“Solo pensé ‘mantente viva y vete’”: Brooke Shields se abre en canal para contar cómo la violaron con 20 años

“Solo pensé ‘mantente viva y vete’”: Brooke Shields se abre en canal para contar cómo la violaron con 20 años
Sin comentarios

Desde muy joven, Brooke Shields ha sido una mujer a la que se le ha juzgado por su físico. Podríamos pensar que como le ha pasado (y le pasa, mira a Selena Gómez) a muchas mujeres, pero el último capítulo que conocemos de su vida es una demostración más de la sexualización a la que fue sometida desde muy pequeña.

Su primera película fue en 1974, After the Fall. Tenía nueve años y pronto comenzaría a trabajar como modelo. Siendo una niña su imagen fue sexualizada por su madre, Theresia Anna Schmonn, que permitió que con 10 años se le hiciera una sesión de fotografía erótica que años después trató de solicitar legalmente su retirada. No sirvió de nada y se vendió al mejor postor.

Aunque una de sus películas más conocidas sea El lago azul que protagonizó con 15 años junto a Christopher Atkins, la película que le puso en el panorama llegó dos años antes. En 1978 protagoniza Pretty Baby, un drama que narra la historia de una niña que vive en un burdel de Nueva Orleans y que en su momento fue una película muy polémica. Su director Louis Malle la desnudó para su película y, sin haber dado un beso antes, la obligó a besar a Keith Carradine, 16 años mayor que ella.

Ahora la película con la que comenzó todo da nombre a su documental biográfico. Pretty Baby ha llegado al Festival de Sundance y en él, la actriz nos habla de lo complicado de su carrera y explica algunos momentos de su vida que han conseguido ponernos la piel de gallina.

Pretty Baby Brooke Shields

La violación que sufrió Brooke Shields con 20 años

El documental de Hulu se ha presentado para conmocionar al mundo porque en él, Brooke Shields confiesa que con 20 años fue violada. Era 1987 y la actriz estaba estudiando en la universidad. Su carrera se había quedado algo estancada y para retomar su carrera como actriz se puso en contacto con un productor en Los Ángeles para hablar de futuros proyectos.

Cenaron juntos y después, tal y como explica Brooke en el documental, se trasladaron al hotel en el que él se estaba alojando porque le dijo que le pediría un taxi desde allí. Pero lo que pasó en realidad es que ese momento fue el comienzo de la peor pesadilla de Brooke Shields. Él se abalanzó desnudo sobre ella como si fuera una escena de “lucha libre” tal y como explica Shields con lágrimas en los ojos.

Pensó en huir y gritar, pero por miedo a que la ahogaran decidió no resistirse. “Me congelé por completo. Solo pensé 'mantente viva y vete'. Y simplemente me callé”. Su guardaespaldas Gavin de Becker fue la única persona que supo lo sucedido y quien le dijo que el productor la había violado, pero durante años guardó silencio. Hasta ahora.

En el documental confiesa que se sintió culpable, algo que a menudo ocurre a las víctimas de abusos y violaciones. “Me decía 'no debería haber bebido en la cena, no debería haber subido a la habitación'”. En su cabeza no asumía este acto y años más tarde escribió a su agresor porque se cansó de ocultarlo. Éste ignoró la carta. "Simplemente quería seguir en el camino en el que ya estaba. El sistema nunca había venido a ayudarme. Por lo que solo me quedaba volverme más fuerte por mí misma".

Cartel Pretty Baby

La sexualización en Hollywood a las menores de edad

Aunque no ha dado el nombre de la persona que la violó, no podemos dejar de pensar en el movimiento #MeToo y en infraseres como Harvey Weinstein que durante años se aprovecharon de su situación de poder para abusar de mujeres como Brooke Shields.

Son muchas las mujeres que han dado su testimonio en el documental reflexionando sobre la sexualización infantil a la que Hollywood sometió a muchas actrices. Se habla incluso en el documental de que esa sexualización de las menores fue “una respuesta del patriarcado a la segunda ola del feminismo”.

La propia Brooke recuerda momentos tan turbios de su carrera como el vivido con Franco Zeffirelli, cuya película Romeo y Julieta ha sido denunciada 55 años después por abuso sexual infantil. Con él rodó Amor sin fin. En la película Zeffirelli le pedía fingir un orgasmo, pero ella era una niña y ni siquiera sabía qué era eso. Otro ejemplo que la actriz de lo vivido en Hollywood siendo menoe es en El lago azul, donde tuvo escenas de sexo que se usaron como estrategia de marketing.

Dl A02015246

De hecho la película se vendió como su propio despertar sexual, algo que contrasta con las declaraciones de su libro (del que ella misma afirma en el documental que no escribió ni cuatro líneas). En él se hablaba de su propia virginidad que mantuvo hasta pasados los 20 años, y aunque trató de mandar un mensaje a las mujeres, instándolas a no hacer nada si no se sentían preparadas, por sus declaraciones los conservadores vendieron la abstinencia y los que la consideraban un mito sexual, la tacharon de estirada.

Ahora, con 57 años Brooke Shields no tiene miedo de afirmar que Hollywood la rompió en pedazos. No es la única que años más tarde ha confesado algo así. Demi Moore lo explicaba abiertamente en su libro, por ejemplo. Solo esperamos que este abrumador testimonio de Brooke Shields sirva para dar voz a mujeres de todo el mundo.

Fotos | Shutterstock (Autor: AFF-USA/Shutterstock), Everett, Instagram @brookeshields

En Trendencias | Las mejores series y películas que se estrenan en 2023

Temas
Inicio