, correr porque sí, o mojarte con una manguera de agua.  Puede que la época con un bebé pequeño sea complicada, pero con niños un poco más autónomos puede ser muy divertido. Eso sí, también bastante agotador, porque ellos siempre tienen más energía que nosotros.

Maternidad 8

Cuando juego con ellos vuelvo a ser de nuevo una niña, olvido por unos momentos las responsabilidades, el comportarte de manera adulta y el "saber estar". Vale chillar, reírse a carcajadas, mancharse y hacer un poco el loco. El mejor antiestrés natural.

Recuperar las cosas que me gustaba hacer de niña

A la hora de planificar actividades, excursiones y viajes con mis niños, pienso en lo que me gustaba hacer de niña.

Así, he vuelto a pasar una tarde de domingo haciendo galletas o bizcocho de chocolate sin pensar en lo que puede engordar, he jugado a saltar olas o cogerlas como un surfista, he vuelto a pescar quisquillas en la playa y renacuajos en los ríos.

Maternidad 7

Todas eran cosas que me encantaba hacer de niña, que disfruté mucho haciéndolas con mi hermanos, mis primas o mis padres, y que llevaba años sin hacer.

Ahora quiero compartir esos momentos con mis hijos, sabiendo que son recuerdos que quedan para siempre y que "una infancia feliz" no es más que instantes tan divertidos y sencillos como éstos que quedan en tu memoria cuando creces.

A mis hijos les quiero agradecer que haya recuperado estas actividades tan divertidas y que en mi vida adulta había sustituido por otras "más formales" y que supuestamente nos tienen que gustar más. He vuelto atrás en el tiempo y me he reconciliado con la niña que fui.

Maternidad 4

También he vuelto a ver películas que me encantaron cuando las vi de niña, o a leerles libros que me entusiasmaron. Me encanta enseñarles esos tesoros de mi niñez, aunque ellos también tienen que descubrir sus propias joyas en forma de pelis, series o libros.

Los niños o la excusa perfecta para hacer ciertas cosas

Es cierto que los adultos solos también van al cine a ver películas de dibujos animados, y van a parques de atracciones, parques acuáticos o al zoo, pero si tienes hijos, tienes además la excusa perfecta para hacerlo.

Ellos te animarán para que no te de pereza y te lo pasarás mil veces mejor viendo lo mucho que disfrutan de esos planes. Todo lo verás a través de sus ojos y pensando como piensan ellos.

Mientras que nosotros ya hemos vivido muchas experiencias, para los niños hay muchas cosas que son la primera vez que ven y que lo viven, y obviamente, su emoción y su ilusión es contagiosa.

Un mundo lleno de posibilidades

Cuando planeo viajes con mis hijos, intento pensar con su mentalidad, sus gustos y sus aficiones. Intento imaginarme qué les gustará, con qué se divertirán o qué les parecerá más asombroso. Incluirles a ellos en la planificación de los viajes abre nuevas opciones.

Maternidad 2

De esta manera, voy a sitios que igual no habría ido jamás de no tener niños, o si voy a un lugar que ya he estado, descubro nuevos museos, actividades, o lugares para visitar. Londres o París son ciudades diferentes a cuando las visité con amigos o con pareja. El mundo tiene muchas más posibilidades si lo ves desde una perspectiva "para niños".

Ser madre nunca es como te lo cuentan, y esta faceta es una de las que meno esperaba y más me ha gustado descubrir.

Fotos | Madres forzosas, Quédate a mi lado, Boyhood, Erin Brockovich, Little Miss Sunshine

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir