Publicidad

Las posturas sexuales más buscadas en Google por los españoles con las que inspirarte en tus noches de pasión

Las posturas sexuales más buscadas en Google por los españoles con las que inspirarte en tus noches de pasión
Sin comentarios

Al igual que se nos agotan las ideas sobre qué película ver o qué serie seguir con tu pareja, en el sexo también podemos vernos sobrepasados por la rutina y la monotonía y terminar haciendo siempre lo mismo.

Incluir juguetes sexuales para nuestras relaciones de pareja, probar sitios nuevos para hacerlo o practicar con algo nuevo, pueden ser la solución. Y en eso Google puede servirnos.

Quizá las nueve posturas más buscadas nos ayuden a inspirar nuestras noches de pasión en casa, así que hemos averiguado cuáles son las más investigadas en este buscador por los españoles.

La postura del perrito

Es la favorita de muchas parejas y una de las más sencillas de realizar. Consiste en que uno esté a cuatro patas y el otro penetre desde atrás. Es ideal para estimular el punto G y puedes probar diferentes versiones: la persona que está a cuatro patas puede tener las piernas separadas (con sus piernas entre ellas) o juntas (entre las piernas de quien penetra), y la persona que está detrás puede además recostarse sobre quien está a cuatro patas para por ejemplo, estimular sus pechos.

El misionero

Pecado Original

Es quizá la postura sexual más clásica y una de las más conocidas. Uno está boca arriba sobre la cama recibiendo la penetración y otro boca abajo sobre ella, cara a cara. Existen variantes como por ejemplo que la persona boca arriba abrace con las piernas el cuerpo de su pareja, o usar una almohada bajo las lumbares de la persona que está boca arriba para elevar sus caderas. De esta forma el pene aumenta el roce con las paredes vaginales y se estimula más el punto G.

La postura de la flor de loto

No, no necesitas hacer yoga para practicar una de las que podrían ser las posturas más románticas en el sexo. La has visto cientos de veces en el cine y según Lori Buckley, terapeuta sexual autora de 21 Decisions for Great Sex and A Happy Relationship, está pensada para que la mujer reciba todo el placer.

Es una versión ligeramente modificada de la clásica postura de la Amazona, solo que esta vez el hombre tendrá las piernas cruzadas, como si estuviera en la clásica postura de meditación, y la mujer se coloca encima abrazando con sus piernas las caderas del hombre. De esta forma es ella quien domina la situación y quien controla la penetración balanceando su cuerpo.

La postura de la cuchara o spooning

Es conocida por ser una postura de dormir en la que el cuerpo de ambos se acoplan, tumbados de lado y con la espada de uno apoyada sobre el pecho del otro. Pero también es una placentera postura sexual.

Es muy cómoda para que la persona situada detrás estimule el cuerpo de la persona que está delante, desde los pezones al clítoris. Tiene acceso a prácticamente todo el cuerpo de su pareja. La penetración no es tan profunda como con la postura del perrito, por ejemplo, pero al tener las piernas cerradas durante la misma, resulta muy estimulante.

El 69

Lo mejor de esta postura es que podréis practicar sexo oral el uno al otro y a la vez. La clave es tu cabeza estará sobre sus genitales y la suya sobre los tuyos. Uno de vosotros se pone boca arriba en la cama y el otro se coloca encima, cada uno con la cabeza sobre los genitales del otro. Y se practica a la vez sexo oral, ya sea felación o cunnilingus.

La postura “estrella de mar”

Imagina una estrella de mar. Y ahora imagina lo que sería si lo aplicamos al cuerpo. Abierta de piernas y de brazos y prácticamente inerte. La persona que adopta esta postura se coloca boca arriba en la cama y se deja hacer, ni más ni menos.

La postura de la tortuga

Esta postura es una variante de la postura del perrito. Partiendo de la misma posición a cuatro patas, la persona que recibe la penetración no se apoya en sus manos sino en sus hombros. De esta forma el ángulo de sus caderas deja de ser recto, ya que la línea de la espalda baja hasta la cama, y sus brazos abrazarán los muslos por detrás, quedando a merced de la persona que penetra, que manejará el ritmo por completo.

La postura de la mariposa

Esta postura es una variante de la postura de la L, de la que ya te hablamos. La posición de partida es esta: la mujer o la persona que recibirá la penetración se tumba sobre una superficie elevada (una mesa, por ejemplo) y coloca su pelvis al borde de la misma, mientras la persona que va a penetrar se coloca de pie frente a ella. Los tobillos de la persona que está tumbada se colocarán sobre los hombros de la persona que está de pie, y elevará las caderas hasta colocarlas cara a cara con las caderas de su pareja.

Físicamente es mucho más exigente que otras posturas, pero permite una mayor profundidad en la penetración y las manos quedan libres para estimular cualquier parte del cuerpo y aumentar así el placer.

El helicóptero

Es solo apta para los más valientes por el esfuerzo físico que supone. Incluso podríamos decir que es casi una acrobacia sexual. Consiste en que la persona con pene se coloque boca arriba en la cama por ejemplo y la persona que recibirá la penetración se ponga de cuclillas sobre ella. Apoyándose en los talones, la persona que se sitúa arriba da vueltas sobre el cuerpo de él conservando el pene en su interior. ¿Te atreves?

Fotos | Amor y otras drogas, ¡Átame!, Giphy

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios