Publicidad

Rodarte en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008

Rodarte en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace poco más de un año que Rodarte aparecía en Vogue como una de las firmas de moda estadounidenses más prometedoras del momento. Sus diseños vaporosos, románticos y cuajados de volantes conquistaron a una parte de la crítica especializada, y consiguieron el rechazo de otra parte importante. Anna Wintour ha sido un gran apoyo para las hermanas Mulleavy desde que comenzaron, sin embargo parece que no todo el mundo tiene tan claro su talento.

Pesonalmente me ha gustado mucho más esta colección que la anterior. Aunque es cierto que, a pesar de ser una marca joven, ya han presentado cuatro colecciones en Nueva York, y sus diseños se codean con los de los grandes sobre la alfombra roja, así que esperaba algo más de repertorio y una idea más clara de qué tipo de colección querían hacer.

En la colección que han presentado esta semana, el juego de volúmenes ha sustituido, aunque no del todo, a los volantes verticales, y los trajes de día cobran más protagonismo que los vestidos para fiestas. O puede que no, porque ¿a qué clase de evento puede llevarse uno de los trajes de arriba? Para ir a trabajar no parecen muy adecuados, ni muy cómodos, y resultan excesivos para cualquier ceremonia o reunión que tenga lugar antes de las seis de la tarde.

La idea de Laura y Kate Mulleavy para Rodarte sigue siendo la una firma más cercana a la costura que al prêt-à-porter. Los trajes de chaqueta, muy poco comerciales, y el abrigo negro del principio (primer bloque de fotos) son muy bonitos. Me gusta esa idea barroca y romántica que tienen de la moda. Sin embargo, la falta de coherencia entre los diseños, que parecen ir de un estilo a otro sin un rumbo muy definido, y algunos fallos de factura, impensables en prendas de Oscar de la Renta, el couturier por excelencia de la Gran Manzana, juegan en contra de las californianas.

Rodarte OI07 a

El efecto final acaba siendo un conjunto de vestidos y trajes, algunos muy bonitos, como el gris claro con un solo tirante que lució Jessica Stam sobre la pasarela (último bloque de fotos), otros no tanto, y otros sencillamente feos, como el cruzado en marrones y volantes que sacó Irina Lazarescu (tercer bloque de fotos), la única modelo que no iba peinada como las demás.

Vía | nymag.com Sitio oficial | Rodarte En Trendencias | Arranca la New York Fashion Week con Miss Sixty Red Dress Collection 2007, la moda contra los problemas cardíacos Lacoste en la Semana de Nueva York Otoño-Invienro 2007/2008 Diane von Furstenberg en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Oscar de la Renta en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Carolina Herrera en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Marc Jacobs en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 DKNY en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Michael Kors en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Anna Sui en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Alice Temperley en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008 Marchesa en la Semana de Nueva York Otoño-Invierno 2007/2008

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir