Los perfumes son el nuevo pintalabios: aumenta su venta en un 52% como capricho de lujo en tiempo de crisis

Los perfumes son el nuevo pintalabios: aumenta su venta en un 52% como capricho de lujo en tiempo de crisis
Sin comentarios

Según los últimos datos de la empresa de investigación de mercados NPD, el precio medio de venta al público de las fragancias de lujo aumentó un 15%, en 2021, en comparación con 2020. Lo que supone el triple del aumento medio del 5% que venía experimentando en los dos años anteriores. Aunque se trata de un estudio realizado en el mercado estadounidense, el motivo no es la inflación sino un cambio en el comportamiento de los consumidores directamente relacionado con los tiempos difíciles que atravesamos.

Y es que, a medida que la demanda se dispara, también lo hacen los costos de producción. Las ventas de fragancias se han disparado durante la pandemia con una fuerte demanda de las de mayor precio. Solo el año pasado, las ventas aumentaron un 52% con respecto a 2020.

Las marcas de lujo, además de las colecciones propias de famosos concretos, son las que han registrado los precios más elevados. En concreto, las fragancias con un precio superior a 175 dólares (160 euros aproximadamente al cambio) duplicaron la cantidad de unidades vendidas en 2021.

La teoría de The NPD Group es que la gente buscaba darse pequeños lujos en tiempos de ansiedad e incertidumbre. Este fenómeno con el que los consumidores dejan de comprar artículos de lujo pero, a cambio, multiplican el gasto en pequeños objetos que alimentan su autoestima es lo que los estudios económicos y sociológicos actuales denominan "efecto lipstick" o efecto pintalabios, en español.

Givenchybeauty 232517497 4239888976057496 7777237796094000873 N

El nombre le viene del éxito de la barra de labios durante la II Guerra Mundial, cuando Winston Churchill decidió que el pintalabios era un producto de primera necesidad tras constatar que pintarse ayudaba a las mujeres a levantar el ánimo y, en consecuencia, la moral del resto de la población.

Décadas después, Leonard Lauder, presidente de Estée Lauder, fue el primero en darse cuenta que, después del 11-S, las ventas de pintalabios crecieron un 11%. Y lo mismo se volvió a observar en la crisis financiera de 2008, cuando el consumo de estas barras en España aumentó un 6% durante el primer semestre de ese año.

Sin embargo, con el coronavirus, las ocasiones para usar la barra de labios se redujeron por culpa de las restricciones de eventos y reuniones y la obligación de llevar mascarilla. Así que han sido las fragancias, junto a los productos de cuidado facial, los que parece que han liderado este efecto.

Fotos | Givenchy Beauty

Temas
Inicio