Publicidad

Malos tiempos para el diseñador Hannibal Laguna

Malos tiempos para el diseñador Hannibal Laguna
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Son malos tiempos para el diseñador Hannibal Laguna y sus trabajadores. Ayer leía en el edición online del periódico El Mundo de la Comunidad Valenciana una triste noticia: el taller que tiene el diseñador en Alicante se está quedando sin materiales. Para hacer frente a diferentes pagos le están embargando las máquinas de coser y vestidos de su últimas colecciones.

Siete sentencias judiciales obligan al diseñador a pagar indemnizaciones de entre los 12.000 y 28.000 euros a sus costureras. Hannibal Laguna es al parecer insolvente y por esa razón los juzgados han realizado el embargo de sus materiales de trabajo, es la única manera de que sus trabajadoras cobren el dinero que les pertenece por sus nóminas. De momento el diseñador no ha pagado ninguna cantidad. Los abogados de Hannibal Laguna argumentan que no han pagado lo que deben porque no tienen pedidos, pero los propias empleadas demostraron que el diseñador tiene pedidos listos para enviar a diferentes lugares del mundo y aún sigue desfilando en Madrid.

Según las sentencias a las que ha tenido acceso el periódico El Mundo los jueces dictaminan lo siguiente:

"A nadie puede obligarse a trabajar con la inseguridad e incerteza de si cobrará o no su salario, en qué fecha y de acuerdo a qué pautas o caprichos"

Los problemas económicos de Laguna salieron a la luz cuando un grupo de trabajadoras denunció al modisto por dejar de pagar sus salarios, en algunos casos, según refleja El Mundo, durante más de un año. Una situación insostenible para sus empleadas. Los jueces resolvieron los contratos e indicaron las indemnizaciones que debía cobrar cada trabajadora. Las empleados han tenido que sortear diferentes obstáculos debido al conglomerado de sociedades que conforma la marca Hannibal Laguna, aunque los jueces dicen que todas forman parte de una misma empresa.

De momento se han embargado las máquinas de coser del taller, valoradas en 4.000 euros, 30 vestidos apenas valorados en 200 euros y el embargo de una cuenta bancaria con menos de 180 euros. También se ordenó la entrada en un apartamento del modisto pero se encontraba alquilado por lo que no pudieron embargar ningún bien.

Esperemos que las empleadas del diseñador puedan cobrar todo lo que se les debe lo antes posible y que situaciones así no se vuelvan a repetir. Por supuesto, también esperamos que el diseñador pueda levantar cabeza y seguir diseñado sus colecciones sin deuda alguna.

Vía | El Mundo En Trendencias | Frimousses de Créateurs, muñecas de lujo vestidas por los mejores diseñadores para un fin solidario En Trendencias | El vestuario de la película Diana: sofisticada sencillez

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios