Publicidad

Cada vez que compras una camiseta de Frida Kahlo, sea de la marca que sea, este empresario español gana dinero

Cada vez que compras una camiseta de Frida Kahlo, sea de la marca que sea, este empresario español gana dinero
1 comentario

Publicidad

Publicidad

En vida, Frida Kahlo dijo sobre las flores que reproducía con oleos sobre el lienzo, que las pintaba para que así no murieran. Algo que paradójicamente es lo mismo que acabó consiguiendo para sí misma con su obra.

Porque no cabe duda de que 65 años después de su muerte, Frida está más viva que nunca. No solo es una de las artistas mejo valoradas actualmente, la mexicana también se ha convertido post mortem en un icono del movimiento feminista y, por encima de todo, en un icono pop.

A pesar del tremendo dolor que supuran sus cuadros y las cotas de oscuridad que pueden llegar a alcanzar hasta sus colores más vivos, Frida Kahlo es rentable como marca.

Para muestra un botón. Recientemente, Primark sacaba a la venta una camiseta con la silueta del rostro de la pintora y el lema: "Viva la Frida" que arrasaba en ventas. La cadena de moda rápida se sumaba con este diseño a otras como Mango, Stradivarius, Reclaimed Vintaged Inspired y una larga lista de firmas que en los últimos años han hecho caja con merchandising de la autora de La columna rota.

Frida Kahlo

Pero, dado que Frida Kahlo murió sin descendencia, ¿quién recoge los frutos de la explotación comercial de su imagen?

Hasta 2005, su sobrina Isolda Pinedo Kahlo tenía los derechos de comercialización del nombre de la artista. Sin embargo, según contó una portavoz de Frida Kahlo Corporations en una entrevista con El Economista el año pasado, En 2004 Isolda, a través de sus abogados, buscó colocar los derechos con el objetivo de obtener el máximo beneficio económico.

Fue entonces cuando entró en juego Carlos Dorado, un empresario gallego de nacimiento y venezolano de adopción, que a día de hoy es el apoderado de Frida Kahlo Corporation, la empresa que tiene los derechos de por vida sobre la artista y cuya mayoría de acciones son de una empresa de inversión.

Dorado ha admitido públicamente no saber quién era Frida Kahlo hasta poco antes de la compra que lo haría millonario. Así lo contó él mismo en un evento en 2007 con motivo del centenario del nacimiento de la artista mexicana:

Barbie Frida

"Un día, a mis oficinas de Miami, llegó a trabajar un empleado que llevaba una camiseta con la cara impresa de una señora horrorosa fumando un puro. ¿Y quién es esa mujer? Frida Kahlo, me contestó. ¿Y quién es Frida Kahlo? Después vi la película que hay sobre ella y me dije: ¡caray!, esta mujer tiene una personalidad de los mil demonios".

El empresario viajó a México para reunirse con la sobrina de Frida, crearon juntos la Frida Kahlo Corporation y, en 2005, tras convertirla en marca registrada, pasaron a manos del empresario los derechos sucesorios sobre la imagen, el nombre y la firma de la mexicana. La cifra que se pagó y todos los pormenores del acuerdo están protegidos por un contrato de confidencialidad.

Desde entonces, FKC ha comercializado la marca con acuerdos y colaboraciones con múltiples empresas como Converse, Mattel o La Perla.

Frida Kahlo

Entre algunos de los productos más estrambóticos que se han llegado a producir se encuentra precisamente una reinterpretación con cristales de Swarovsky de los corpiños que utilizaba la pintora para sostener su columna tras el accidente de autobús que sufrió a los 19 años. Los corsés de firma de lencería italiana La Perla, con un precio de 3.500 euros la unidad, se agotaron cuando salieron a la venta en 2006.

Aunque la rebeldía, el compromiso y el feminismo de Frida Kahlo se han usado como reclamo para vender todo tipo de productos. Desde Barbies, joyería, colonias y zapatillas, hasta botellas de tequila.

Teniendo en cuenta que Frida era oficialmente miembro del partido comunista y que, cuando murió, su féretro fue cubierto con la bandera roja de la hoz y el martillo, no parece muy probable que este uso de su legado contara con el beneplácito de la artista si pudiera pronunciarse.

Frida Kahlo

El propio Dorado se ha desmarcado de esta contradicción en entrevistas alegando que "eso era cosa de ella". Por lo tanto, parece que la Frida que vestimos en camisetas como las de Primark no es más que un producto que poco tiene que ver con la artista que la mexicana fue en vida. Habiéndose convertido, además, en un vehículo para enriquecer a empresarios sin un interés más allá de lo mercantil en la obra e ideas revolucionarias con las que Frida Kahlo consiguió enamorar al mundo.

fotos | Mattel, Instagram oficial Frida Kahlo.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir