Publicidad

El aire acondicionado del futuro ya está aquí: es portátil, parece un reloj de muñeca y es mucho más ecológico que los tradicionales

El aire acondicionado del futuro ya está aquí: es portátil, parece un reloj de muñeca y es mucho más ecológico que los tradicionales
Sin comentarios

Este verano diferente no está siendo menos caluroso que años anteriores.  Las olas de calor nos han golpeado fuerte en julio y agosto no tiene pinta de querer darnos una tregua.

El cambio climático es una de las razones por las que las temperaturas suben, y al subir éstas, utilizamos más aire acondicionado (según este informe más de 1200 millones y subiendo) que consume más energía y que provoca una mayor demanda energética según informaba IEA.

Si la energía que consumimos no proviene de medios sostenibles, estamos fomentando que el cambio climático empeore y entrando en un círculo vicioso en el que más calor provoca más contaminación que provoca más calor. 

Por eso ya hay empresas buscando una solución. Piénsalo, ¿qué gasta menos energía, enfriar una sala entera o solo a una persona? La tecnología lo tiene claro, el futuro de la climatización no pasa por los espacios, sino por las personas. Así con un mini AA portátil, la eficiencia energética mejoraría y tu huella de carbono en el mundo, también. 

El aire acondicionado del futuro: portátil, de muñeca y más eficiente

Cuando estás en una oficina con más personas siempre hay una que tiene más frío que los demás, otra que quiere bajar la temperatura del aire y otra que directamente se lleva una chaquetita aunque haga 40 grados en la calle. Esa diferencia fue uno de los motivos del nacimiento de la startup Embr Labs

Detalle Aire Acondicionado Del Futuro Portatil De Muneca Y Mas Cuidadoso Con El Medio Ambiente

Fue fundada por tres estudiantes de doctorado del MIT que vivían esta situación y que no paraban de plantearse por qué aunque solo hubiera una persona en la sala, el aire acondicionado enfriaba igual. El gasto energético era el mismo fuera uno, dos, cinco o diez. Así surgió la pregunta ¿cómo reducirlo? 

La idea fue cambiar el concepto de climatización y centrar su efectividad en las personas y no en los espacios. De esta forma, su dispositivo Embr Wave se usa de forma individual, colocándolo en el interior de la muñeca y convirtiéndose así en un aparato personal. 

La clave es que enfría la placa de cerámica que está en contacto con la piel de la muñeca lo que favorece que los termorreceptores presenten en la zona se alivien y disminuya la sensación de calor, según apunta la startup. Además es como un smartwatch, y hasta podría decirse que el diseño es elegante y tiene estilo.

Detalle Aire Acondicionado Del Futuro Portatil De Muneca Y Mas Cuidadoso Con El Medio Ambiente

Cuesta 299 dólares, está disponible en dos colores (plateado y oro rosado) y, según Embr, permitiría a las personas enfriarse de forma personal en lugar de toda su oficina u hogar, lo que permitiría ahorrar entre el 15% y el 35% de la energía que supone enfriar un edificio, por ejemplo.

Más proyectos de aires acondicionados portátiles

Sony es otra de las empresas que está poniéndose las pilas con este tema. En julio de 2019 lanzó una campaña de crowdfunding en Japón para lanzar el Reon Pocket, un dispositivo que se ubicará sobre la parte posterior del cuello (dentro de una camiseta) y que proporcionará, según la compañía, un enfriamiento instantáneo gracias al efecto Peltier que provoca el material semiconductor del que estaría fabricado.

El producto ha salido a la venta en 2020 en tiendas oficiales Sony de Japón y otros distribuidores. En Amazon se vende por 18.900 yenes (unos 155 euros), aunque aún no sabemos si llegará a Europa.

Roco Aire Acondicionado Del Futuro Portatil De Muneca Y Mas Cuidadoso Con El Medio Ambiente

Otro proyecto es el de la startup Mobile Comfort, que está desarrollando un aire acondicionado móvil llamado RoCo que utiliza un disipador de calor inteligente fabricado en un material que puede cambiar su forma física en función de la cantidad de energía que tiene. El prototipo, cuyo lanzamiento no será hasta 2021, usa una cámara para rastrear dónde está la persona y proporcionarle aire solo a ella. Así, cuando sale de la habitación se apaga.

La tecnología ya está dando pasos agigantados para conseguir mejorar la sensación de calor pero disminuyendo el impacto medioambiental, porque cada paso a la sostenibilidad es necesario.

Foto | Embr Labs

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios