Nueve alimentos que esconden más azúcar añadido de lo que piensas

Nueve alimentos que esconden más azúcar añadido de lo que piensas
Sin comentarios

Se ha descubierto que el consumo de azúcar en exceso tiene una relación directa con nuestra salud ósea, enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer e incluso se ha observado que puede estar relacionado con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Eso sin contar con que es uno de los mayores responsables de la obesidad actual, tal y como nos explican los expertos en nutrición de Vitónica.

El azúcar natural, presente por ejemplo en una manzana, no es igual que el azúcar añadido de un refresco, y nuestro cuerpo reacciona de diferente forma a cada uno de ellos.

Cuando hablamos de azúcar añadido lo hacemos de cualquier azúcar añadido de forma adicional en la elaboración de un producto, y con fines por ejemplo como la conservación o para mejorar el sabor de un producto. Puede añadirse en formato de sacarosa, glucosa, fructosa y otros muchos componentes, y son un tipo de azúcar libre.

El azúcar libre puede presentarse de otra forma, como un azúcar extraído del propio alimento y añadido después, como en algunos zumos de frutas. Al igual que ocurre con el azúcar añadido, el azúcar libre es perjudicial para la salud y ambos tienen efectos negativos sobre nosotros, y se esconden en muchos productos de nuestra cesta de la compra sin darnos apenas cuenta.

Es evidente que productos como los donuts o cualquier dulce, los caramelos y las chucherías, tienen azúcar añadido en grandes cantidades, pero hoy te contamos algunos alimentos con más azúcar añadida de lo que piensas, y que pueden tener un efecto muy negativo para tu salud.

Las bebidas vegetales

Brian Suman Vdbq Iiyvgy Unsplash

Los sustitutos vegetales de la leche pueden contener en muchos casos un alto porcentaje de azúcares añadidos, por lo que es vital revisar bien el etiquetado para localizar aquellas que tengan menos. En el caso por ejemplo de la bebida de almendras, la mayoría de las marcas contienen azúcares añadidos, así que si quieres reducir el consumo tendrás que evitarlas.

Puedes probar con la bebida de arroz, ya que casi ninguna de las que encontramos en el mercado contiene azúcares añadidos, o hacer tu propia leche de almendras en casa, con esta receta de Directo al Paladar en la que podremos controlar la cantidad de azúcar que añadimos.

Las galletas saladas

M Azharul Islam Rz K23zebz0 Unsplash

Si pensabas que solo las galletas de dinosaurios tenían azúcar o que cuando pone digestive estamos ante una galleta sin azúcar, estás tan equivocada como cuando piensas que las galletas saladas no son también azucaradas. Contienen menos azúcar, sí, pero siguen teniendo un aporte excesivo, además de muchas más calorías de las que imaginamos.

Algunas pueden contener hasta 7,1 gramos de azúcar por cada 100 gramos. Sustituye su compra por unas caseras, como estas galletas saladas crujientes de semillas y hierbas que nos proponen en Vitónica y que son ideales para acompañar un saludable dip de yogur.

Las barritas de cereales o barritas energética

Por mucho que pongan diet, light y demás palabras que tendemos a asociar con saludable (erróneamente), las barritas de cereales suelen tener un alto porcentaje de azúcares añadidos. Una buena forma de evitarlos es hacernos las barritas en casa o elegir una que especifique no tiene azúcares añadidos.

Las salsas preparadas

Caroline Attwood Uamwbq Wjng Unsplash

Desde el ketchup hasta la salsa teriyaki pasando por mayonesas, salsas para ensaladas como la salsa césar o vinagretas. Las salsas que venden en los supermercados son casi siempre, una mala elección si queremos reducir el consumo de azúcares añadidos. ¿Lo mejor? Hacer las salsas en casa para evitar ese exceso de azúcar.

El pan de molde

Volvemos de nuevo a la trampa de los integrales o bajos en grasas: cualquier pan de molde tiene más azúcares (muchos más) que una hogaza de pan de masa madre, por ejemplo. No es tan sano como puede parecer y es fácilmente sustituible en cualquier comida, hasta si hacemos un sandwich. Eliminarlo por completo de la dieta es evitarnos un alimento con muchos azúcares añadidos.

Los cereales de desayuno

Desayunar cereales debería ser tu última opción si lo que buscas es empezar el día de forma saludable. La gran mayoría de los cereales tiene altas cantidades de azúcar añadido hasta cuando se trata de los bajos en grasas, como ocurre con las barritas energéticas.

Los zumos

Mateusz Feliksik Tmogarnogfs Unsplash

En general las bebidas envasadas, a no ser que indiquen lo contrario, tienen mucha cantidad de azúcar. Tanto las bebidas de cola como los tés fríos y hasta las bebidas isotónicas y energéticas. Lo mismo ocurre con los zumos, que suelen llevar azúcar añadido para mejorar su sabor.

El vinagre balsámico

El vinagre de Módena es una delicatessen, pero lo que compramos normalmente en el supermercado bajo el pseudónimo de vinagre balsámico no tiene nada que ver con el original italiano. El que se vende normalmente aquí tiene un alto porcentaje de azúcar, unos 15 gramos por cada 100, porque se trata de una mezcla de caramelo, vinagre y colorante, poco saludable aunque lo echemos en una ensalada.

Fotos | Rod Long, dhanya purohit, Brian Suman, Caroline Attwood, Nyana Stoica, Mateusz Feliksik, y M Azharul Islam en Unsplash

Temas
Inicio