Publicidad

Cómo reducir calorías de tus platos y mejorar tu salud (y tu peso) sin ponerte a dieta
Dietas y Nutrición

Cómo reducir calorías de tus platos y mejorar tu salud (y tu peso) sin ponerte a dieta

Si hay algo que muchas de nosotras tenemos claro ya es que nuestra alimentación no solo afecta a nuestro peso, sino también - y lo que es más importante - a nuestra salud. Lo que comemos influye, directamente, en nuestro estado físico, en nuestro bienestar y en nuestro cuerpo.

Lo que sí existe todavía es la creencia de que para comer saludable y mantener un buen peso tenemos, necesariamente, que ponernos a dieta en el sentido más tradicional de la palabra: restringir mucho nuestra alimentación y pasar hambre. La realidad es que no es necesario y con hacer algunos cambios en nuestros platos podemos recortar calorías y comer de manera más sana.

Que las verduras sean las protagonistas de nuestros platos

Este será uno de los primeros y más importantes cambios si se trata de comer de manera lo más saludable posible y reducir calorías de manera sencilla. Esto no implica que solo podamos comer verduras y solo hervidas, sino que en nuestro plato tendrán que tener el papel más importante.

Mike Mayer Vxdzpgsrqmg Unsplash

Algunas recomendaciones, como las del plato de Harvard indican que en la comida principal del día las verduras y la fruta tendrían que suponer la mitad del plato, un cuarto las proteínas y otro cuarto los hidratos de carbono.

Cambiar la forma de cocinado

Cambiar la manera de cocinar es un truco muy sencillo y en el que a veces no caemos. Sabemos que cocinar friendo es sencillo y rápido, pero no es, ni de lejos, la forma más sana de hacerlo y, aunque parezca increíble, aumenta muchísimas calorías a nuestra comida.

Por ello, cocinar al vapor, a la plancha o en el horno nos ayudará a comer mucho más sano y más ligero. Aunque no lo creamos, podemos llegar a reducir unas 500 calorías dependiendo del plato. Incluso alguna más.

Evitar las salsas comerciales y cambiarlas por especias

Las salsas comerciales como el ketchup, la mayonesa, la mostaza o, incluso, el tomate frito, forman parte de nuestras vidas y, en muchos casos, no somos capaces de imaginar una comida sin añadir una de estas salsas para dar sabor. Y yo, como amante de los sabores fuertes e intensos, lo entiendo perfectamente.

Brooke Lark Otyxnxpbtoq Unsplash

Sin embargo, utilizar estas salsas supone añadir un número de calorías y azúcares añadidos muy importante a nuestras comidas. Por ello, un buen truco es cambiar estas salsas por el uso de especias. Podemos combinar diferentes, experimentar y descubrir cuáles son las que más nos gustan.

Las carnes y pescados mejor magros

Reducir nuestro consumo de carne roja es de gran ayuda no solo para reducir calorías, sino también para cuidar nuestra salud. No es necesario que abandonemos por completo las carnes, sino más bien que elijamos las más sanas posibles. Para ello, las carnes magras son nuestra mejor opción.

Además, aumentar el consumo de pescado en sustitución de la carne también puede ser de enorme ayuda. Preferiblemente, ambas opciones siempre frescas y con el mínimo procesado posible.

La fruta será nuestro postre favorito

El postre es, para muchas personas, el mejor momento de la comida. Comer de manera más sana no quiere decir que debamos renunciar al postre o que no podamos comer nunca jamás un dulce. Pero si queremos comer de manera más sana de forma sencilla, podemos cambiar los postres por la fruta entre semana.

Pablo Merchan Montes Orz90t6o0e4 Unsplash

Quizás el fin de semana nos podamos dar el capricho si nos apetece mucho, pero la fruta será nuestro gran aliado como postres - y como snack dulce para las tardes o medias mañanas -. 

Legumbres, semillas y cereales enteros e integrales para reemplazar a los refinados

Las harinas blancas, las pastas elaboradas con harinas refinadas, etc., son unas de las grandes habituales en nuestra cocina y nuestra alimentación. ¿Tenemos que renunciar a la pasta y a las harina? No, pero podemos consumirlas de una forma mucho más sana.

Una excelente idea es sustituir este tipo de alimentos por otros como las legumbres, las semillas o los cereales enteros e integrales es una gran idea.

Woman Holding Sliced Fruit 1166904

Mejor llevar los platos ya servidos a la mesa

Una de las mayores dificultades a la hora de controlar nuestro consumo de calorías es vigilar las raciones que consumimos. Generalmente, tendemos a comernos absolutamente todo lo que hay ya no en el plato, sino en la mesa.

Por ello, es buena idea que llevemos los platos servidos a la mesa. De esta manera podemos controlar la ración que echamos, y consumir solo lo que tengamos en el plato.

Imágenes |Unsplash, Pexels

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios