Publicidad

En la alimentación también hay rankings: estas son las nueve dietas de moda de más a menos saludable
Dietas y Nutrición

En la alimentación también hay rankings: estas son las nueve dietas de moda de más a menos saludable

Si hay algo que tienen en común todos los años es que no hay uno solo en que las diferentes dietas no sean una de las cosas más buscadas. Algunas se repiten una y otra vez, mientras que otras nuevas se abren paso de vez en cuando. No todas ellas son saludables o nos ayudan a perder peso a largo plazo. Por ello, en Trendencias hemos examinado muchas de ellas durante el último año y esto es lo que sabemos sobre las 11 dietas de moda este año.

Dieta DASH

Esta dieta fue creada, originalmente, para tratar a pacientes de hipertensión. La idea no era seguirla para perder peso, pero encontraron que el seguimiento de este estilo de alimentación podía ayudar, a largo plazo, a conseguir un peso más saludable y mantenerlo. Esta dieta consiste en el consumo de vegetales, fruta, verduras, granos enteros, lácteos bajos en grasa, grandes cantidades de fibra, magnesio y calcio.

Además de eso, para seguir esta dieta, la recomendación es no consumir azucares añadidos, así como grasas saturadas y reducir el consumo de sal. La dieta DASH ha sido evaluada y mostrado evidencias científicas de su eficacia tanto mejorando la presión sanguínea como ayudando a perder peso. Se trata de una forma de alimentación que, sostenida en el tiempo y, a largo plazo, nos ayuda a cuidar tanto nuestra salud como nuestro peso, sin milagros.

Dieta Okinawa

La dieta Okinawa está basado en el estilo de alimentación seguido en la isla Okinawa, el lugar donde habitan las personas más longevas del mundo. Además de otros factores, parece que su forma de alimentación tradicional podría ser una las causas de esta longevidad. Las bases de su dieta son el consumo de vegetales - principalmente verdes y amarillos -, derivados de legumbres, soja, grasas de buena calidad y poca carne.

Jumpstory Download20200922 143646

Además de esto, en esta dieta no se consume ningún ultraprocesado, se evita el azúcar añadido, las grasas saturadas y las grandes cantidades de sol. Igual que ocurre con la dieta mediterránea, es importante seguir los patrones de alimentación tradicional y no los que siguen ahora, ya que se ha occidentalizado un poco y ahora consumen alimentos no tan saludables.

Dieta keto

Si hay una dieta famosa este año, esta es la dieta keto. Hemos escuchado hablar sobre ella infinidad de veces. Se trata de una dieta que puede ser perfectamente saludable, pero debemos tener en cuenta una serie de cosas: para empezar, se trata de una dieta recomendada de manera puntual para personas con sobrepeso, que no se adapta a todo el mundo y puede no ser para nosotros. Además, es recomendable seguirla siempre bajo control de un nutricionista y médico.

Esto se debe a que en la dieta cetogénica se reduce el consumo de carbohidratos hasta el 10%. La idea es que, así, nuestro cuerpo entra en cetosis, quemando más grasa. Efectivamente, hay evidencia de que funcionan, pero puede resultar difícil seguirla. Debemos tener en cuenta que muchos más alimentos de los que creemos llevan carbohidratos. Además, si nos pasamos podemos caer en cetoacidosis, pudiendo ser peligroso. Por ello, lo recomendable es estar siempre controlados por un profesional.

Ayuno intermitente

Exactamente igual que la dieta keto, el ayuno intermitente ha ido cogiendo fuerza en los últimos tiempo. Tanto que Elsa Pataky ha confesado que tanto ella como su marido la siguen. Más que de una dieta, se trata de un patrón de alimentación. Bien llevado, puede ser una forma de alimentarnos perfectamente saludable que no solo nos ayude a controlar nuestro peso, si no también aporte otros beneficios a nuestra salud y metabolismo.

Jumpstory Download20200922 143739

Existen varias formas de realizar ayuno intermitente, pero la más habitual es la 16/8. En esta forma se consumen todas las calorías del día en ocho horas y se ayunan las otras 16. Al hablar de ayuno intermitente algunas personas entienden que se trata de no comer y otras que se trata de comer lo que queramos en esas ocho horas. Sin embargo, ni una cosa ni la otra.

Lo adecuado es que hagamos un cálculo de nuestro consumo de calorías diario y lo completemos en esas ocho horas. Además, aunque el ayuno intermitente no prohíbe alimentos, para un estilo de alimentación saludable, lo preferible es que evitemos ultraprocesados, azúcares añadidos y grasas saturadas y basemos nuestra alimentación en vegetales, frutas, legumbres, frutos secos, semillas, lácteos y granos enteros.

Dieta disociada

Otra de las dietas más conocidas por ser seguida por famosas como Kate Winslet es la dieta disociada. Se trata de una dieta creada por Montignac en la que se dividen los alimentos en grupos basándose en sus nutrientes y se aplican reglas muy concretas - y complejas - en las que estos alimentos se pueden consumir. Uno de los primeros problemas de esta dieta es que no existe ninguna evidencia que la apoye y está, simplemente, basada en las pruebas que Montignac hizo con su familia.

Para empezar, debemos tener en cuenta que es una dieta muy difícil de seguir porque la mayoría de los alimentos tienen más de un nutriente, algunos de ellos incompatibles con esta dieta. No tiene por qué ser poco saludable, pero la realidad es que no nos enseña hábitos de alimentación sanos a largo plazo y no ha mostrado evidencias de ayudar realmente a manejar el peso.

Travis Yewell Xxjciiqaj Y Unsplash

Dieta perricone

Una de las cosas que ocurren con las dietas más famosas es que las siguen personas conocidas y, por ello, se popularizan. Este es el caso de la dieta Perricone que, en nuestro país, se ha hecho conocía por ser la dieta que sigue la reina Letizia. Se trata de una dieta elaborada por el dermatólogo Nicholas Perricone, con la que se buscaba cuidar la piel y, al mismo tiempo, podría ayudar a perder peso.

Para ello se sigue un plan de tres días con menús ya cerrados u otro plan de 28 días en el que podemos elegir lo que comemos, dentro de ciertas - bastantes - limitaciones: los alimentos tienen que tener omega 3, algunas frutas, verduras, semillas, frutos secos, cereales enteros y especias. Además, no se pueden consumir harinas refinadas, azúcares añadidos o alcohol. Pero también están prohibidos otros como naranjas, la sandía, papaya, mango, bananas, uvas, zanahorias, calabaza o patatas.

Se trata de una dieta en la que se reduce el consumo de calorías hasta los 1.200 y en la que lo que comemos se ve bastante restringido - algunas cosas sin motivo- . Por supuesto que podemos perder peso y no tiene por qué ser peligrosa.

Pero sí puede ocurrir que no consumamos los nutrientes necesarios o que el consumo tan escaso de calorías no sea suficiente. Además es una dieta difícil de mantener a largo plazo, que no nos enseña nuevos hábitos y que no ha mostrado evidencias de ayudar a mejor nuestra piel.

Dieta tallarines shirataki

En el mundo de las dietas hay opciones para todos los gustos, pero esta es, probablemente, una de las más llamativas. La dieta de los tallarines shirataki consiste en una alimentación a base de unos tallarines (y noodles) que, en teoría, nos ayudarán a saciarnos más y comer menos. Se trata de una pasta elaborada con glucomanano que retendrían el agua y no tendrían calorías. Al consumirlos se hinchan en el estómago, saciándonos más.

Febrian Zakaria K5slufebun0 Unsplash

La realidad es que, aunque el glucomanano ha mostrado evidencias de ayudar a perder peso en condiciones muy concretas, es casi imposible replicarlas comiendo estos tallarines. Principalmente porque tendrían que ser lo único que comiéramos y, teniendo en cuenta que no aportan nutrientes, nos arriesgaríamos a una malnutrición.

Además, son muy aburridos ya que no saben a nada y se suelen acompañar con salsas que, al final, resultan muy calóricas. Por no hablar de que no es sostenible a largo plazo ya que resulta restrictivo e insípido. Por no hablar del alto precio que tienen.

Dieta Sirtfood

Se trata de la dieta con la que, en teoría, la cantante Adele ha perdido peso. Según la propia entrenadora de la cantante, este estilo de alimentación permitiría consumir únicamente 1.000 calorías al día. Se trata de una cantidad demasiado pequeña. En principio tiene dos fases: en la primera se consumen únicamente tres zumos verdes al día cubriendo un total de 1.000 calorías durante siete días.

En la segunda fase ya podemos consumir 1.500 calorías y podemos compaginar los zumos con alimentos sólidos. Estos zumos podrían llevar kale, cúrcuma, manzana, cítricos, nueces, aceite de oliva, perejil, café, vino tinto y chocolate. En cualquier caso, el consumo de calorías es extremadamente bajo y puede traernos problemas - por no hablar del riesgo que supone hacer esta dieta si hacemos deporte -.

Además, no nos enseña a comer saludable y, en cuanto la dejemos y volvamos a comer normal, volveremos a ganar el peso perdido. Además, el consumo de alcohol es un gran no en cualquier dieta sana.

Dieta frutariana

La fruta es un alimento esencial en cualquier dieta saludable que se precie. Si nos prohíben consumir fruta en nuestra dieta es mejor no fiarnos. Esto no quiere decir que pueda ser el único alimento que consumamos y es, precisamente, esto lo que propone la dieta frutariana. Debemos tener en cuenta que, aunque la fruta tiene muy buenos nutrientes y vitaminas, no los tiene todos.

Alimentándonos solo a base de fruta corremos el riesgo de presentar un déficit de proteína, calcio y de grasa, pudiendo provocar perdida muscular, sarcopenia, fallos renales, dificultades para el control de nuestra temperatura, problemas en la absorción de vitaminas, déficit de vitamina B12, etc. Es una dieta muy poco segura.

Imágenes |JumpStory, Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios