Hasta Ikea ha comprado contendores y fleta sus propios barcos: los problemas de desabastecimiento con los que lidiaremos de aquí a Navidad

Hasta Ikea ha comprado contendores y fleta sus propios barcos: los problemas de desabastecimiento con los que lidiaremos de aquí a Navidad
Sin comentarios

Nos acercamos cuesta abajo y sin frenos hacia la campaña de Navidad, o lo que es lo mismo: luces, decoración a tope de brilli brilli y nieve falsa... Pero, también, sinónimo de aglomeraciones, largas colas en zona de cajas y productos agotados. Este año, además, será por partida doble debido a la escasez y el desabastecimiento de varios productos en todo el mundo, tales como papel, material de construcción, microchips… Este es el pronóstico que se espera.

¿Por qué las compras navideñas serán complicadas este año?

Según los expertos, la situación de escasez y desabastecimiento que se vivimos actualmente se debe a que todavía no nos hemos recuperado de la crisis económica del coronavirus. En marzo de 2020, al poco de que la OMS declarara la pandemia, ya publicamos en Trendencias que el cierre de fábricas en China podría acabar traduciéndose en una reducción de stock de las marcas que haría que las colecciones de invierno se vieran afectadas.

Finalmente, lo que ha sucedido, tal y como explica la cadena de televisión británica BBC, es que las restricciones y cierres de puertos provocados por las nuevas cepas de la Covid han hecho que cientos de miles de contenedores en Occidente no hayan podido volver al continente asiático después de entregar sus mercancías. Estos retrasos en las entregas disminuyen la disponibilidad de contenedores, lo que encarece su precio y aumenta el del transporte. Por desgracia, no se espera que esta situación mejore hasta mediados de enero del año que viene por lo que las compras navideñas pueden complicarse.

Arturo Rey 5yp83rhafga Unsplash

Además, al problemas de los contenedores y el transporte marítimo habría que sumarle una crisis de la energía necesaria para la producción de cualquier producto. Y es que los precios de la luz son tan elevados que, muchas veces, a las empresas no les compensa fabricar. De hecho, China sufre actualmente la peor escasez de energía de su historia reciente debido a la subida de los precios del carbón, el aumento de la demanda de electricidad y la aplicación de estrictas medidas medioambientales para reducir las emisiones de carbono.

Mientras el resto del mundo acelera cada vez más en la demanda de productos, el gigante asiático continúa con sus políticas proteccionistas haciendo acopio de materias primas y componentes electrónicos con el fin de autoabastecerse. Las grandes industrias manufactureras son las principales afectadas.

En total, el 44% de las industrias del país están afectadas y, sobre todo, las fundiciones de aluminio y los productores textiles, que ya han recibido la orden de reducir sus actividades y, hasta de cortarlas por completo. Las fábricas que suministran a multinacionales como Apple y Tesla se encuentran entre las que se han visto afectadas, poniendo en riesgo las cadenas de suministro en plena temporada alta de productos electrónicos.

Ikea ha sido otra de las firmas en la que los clientes ya han podido notar las consecuencias de la situación anteriormente descrita. Tanto es así que la tienda de muebles sueca ha reconocido "interrupciones en la cadena de suministro" y se sabe que ha comenzado a fletar sus propios buques y a comprar sus contenedores para sortear las dificultades en el transporte marítimo.

Además, han confirmado a Trendencias, estar "explorando oportunidades para aumentar la oferta de productos procedentes de Europa" y estar "centrados", por un lado, en asegurar la disponibilidad en sus productos más vendidos y, por otro, "en garantizar la de los productos más relevantes de la temporada o momentos especiales en el año, tanto en tiendas físicas como en la compra online".

¿Qué productos tienen mas riesgo de escasear y encarecerse esta Navidad?

La OCU ha alertado que productos como la leche, los huevos o las carnes ya experimentaron una subida por encima del 5% a mediados de septiembre. Así, comprar un kilo de pollo cuesta ahora un euro más que hace unas semanas. Productos como el solomillo, el cordero o el entrecot han subido hasta tres euros.

Se vienen unas navidades atípicas en lo que alcohol se refiere, desde hace meses, las distribuidoras llevan registrando falta de marcas conocidas como Absolut, Beefeater, Jameson o Seagram's. Aunque también ha salpicado al vino y al champán. Los fabricantes están teniendo dificultades para embotellar porque les están empezando a faltar materiales como vidrio, tapones de corcho y etiquetas.

Con la vuelta a la “normalidad”, la demanda se ha disparado y no ha habido una previsión de que esto podía pasar ya que durante la pandemia las fábricas rebajaron su nivel de producción o la pararon completamente. Muchos de estos envases se hacen en China y allí los están usando para su consumo propio, lo que hace que no quede para Occidente.

Jeshoots Com Xgthjc Qnjm Unsplash

Por otro lado, la crisis de los semiconductores está afectando a industrias de todo tipo pero, sobre todo, ha provocado la falta de abastecimiento de piezas en el sector automovilístico. Además, metales como el cobre y el aluminio han subido más de un 50% y el níquel lo ha hecho en un 40%. Esto se ha traducido en una escasez de componentes en el mercado de las bicicletas y de los vehículos de dos ruedas sin motor.

Se sabe que la menor producción de estos chips va a afectar a esta campaña navideña porque también se emplean en juguetes y aparatos electrónicos que forman parte de lo que se llama el Internet de las cosas. Incluso Toshiba ha afirmado que la escasez de microchips se extenderá hasta 2023.

El año de las experiencias

Según las últimas predicciones de Salesforce, esta Navidad los consumidores gastarán más, pero comprarán menos productos. Esto se deberá a que los precios se elevarán un 20%, debido a la crisis que sufre la cadena de suministros a nivel global.

Enrique Mazón, Regional Vice President Commerce de Cloud Spain, señala al respecto que “Todo hace presagiar que los consumidores de todo el mundo adelantarán las compras navideñas, debido a los retrasos en los envíos del año pasado”.

Uno de los mayores retos del año pasado fueron los retrasos en las entregas a los clientes. Si bien, aunque la preocupación persiste este año, es mucho menos generalizada a pesar de todo. Al menos según prevé Salesforce con un descenso del 94% en los pedidos con riesgo de retraso (es decir, 40 millones de paquetes en todo el mundo frente a los 700 millones del año pasado). Eso sí, esto hará que muchos compradores opten por la compra anticipada estas Navidades.

Aunque los canales de compra seguirán siendo múltiples, los clientes empiezan a volver a los espacios físicos para adquirir productos de consumo. Además, apostar por fabricantes españoles puede ser una forma muy eficaz de conseguir los productos que necesitemos sin problemas.

Freestocks Pxm8aejbzvk Unsplash

También se apostará por regalar experiencias. Entre ellas, tres se perfilan como las más demandadas: la aventura, para consumidores interesados en bienes y servicios al aire libre y la acción; lo social, para quienes buscan conexión emocional; y, finalmente, el lujo con todas las experiencias de exclusividad que conlleva.

Fotos | Unsplash

Temas
Inicio