Publicidad

Cinco dietas basadas en el consumo único de frutas: así son la dieta de la piña, la dieta del pomelo o la del melocotón
Dietas y Nutrición

Cinco dietas basadas en el consumo único de frutas: así son la dieta de la piña, la dieta del pomelo o la del melocotón

Si hay algo que se repite entre las dietas milagro es la existencia de planes de alimentación basadas en el consumo de frutas. Todas ellas, consumiéndose únicamente o acompañadas de otros alimentos, prometen ayudarnos a perder peso en muy poco tiempo. El problema es que estos planes no solo no funcionan a largo plazo, sino que ponen en riesgo nuestra salud.

Dieta de la piña

Jumpstory Download20201020 113735

Una de las dietas basadas únicamente en alimentos más conocidas es, sin duda alguna, la dieta de la piña. Lo habitual a la hora de seguir este tipo de dieta es que recomienden seguirla durante tres días. La idea es que durante esos días se coma piña en todas las comidas y lo podemos hacer por sí misma o acompañada de algún otro alimento, dependiendo de la modalidad que elijamos.

En cualquier caso, las opciones que permiten el consumo de alimentos suelen limitar mucho las opciones permitidas. Lo habitual es que solo se pueda consumir carne, pescado o huevos, sin poder consumir ningún carbohidrato. Independientemente de si consumimos más alimentos que la piña o no, se deben tomar dos litros de agua al día y evitar la actividad física intensa.

Solo con estas indicaciones ya podemos ver que este tipo de dieta presenta serios problemas y es que un estilo de alimentación saludable nunca restringiría la actividad física. Y es que sí, puede ayudarnos a perder peso en poco tiempo, pero lo que perdemos es líquido y nunca grasa. Esos días que pasemos consumiendo únicamente piña estaremos teniendo una importante perdida de nutrientes. Aunque es poco tiempo, no es recomendable que lo hagamos.

A largo plazo, no nos enseña hábitos saludables que nos ayuden a comer más sano y, en cuanto volvamos a comer normal, recuperaremos el peso perdido e incluso más en muy poco tiempo.

Dieta del pomelo

Jumpstory Download20201020 114126

Hace unos años se puso muy de moda la dieta del pomelo. Esta dieta consiste, básicamente, en consumir pomelo en todas las comidas durante unas dos o tres semanas. En teoría, esta dieta promete ayudar a quemar grasa y conseguir perder ocho kilos en esas semanas.

Esta dieta establece casi por completo lo que podemos comer acompañando al pomelo. Así, en el desayuno se tendría que comer medio pomelo y un café o un té sin azúcar. Para comer se recomienda el consumo de un pomelo entero, con dos huevos duros, ensalada de pepino y tomate aliñado con limón y una tostada integral con café. Para la cena repetimos medio pomelo con ensalada de lechuga aliñada con limón y 200 gramos de pollo.

Por supuesto nos puede ayudar a perder peso, pero no tendrá nada que ver con el consumo diario de pomelo, si no con la extrema restricción calórica que supone. Esta dieta no solo limita increíblemente las calorías que consumimos, si no también nuestros nutrientes, poniendo en riesgo nuestra salud.

Además, al ser tan restrictiva - y aburrida - es imposible de sostener a largo plazo, no generando ningún tipo de adherencia, y pudiendo estresar a nuestro organismo. Este tipo de dieta puede alterar nuestro metabolismo y no nos enseñará nada sobre alimentación. Es una dieta que probablemente nos genere muchos antojos y en cuanto la dejemos volveremos a comer lo mismo que antes o incluso peor, ganando el peso rápidamente por causa del efecto rebote.

Dieta del melocotón

Jumpstory Download20201020 114404

La finalidad de esta dieta, según indican quienes la promocionan, no es solo la de perder peso si no también la de depurar nuestro organismo. Esta dieta señala que el melocotón, al tener una gran cantidad de agua y fibra, ayuda a deshincharnos al tiempo que aporta muy pocas calorías.

Esta dieta se puede hacer de diferentes maneras. Una de ellas es la opción rápida o exprés que se hace únicamente durante 24 horas. Durante esas 24 horas tendríamos que comer únicamente melocotones en las cinco comidas del día, aunque se puede acompañar con yogur desnatado en el desayuno, pollo a la plancha y yogur en la comida y dos huevos duros en la cena.

La dieta se puede hacer durante más días, pero el problema es, como en los anteriores casos, que se trata de una dieta extremadamente restrictiva y muy escasa en nutrientes. La realidad es que no hay ninguna dieta que nos sirva para depurar o desintoxicar nuestro organismo simplemente porque no necesitamos eliminar toxinas. Todo lo que el cuerpo no necesita ya se elimina de manera natural.

Por supuesto, no hay ninguna evidencia científica de que esta dieta funcione para perder peso. Es probable que perdamos algo de líquido, pero lo recuperaremos en unos días. Al mismo tiempo, al seguir esta dieta, estaremos perdiendo numerosos nutrientes necesarios para el bienestar de nuestro organismo. En definitiva, únicamente nos servirá para pasar hambre durante uno o dos días.

Dieta de la pera

David Fartek Oqs5mzlkvkk Unsplash

Esta es otra de las dietas basadas en fruta que más fama han ido adquiriendo. En teoría, con esta dieta prometen una perdida de entre 2 y 3 kilos en cinco días que hagamos esta dieta. Se desayunarían una o dos peras con infusión sin azúcar, en la comida y cena comeríamos ensalada con trozos de pera y hojas verdes, dos peras de postre y zumo natural de pera y un yogur desnatado para la merienda.

Se trata de una dieta muy restrictiva calóricamente, rondando las 880 kcal, algo que está muy lejos de las necesidades calóricas de la mayoría de personas. Esto puede suponer que nos encontremos sin energía durante el día o pongamos en riesgo nuestra salud. Lo mismo ocurre con los nutrientes, que no estaremos cubriendo por medio de esta dieta. No obtendremos prácticamente proteínas y ninguna grasa.

Siguiendo esta dieta no solo no conseguiremos perder peso a largo plazo - esta dieta no se puede mantener durante mucho tiempo -, ya que en cuanto volvamos a comer como antes recuperaremos lo que hayamos perdido en líquido y masa muscular, si no que pondremos en riesgo nuestra salud.

Dieta de la naranja

Jumpstory Download20201020 115626

La realización de esta dieta se recomienda, únicamente, dos o tres veces al año y siempre con supervisión médica. Para hacer esta dieta, en vez de consumir la naranja entera, se consumen zumos. La idea es tomar dos litros de zumo de naranja al día.

Existen diferentes variaciones de la dieta. Algunas de ellas recomiendan consumir el zumo media hora antes de tomar ningún alimento. Las más sencillas de realizar se basan en que los alimentos que consumamos sean mayoritariamente fruta, verdura, legumbres, frutos secos y evitar azúcares y harinas refinadas, así como bollería y dulces.

Sin embargo, otras opciones más estrictas limitan nuestra dieta, recomendando consumir solo infusiones, yogures desnatados, lechuga, tomate, pechuga de pollo y pan integral. La primera opción es mucho más segura, pero si nos hace perder peso será por la alimentación basada en frutas, verduras y otros alimentos saludables. Debemos tener en cuenta que la forma más sana de consumir la fruta es siempre entera.

Cuando hacemos zumo con las naranjas, u otras frutas, perdemos la fibra y el azúcar naturalmente presente se comporta como azúcar añadido o simple. Es decir, es casi como tomar un refresco azucarado.

En las opciones más estrictas de la dieta se limita mucho el consumo de alimentos y nutrientes. Siguiendo este tipo de dieta estaremos consumiendo de manera casi única azúcares añadidos provenientes del zumo de naranja. Y el resto de nutrientes y calorías será muy limitado. Igual que con el resto de las dietas basadas en el consumo de frutas, no solo no aprendemos hábitos saludables, si no que recuperaremos el peso en cuanto dejemos la dieta y, por el camino, ponemos en riesgo nuestra salud.

Imágenes | JumpStory

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios