Objetivo 2021: dejar de pensar en el sexo como penetración (bye bye coitocentrismo)

Objetivo 2021: dejar de pensar en el sexo como penetración (bye bye coitocentrismo)
Sin comentarios

“Si no te la meten no es sexo.” Cuando comenzaba a tontear con mi sexualidad tenía la idea en la cabeza de que sin que se produjera ese momento, no había sexo. Para mi yo adolescente todo se enfocaba ahí porque durante muchos años la penetración fue lo único que importó.

En el cine, en las series y en el imaginario de muchas personas aún se asocia el sexo únicamente como ese momento, aunque por suerte cada vez hay más ficciones como Sex Education que nos enseñan la realidad de la sexualidad.

La sexóloga Mamen Jiménez ya nos explicó en este tema que ​​"el modelo sexual actual sigue teniendo como estrella al coito, hay otras muchas vías de disfrutar de nuestra sexualidad sin que tenga que haber penetración”. Pues ya es hora de que deje de ser la estrella y se convierta en actor secundario. Estamos en 2021 y el objetivo antes de que termine el año es que ese pensamiento desaparezca y que dejemos de pensar en el sexo solo como el “momento penetración”.

¿Sexo sin penetración? Sí, por favor

Los succionadores de clítoris han sido clave para que empecemos a ver que el sexo es mucho más. Para las mujeres con vulva ha sido un paso adelante para el placer y una forma de demostrar que podemos disfrutar sin meternos nada en la vagina (y mucho). El “descubrimiento” del clítoris ha dado paso a que se conozca el mapa completo de la vulva.

No necesitamos el “coito” para alcanzar un orgasmo. La penetración puede ser placentera, sí, pero eso no significa que sea el único sexo posible. La masturbación, propia y ajena, es una práctica sexual absolutamente maravillosa y sí, es sexo. Dejarte tocar por otra persona es algo tremendamente erótico si quien toca sabe lo que hace (zero drama que aquí te explicamos con todo lujo de detalle como convertirte en pro masturbando a tu pareja).

Movimientos como el peaking se están poniendo de moda y métodos como el karezza nos enseñan que sin penetración (y sin orgasmo) también hay placer.

El coitocentrismo, un concepto para dejar atrás

Mamen Jiménez también afirmaba en su tema de "El placer más allá del coito" que gracias al modelo sexual imperante la penetración se ha hecho la reina de la sexualidad, y que lo demás (que es mucho) ha pasado a segundo plano. 

Pero en realidad no es algo secundario ni un “entretenimiento previo”. Es placer, y el placer siempre es bienvenido. El coitocentrismo nos ha perseguido durante años y pone toda la atención en un pene.

Pero estamos empezando a despertar. Según este estudio solo 3 de cada 10 mujeres alcanzan el orgasmo solo con penetración, y el 61% afirma que le resulta más fácil llegar al orgasmo a través de la estimulación del clítoris.

Nos toca meternos en la cabeza que el sexo lo engloba todo, desde el petting que tanto nos gustaba siendo adolescentes hasta la masturbación, pasando por cualquier práctica sexual que se nos ocurra (BDSM, juegos de roles, masajes eróticos…).

La palabra sexo no puede ser sinónimo de coitocentrismo. Debe transformarse de una vez por todas en algo mucho más global porque cualquier tipo de placer, se obtenga como se obtenga, es sexo.

Fotos | Malvestida en Unsplash

Temas
Inicio