Compartir
Publicidad
He viajado en dos ocasiones a Ciudad de México y esto es lo que recomiendo hacer allí
Viajes

He viajado en dos ocasiones a Ciudad de México y esto es lo que recomiendo hacer allí

Publicidad
Publicidad

Todo Ciudad de México es un paseo constante por la historia del país. Cada edificio, cada calle y cada escultura o construcción que nos encontramos, es un lugar o un homenaje donde la historia del país tuvo lugar. Perdernos por sus calles es perdernos por la historia, y encontrarnos a cada paso con un recordatorio de ella. 

He viajado en dos ocasiones a Ciudad de México y todavía me quedan infinidad de rincones y lugares que visitar. Se trata de una ciudad llena de contrastes, donde puedes respirar la historia, la cultura, la mezcla de razas y religiones. Es un viaje que te cambia por dentro y te acerca a ver el mundo desde otros ojos. 

Dónde alojarnos en Ciudad de México

Personalmente, tuve la suerte de poder alojarme en casa de unas amigas mexicanas, por lo que no tuve que hacer uso de hoteles. Sin embargo, durante mis visitas a la ciudad he entrado por motivos turísticos a varios hoteles, y es que muchos de ellos son verdaderas joyas arquitectónicas. Estas son algunas de las opciones que encuentro muy interesantes. 

  • Gran Hotel Ciudad de México: se trata de uno de los hoteles más emblemáticos de la ciudad, localizado en pleno Zócalo, con una arquitectura histórica. Cuenta con uno de los vitrales tiffany más conocidos del mundo que te impresionará nada más entrar. El precio es un poco más elevado de lo habitual, pero por la zona en la que se encuentra y el diseño, resulta más que merecido. 

 

  • Hotel Templo Mayor: con un estilo más tradicional y menos sobrio, el Hotel Templo Mayor nos ofrece amplias y luminosas habitaciones a un precio muy asequible y una decoración colorida que te hará ser consciente de que estás en México y una elegancia sobria sin excesos. Todo en un lugar muy céntrico de la ciudad. 
Hotel Templo Mayor4
  • Casa Anzures: en uno de los barrios más exclusivos de la Ciudad de México, encontramos la increíble Casa Anzures. Nos ofrece diferentes opciones de habitación y suites, desde las más clásicamente mexicanas, hasta otras con un estilo moderno. Elijas lo que elijas, no podrás evitar la sensación de calidez y confort que te invadirá al cruzar sus puertas. 

 

Qué ver en Ciudad de México

  • El Zócalo o Plaza de la Constitución es una de las zonas más importantes y visitadas del centro histórico de la Ciudad de México. Se trata de la segunda plaza más grande del mundo y en ella se encuentra gran parte de la historia mexicana. Desde el centro de la plaza y rodeándola podemos ver el Palacio Nacional, la Catedral de la Ciudad de México, el Edificio de Gobierno y el antiguo Palacio del Ayuntamiento. En el centro, la bandera mexicana más grande del país. Antes de la llegada de los españoles, donde ahora está el Zócalo había un islote, rodeado de agua, donde se encontraba el Templo (Pirámide) Mayor, cuyos restos todavía podemos visitar. Situada en el centro del Zócalo, todo en esa plaza te recuerda lo pequeños que somos los seres humanos comparados con la magnitud de nuestra historia y legado. 

 

  • Palacio Nacional: el Palacio Nacional no solo cuenta con uno de los claustros más impresionantes que podemos ver en el país, sino que dentro del mismo, subiendo las escaleras del Palacio, podremos encontrarnos con los enormes murales que pintó Diego Rivera. En ellos cuenta la historia de México paso a paso. 
  • Catedral Metropolitana de la ciudad de México: Patrimonio de la Humanidad desde 1987, esta Catedral es uno de los edificios impresionantes que rodean el Zócalo. Se comenzó a construir en 1571 y se terminó en 1813. Todo en ella refleja la influencia católica de la llegada de los españoles al país azteca. Hay un detalle importante de esta Catedral y es que está construida sobre un suelo inestable (sobre arcilla blanda en ) y poco a poco ha ido hundiéndose, por lo que han sido necesarias obras de reconstrucción. 

 

  • La casa azul de Frida Kahlo: mi amor por Frida Kahlo no conoce límites y, por ello, la segunda vez que estuve en Ciudad de México no pude dejar pasar la oportunidad de acercarme al barrio de Coyoacán y conocer la Casa Museo de Frida y Diego. Allí nos encontramos con la casa donde creció Frida y después vivió con su amor eterno. Podemos pasearnos por las habitaciones de la colorida casa y encontrarnos con su cama con el espejo encima donde se dibujaba a sí misma cuando no podía mantenerse en pie, sus caballetes, el estudio donde trabajaba o la urna con forma de sapo (apodo con el que llamaba a Rivera) donde yacen sus cenizas. También pasearemos por delante de algunos de sus cuadros y entenderemos el alma imaginativa y llena de color de la artista mexicana. 

 

  • El Ángel de la independencia: en plena calle Reforma, situada en la glorieta más conocida de la ciudad,  se encuentra el Ángel de la Independencia emblema de la ciudad mexicana. Ni confirmo ni desmiento que, al verlo por primera vez, fuera consciente de estar en México y me pusiera a llorar. Se trata de un monumento a la independencia mexicana que se celebra con la representación dorada de la Diosa Niké. En las manos laurel, una corona y una cadena rota, representan la liberación de la esclavitud y colonización. Se trata de una parada obligatoria. 

 

  • Teotihuacán: las pirámides aztecas tienen su mayor muestra en Teotihuacán. Allí podremos encontrarnos de frente con la Pirámide del Sol y de la luna (las más grandes e importantes), así como con el Paseo de los Muertos, que guía el camino de una a otra. 

 

  • Palacio de Bellas Artes: escenario de obras de teatro y conciertos, el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México es una obra de arte en sí misma y, por ello, se considera monumento artístico desde 1987. Todo lo que tiene que ver con el arte pasa por este edificio. Su fachada exterior no te dejará indiferente, mientras que la guía por el interior te dará una magnitud del arte que se respira en la ciudad mexicana. 

 

  • Paseo de la Reforma: la avenida más importante y emblemática de la ciudad mexicana, recorriendo 14, 7 kilómetros. De esta manera, cruza por algunos de los puntos más emblemáticos de la ciudad. Recorriéndola entera no nos equivocaremos. Por el camino nos cruzaremos con numerosos monumentos y puntos clave, como la conocida Plaza Garibaldi donde los mariachis salen a cantar al anochecer. 
  • Zona rosa: la zona rosa de Ciudad de México es una oda a la diversidad. Una calle comercial que se ha vuelto emblema de la comunidad LGTQBI. Conocida por su vida nocturna, además de sus bares, hoteles, boutiques, sex shops, cafeterías y galerías de arte, es donde la modernidad más rezuma en la capital mexicana. 

Dónde comer 

Las opciones para comer o tomar algo en Ciudad de México son casi infinitas. Si nos acercamos a Reforma o a la Zona rosa tendremos infinidad de opciones de restaurantes y cafeterías. Estos son algunos de los sitios donde yo comí y volvería a repetir sin duda. 

  • La Gruta (Teotihuacan): tras ver las pirámides en Teohituacan podemos acercarnos a este pequeño restaurante escondido dentro de una cueva es lo que nos espera cuando lleguemos a La Gruta. Lo más especial de este restaurante no es solo su localización, sino la belleza tan mexicana que evoca. Con sus sillas y mesas de colores vivos y variados, el restaurante La Gruta nos permite disfrutar de platos típicos del país así como de especialidades más concretas como los tacos de escamoles (larvas de hormiga Liometropum apiculatum ) o los chapulines (grillos pequeñitos). Personalmente, los escamoles me resultaron un plato delicioso. 

 

  • Gran Hotel Ciudad de México: si no queremos/ o podemos pasar la noche en el Gran Hotel Ciudad de México, siempre podemos subir a su maravillosa terraza a cenar o tomar unas copas. Desde ella podemos disfrutar de todo el Zócalo visto desde arriba. Personalmente, fui a la terraza de este hotel de noche y la vista de la ciudad desde ella a esa hora de la noche, merece absolutamente todas las penas. 

 

  • Tacos de Canasta Los especiales: muy cerquita del centro de la ciudad ( Calle Francisco i. Madero 71) encontramos una de mis opciones favoritas para comer tacos tradicionales, de forma más rápida y menos elegante, pero absolutamente deliciosa. Se trata de una forma rápida y muy tradicional de comer tacos mexicanos 

 

  • P.F. Chang's: en el Paseo de Reforma, número 222 - os podéis hacer una idea de lo larga que es esta calle - se encuentra el restaurante chino P.F. Chang's. La realidad es que paramos en este lugar a cenar una de las noches que pasé en la ciudad, primero porque ya había comido toda la comida mexicana que se puede comer en 10 días y segundo porque tiene una terraza que da al Paseo de la Reforma que merece absolutamente la pena renunciar por una comida a los tacos y las enchiladas. Cenar rodeados de la vida nocturna de la urbe mexicana no tiene precio. 

 

Tours y excursiones

 

  • Free Tour por Coyoacán: uno de mis tours favoritos es el que recorre el barrio de Coyoacán. Este barrio me gusta especialmente porque parece que te adentras en un antiguo pueblo mexicano dentro de la enorme Ciudad de México, cosmopolita y moderna. Se trata de un barrio con innumerables detalles y este tour gratuito (pagas lo que consideres al final) te permitirá conocer la historia de cada uno de sus mágicos y pintorescos rincones, pudiendo pisar el mismo suelo que pisó Frida Kahlo mientras crecía - lo cual para mí es lo más -. 

Imágenes   |  Pexels, Hotel Templo Mayor

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio