Compartir
Publicidad

El discreto encanto de Dries Van Noten

El discreto encanto de Dries Van Noten
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Grunge elegante, minimalismo barroco, femineidad masculina. Parece que el mundo se ha puesto de acuerdo en definir el trabajo de Dries Van Noten a base de oxímoros pero a veces el mundo de la moda funciona así, construyendo colecciones coherentes y mucho más comerciales de lo que parece a primera vista a base de conceptos contrapuestos.

carrusel 1

Este diseñador belga, nació en el seno de una familia dedica a los distintos negocios de la moda en 1958 en Amberes, epicéntro de la moda y las tendencias del país gracias a la Academia de Moda que se encuentra dentro de Academia Real de Bellas Artes y de la que Dries fue uno de sus alumnos más prestigiosos, y que es una verdadera cantera de talentos.

carrusel 2

Junto a cinco diseñadores más (Walter Van Beirendonck, Marina Yee, Dirk Van Saene, Dirk Bikkembergs y Ann Demeulemeester) forman el grupo llamado "Seis de Amberes", que aunque tienen poco que ver entre sí en cuestión de diseño y estilo fueron bautizados así por la prensa inglesa a finales de los años ochenta tras presentar en Londres sus colecciones en una feria con gran éxito, calando en gran medida esta denominación por la dificultad de pronunciación que tienen estos nombres flamencos.

Van Noten refleja esa formación artística en sus creaciones. Tiene un gusto exquisito para los estampados e incluso más para encontrar el equilibrio perfecto entre la mezcla de ellos. En ocasiones, sus trabajos han sido definidos como cerebrales, cuando en realidad son tremendamente sofisticados, y desprenden mucha sensibilidad hacia la búsqueda de la belleza aunque no siempre por los caminos más sencillos, en los que las prendas nunca oprimen el cuerpo y las siluetas a lo largo de su carrera buscan la comodidad y la elegancia con conceptos que en la mayoría de los casos funcionan perfectamente tanto para hombre como para mujer.

Sus desfiles oscilan enre las presentaciones contenidas, al igual que su saludo al final, siempre vestido de forma sencilla pero jamás en vaqueros, y las que consiguen ser casi instalaciones artísticas como cuando iluminó con velas el Duomo de Milán para la presentación de su colección masculina en 2008. Pero en 2004, para celebrar sus 20 años en el mundo de la moda y su desfile número 50, tiró la casa por la ventana. Además de publicar un libro recopilatorio de su trabajo llamado "Dries Van Noten 01-50 Golden Anniversary" creó una pasarela formada por una mesa de 140 metros de largo en la que los 500 asistentes disfrutaron de un banquete servido por 200 camarereros (el desfile completo pinchando aquí, aquí y aquí).

carrusel 3

A pesar de no pertenecer a ningún gran conglomerado de lujo poco a poco va expandiendo su negocio por todo el mundo. Además de vender en los mejores espacios multimarca ya tiene tiendas en París, Hong Kong, Londres, Nueva York o Tokio además de su tienda enseña, la situada en Amberes en un edificio de 6 plantas que es también centro de diseño, showroom. Como ocurre con otros grandes diseñadores, ha delegado gran parte de las responsabilidades económica de la empresa en su pareja, Patrick Vangheluwe, que lleva en ella desde 1987 para centrarse en el diseño.

Entre las características peculiares de la marca está su resistencia a entrar en el juego de presentar colecciones crucero o prefall, u otras líneas, y centra sus esfuerzos en las clásicas Primavera/Verano y Otoño/Invierno tanto de hombre como de mujer, o dar un protagonismo desmedido a los complementos, que suelen ser una buena fuente de ingresos para otras marcas pero que en esta solo supone un 10% de su volumen de negocio. Tampoco tiene perfume propio, aunque sí que acaba de inspirar uno a Frederic Malle.

alfombra roja

Su nombre no suele ser de los habituales en las alfombras rojas aunque dos actrices que sí son clientas habituales como Maggie Gyllenhaal y Cate Blanchett confiaron en él para los Oscar de 2008 y 2010 respectivamente.

La imagen de la mujer que proyectan sus desfiles difícilmente cabría en los tópicos con los que se suelen despachar las crónicas rápidas de los desfiles. No son mujeres dinámicas que buscan la sencillez y la comodidad para la vida moderna. Son mucho más que todo eso. Por eso quizás necesitemos definirlo a través de contrarios, para adaptarlo a los cerrados esquemas mentales con los que solemos funcionar y que Dries desmonta colección tras colección a la vez que lo convierte en objetos de deseo. Por lo menos en mi caso.

Fotos | Gtres En Trendencias | Dries Van Noten Otoño-Invierno 2012/2013: un viaje profundo al continente asiático En Trendencias | Fashion Films: ¿marketing, arte o simplemente humo?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos