Cómo gestionar las diferentes aptitudes de nuestros hijos sin darle a uno más importancia que a otro

Cómo gestionar las diferentes aptitudes de nuestros hijos sin darle a uno más importancia que a otro
Sin comentarios

La vida como padres no es precisamente un camino de rosas. Según nos introduce la psicóloga experta en maternidad Sofía González, tener hijos nos obliga a revisar ciertos aspectos de nosotros mismos para poder afrontar la crianza. Durante la misma, nos encontramos con obstáculos que nos cuesta encontrar.

¿Qué ocurre cuando un hijo destaca en ciertos aspectos por encima de otros? ¿Cómo podemos los padres gestionar las diferentes aptitudes de cada uno de ellos sin darle a uno más importancia que a otro?

La psicóloga expone que hemos de reparar en el tema de los 'favoritismos' y en cómo afecta esta situación a los demás, incluso al hijo que lo sufre. Por poner un ejemplo, un niño superdotado, o especialmente brillante en los estudios, podría provocar un tsunami en el resto de la familia si no tenemos cuidado. ¿Por qué? Exigiremos lo mismo (o más) a los niños que lleguen detrás; obligándoles en cierta manera, aunque sea desde el subconsciente, a cumplir esas expectativas.

Como consecuencia, podrían desarrollar falta de autoestima, problemas de adaptación o desarrollar una personalidad introvertida. Hablamos con la experta para dar con las claves a tener en cuenta para todos nuestros hijos se sientan igual de especiales:

Prueba a dedicar tiempo a cada uno por separado (busca espacios y momentos a solas)

Captura De Pantalla 2021 03 23 A Las 12

Cada hijo debe tener su espacio y ocupar un lugar diferente y especial en el corazón de sus padres. De esta manera, les daremos el tiempo que necesitan para compartirnos sus vivencias, preocupaciones o intereses, y podremos conocerles mejor, priorizar y saber qué necesita cada uno.

Cada niño requiere unas necesidades específicas, de ahí la importancia de dar a cada hijo lo que necesita

Tenem

Cada niño es diferente y eso requiere unas necesidades específicas para cada uno: "Tratarles y educarles igual podría no ser la mejor estrategia", advierte Sofía González.

"Los padres debemos empezar por aceptar las distintas relaciones que establecemos con cada uno de nuestros hijos. Cada niño es único, al igual que lo son nuestras relaciones con ellos. Seguramente serán mejor con unos que con otros, pero esto puede variar con el tiempo y no debemos sentirnos culpables", asegura.

Es interesante que se valoren y reconozcan las diferentes aptitudes de cada uno

Ninos

Valora las diferentes aptitudes de cada uno de tus hijos y no te fijes sólo en sus errores o dificultades. Ensalza su potencial: "Cuando la diferencia entre los hermanos es 'abismal' en materia de estudios, deporte o factores psicológicos como la autoestima, por ejemplo, busca una virtud única en cada uno de ellos, que le haga diferente al resto, y remárcalo".

Trasladar a tus hijos que es lógico que existan diferencias (y está bien que así sea) es sumamente positivo

Pide Ayuda

"Es cierto que cada hijo es un mundo, ¡y menos mal!", nos cuenta Sofía. Es importante que ellos mismos también sean conscientes de estas diferencias y no lo vean como un factor negativo, si no todo lo contrario. "Los niños construyen un personaje desde pequeños para ser aceptados o queridos por sus padres. Hemos de trasladarles la idea de que les querremos igual sean como sean. Con toda su esencia, con su defectuosa y maravillosa personalidad", recalca.

También recalca el tema de evitar las comparaciones: "Cada hijo posee sus puntos fuertes y débiles, como todo el mundo. En este sentido, compararles cuando aún son pequeñitos podría minar su autoestima".

Prueba a contar con todos para dudas o sugerencias

Wes

"Este es un error muy común en el que solemos caer muchos padres ya que normalmente preguntamos al hermano mayor", sostiene la psicóloga. Por eso, nos anima a contar con la opinión de todos para tus dudas o sugerencias, incluso aunque sean pequeños y no entiendan lo que estás preguntando. Les ayudarás a sentirse parte de la ecuación.

Si lo necesitas, puedes pedir ayuda profesional

Pedir ayuda a un ser querido o recurrir a ayuda profesional es siempre una opción estupenda para poder manejar las crisis vitales. "Es lógico que los padres busquemos ayuda fuera cuando nos vemos desbordados con la tarea de criar a nuestros hijos. Pedir ayuda es de valientes", concluye la experta en maternidad.

Fotos 'Los Tenenbaums, una familia de genios', de Wes Anderson (2001)

Temas
Inicio