Los gimnasios se trasladan a la calle por la pandemia: consejos para hacer ejercicio físico al aire libre en invierno y con mascarilla

Los gimnasios se trasladan a la calle por la pandemia: consejos para hacer ejercicio físico al aire libre en invierno y con mascarilla
Sin comentarios

El sector del deporte y el ejercicio físico fue uno de los más castigados por la pandemia el año pasado. Cierres generalizados, fuertes medidas restrictivas para evitar la propagación del virus y el temor a los espacios cerrados y mal ventilados han provocado una pérdida significativa de la facturación en el mundo del fitness. Ante la pérdida en masa de socios, a los gimnasios no les ha quedado más remedio que renovarse o morir. Así se presentan los días de entrenamiento en un mundo pandémico (e invernal) en el que "nueva normalidad" está dejando ser "nueva" para ser solamente "normalidad".

Así están las cosas para los gimnasios

Según el estudio Impacto Covid-19 en Instalaciones Deportivas realizado por la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas, los gimnasios tuvieron en 2020, de media, un 53% menos de facturación con respecto al año anterior. Además, determina también que en 2021 el 44% de este tipo de empresas tendrán que echar el cierre.

Así, muchas cadenas han decidido apostar por el fitness desde casa, de hecho, la encuesta mundial de tendencias de fitness para 2021 de la ACSM (Colegio Americano de Medicina Deportiva) plasma en su lista que la principal tendencia para este año es el entrenamiento online. La cadena Eurofitness es ejemplo de ello y ha dado acceso gratuito hasta junio a la plataforma Olimfit, que permite acceder virtualmente a más de 1.500 sesiones a la semana.

No obstante, todavía sigue quedando un pedazo del mundo que se resiste a ser virtual y hay centros que también han decidido adaptar su oferta de clases dirigidas a los requerimientos sanitarios. Es el caso de Clubs Claror en Barcelona, que ha ampliado los espacios de entrenamiento y sesiones en exterior y en ellos sus usuarios pueden encontrar máquinas de cardio y tonificación, zonas de peso libre, sacos, banca y ketbells.

En los centros deportivos de la Comunidad de Madrid, la normativa establece que se puede realizar actividad de interior de forma individual o en grupos de hasta 6 personas, todos ellos sin contacto físico y debiendo garantizarse una distancia de, al menos, 3 metros lineales entre cada subgrupo (de un máximo de 10 personas en total). Sin embargo, sí es posible reanudar la actividad de deportes de contacto y de combate al aire libre con uso obligatorio de mascarilla, eso sí, (salvo en aquellos casos que se encuentre exceptuada su utilización).

El pasado mes de octubre, Felipe Isidro, secretario general del Instituto Internacional de Ciencias del Ejercicio Físico y Salud, recomendaba a los gimnasios buscar "espacios y estrategias alternativas para poder operar mientras duren las medidas impuestas por las autoridades". De este modo, aprovechando la ventana que abre la normativa con respecto a los exteriores, hay gimnasios que han apostado por ampliar los espacios de entrenamiento al aire libre.

Entrenar al aire libre en invierno

El frío del invierno no tiene que suponer, ni mucho menos, un handicap para salir de las cuatro paredes de una instalación deportiva. De hecho, recordemos que mucha gente que practica algún deporte sin ir a un gimnasio, lo hace en la calle. Tal y como nos explican los expertos de Vitónica, lo importante es conocer los puntos débiles y la manera en la que el clima va a afectar al organismo y, en concreto, a los músculos.

La bajada de la temperatura afecta al calor y a la generación del mismo por parte del organismo. A la hora de salir a practicar deporte en invierno, los músculos se muestren más contraídos por el frío y esto hace que el riesgo de sobrecarga y lesión aumente. Para que el músculo comience a soltarse es necesario que calentemos antes de salir a practicar deporte al aire libre, así como practicar estiramientos y ejecutemos el movimiento que vamos a llevar a cabo para que los músculos entren en calor.

Forever21 97563728 165131991643741 4446289909028583204 N

La contracción muscular causada por el frío hace que el organismo tenga que aumentar por defecto su temperatura y que así los músculos se mantengan en perfecto estado. Este aumento de la temperatura corporal hará que el consumo de energía sea mayor. Por ello es importante que si salimos a practicar deporte al exterior nos alimentemos adecuadamente para conseguir la energía necesaria para mantener la temperatura constante.

Cómo vestirnos para entrenar al aire libre en invierno

En primer lugar, debemos tener en cuenta que abrigarse para la actividad deportiva no significa ponerse miles de capas encima para que no traspase el frío. Lo que realmente hay que hacer es ponernos unas tres capas. La primera no debe de ser de algodón, serán prendas técnicas, de tejido técnico, térmicas y transpirables que mantengan el calor y dejen que expulsemos el exceso y el sudor.

Nunca utilizaremos prendas de algodón, ya que se empapa y transmite el frío fácilmente. Lo mismo sucederá con el calzado, que debemos optar por zapatillas de invierno que nos permitan la transpiración y no dejen pasar frío ni humedad. Eso sí, debemos reforzar las zonas que alcanzan menos temperatura como las articulaciones, el cuello o la cabeza. Por ello podemos echar mano de guantes, rodilleras, tobilleras, calentadores de piernas y tobillos, bragas para el cuello, gorros... Estas prendas evitarán que perdamos calor y que disminuyamos la temperatura drásticamente.

Entrenar con mascarilla

Además de mantener la distancia de unos dos metros entre personas, tenemos que llevar mascarilla y la respiración con ellas resulta un poco más compleja. Aunque la norma admite el uso de "cualquier tipo de mascarilla, preferentemente higiénica y quirúrgica, que cubran nariz y boca", cuando salimos a correr o a hacer deporte, puede que estas mascarillas no sean siempre la mejor opción.

Para la Dra. Blasco, experta consultada al respecto por los compañeros de Vitónica, cuando la actividad es entre moderada e intensa, la mascarilla quirúrgica no vale. Los motivos, según indicó, son que "se mueve, la babeamos, se desplaza, etc., por lo que no nos da la seguridad que de ella se requiere". Por ello, la especialista recomienda que usemos una mascarilla deportiva ffp2 sin válvula.

crisitna pedroche

La rigidez de la mascarilla varía de unas a otras. La Dra. Blasco indicó que las semirrígidas tienden a ser las más cómodas. Esto se debe a que las que son muy blandas se nos pueden meter en la boca al respirar. Si elegimos una blanda puede ser recomendable que tenga disponibilidad de introducir un filtro, lo que la hará algo más rígida.

El uso de mascarilla ha sido objeto de gran debate desde que se inició la crisis sanitaria, uno de ellos aseguraba que el uso de mascarilla podría llegar a generar hipoxia, cosa que sabemos no es cierta. Sin embargo, sí había dudas algo más legítimas con respecto a su efecto en nuestro rendimiento...

Una investigación, publicada en International Journal of Environmental Research and Public Health, termina con ellas ya que determina que el uso de mascarilla durante la realización de ejercicio físico no afectaría a nuestro rendimiento, al menos en el caso de personas sin problemas de salud. Además, tampoco parece influir en los niveles de oxígeno muscular o sanguíneo. Ni siquiera durante la realización de ejercicio intenso.

Fotos | @xuanlanyoga, @forever21 y @cristipedroche.

Temas
Inicio