Compartir
Publicidad

Anatomía de la infidelidad: con quién engañamos a nuestras parejas

Anatomía de la infidelidad: con quién engañamos a nuestras parejas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Un amigo de toda la vida? ¿Tu vecino sexy? ¿O un total desconocido? Un estudio del Journal of Family Psychology desvela con quién engañamos a nuestra pareja. Pero ojo, no te creas todo lo que lees en Internet sobre infidelidad.

Sé infiel y no mires con quién

Así se titula una de las películas de Fernando Trueba, pero en eso se queda, en un título, porque la realidad parece ser otra: sí que “miramos” con quién engañamos.

Un estudio publicado por en el Journal of Family Psychology analizó las respuestas de más de 13000 norteamericanos con relaciones extramatrimoniales (entre los años 2006 y 2016). A todos ellos se les preguntó con quién habían sido infieles, dándoles a elegir entre las siguientes respuestas: a) un amigo íntimo, b) un vecino, compañero de trabajo, un viejo conocido, c) alguien que acababan de conocer, d) prostitutas, e) otros.

¿Cuál crees que fue la opción que más se señaló? Los resultados indican una clara preferencia por una de ellas, y puede que te sorprenda:

  • El 53,5% tuvo relaciones con un amigo íntimo
  • El 29,4% fue infiel con un vecino, un compañero de trabajo o un viejo conocido.
  • Con alguien casual o recién conocido: el 21%
  • Pagando por ello, el 7,9%
  • Y el 8% marcó la casilla de “Otros”. ¿No os da curiosidad saber quienes son “esos otros”?

Estos datos se corresponde con lo que suelo ver en consulta: la mayoría de los casos que llegan a mí por una infidelidad la tercera persona suele ser alguien del entorno cercano. Más contacto, más exposición, más oportunidades... al final lo que tenemos a mano es más fácil que salir a buscar a alguien nuevo.

Hay quien sugiere que el tras esta clara tendencia de elegir a alguien del entorno cercano está el hecho de que en muchas ocasiones además de una relación sexual estas personas buscan algo de intimidad, un mínimo de conexión con el otro.

¿Hay diferencias entre hombres y mujeres?

Tal y como indica el estudio, no hay diferencias significativas entre géneros en este punto: tanto hombres como mujeres tienden a ser infieles con personas que tienen cerca antes que con desconocidos.

Sin embargo entre aquellos que indicaron que su infidelidad había sido con un desconocido sí que encontramos porcentajes diferentes entre ellos y ellas: un 24% de media entre los chicos frente al 15% de las mujeres que manifestaron elegir a este tipo de personas en sus “canitas al aire”.

Pero, ¿qué consideramos una infidelidad?

Para unos la infidelidad es tener sexo con otra persona, para otros simplemente besarse con una tercera persona, algunos vivirían como una traición mucho mayor que la del sexo el hecho de que su pareja estableciera intimidad emocional con otra persona... y aún hay unos cuantos que consideran que hagas lo que hagas si es en otro país no cuenta como cuernos.

En realidad infidelidades hay tantas como parejas. Para ser exactos habría que afinar aún más y decir que se trata más bien de una definición casi personal. A pesar de que a priori sea un pacto realizado y acotado por los dos miembros de la pareja al final, en el momento del qué hacer, o de decidir si esto supondrá el fin de la relación, es uno, con sus ideas, su cultura y sus valores el que delimita el concepto.

Como terapeuta de pareja he de decir que lo ideal para que una relación tenga unos buenos cimientos es dejar muy muy claritas nuestras posturas al respecto y dejarlo pactado desde un primer momento.

“Pero si le digo a mi pareja que quiero tener sexo con otras lo mismo me deja”. Quizá lo que debas plantearte entonces es si quieres estar con alguien que no desea una relación abierta antes de dar por sentado el terrible “Bueno, yo digo que no pero luego haré lo que quiera”. Esa fórmula funciona poco y mal, supone una falta de respeto a tu pareja y un modelo de relación casi condenado a la extinción.

Hoy en día son cada vez más las parejas que deciden adoptar modelos abiertos de relación, swingers... Nadie está condenado a tener una relación monógama si no es lo que quiere. La clave está, insisto, en que sea algo pactado entre los dos miembros para que se viva como algo muy positivo en lugar de como un disparo al corazón.

¿Datos reales o excusas?

Internet está lleno de gatitos, porno… y artículos en los que se desglosan las señales y características del infiel. Que si la medicina es la profesión en la que más cuernos se ponen, que si los hombres con barba son más proclives que los afeitaditos (mal momento para las hipsters que busquen relaciones monógamas)...

Si hiciéramos caso a todo lo que dicen esas encuestas y estudios de dudosa fiabilidad, amigas monógamas que queréis vivir sin cuernos: nada de relacionarse con médicos barbudos, que tengan 29, 39 o 49 años, que vivan en la ciudad, a los que no les guste el Heavy metal y que tengan la voz grave. Hala, la mitad de la plantilla de Anatomía de Grey queda descartada.

¿Por qué digo “estudios de dudosa fiabilidad”? Muchos de ellos son realizados por empresas como webs dedicadas precisamente a poner en contacto a personas que quieran ser infieles, o encuestas que no tienen en cuenta el hecho de que muchas, muchas, personas no reconocerán jamás que son infieles o con quién lo son, estudios que carecen de método científico serio y claro, así sacan los resultados que sacan (los que les da la gana, para que nos entendamos).

Sí, poca seriedad para un tema que genera tanta curiosidad. Y yo me pregunto: ¿queremos saber qué hacen los demás para justificar nuestras conductas o tomar decisiones? Si es así, mal vamos, porque si hay algo que sabemos los terapeutas de pareja y sexólogos es que no existe “lo normal”, que lo que hacen muchos no tiene por qué valernos a nosotros y que compararnos con otros no tiene el menor sentido. Pero así somos los seres humanos.

Si quieres saber si tu pareja te es infiel...

Si quieres saber si tu pareja te es infiel no busques en Internet qué características tienen los infieles, no te obsesiones con estudios que dicen que los andaluces son los más infieles de España (y tu novio es Sevillano de pura cepa)... Esto no te va a servir para nada. Bueno, no te va a servir para nada positivo, lo que conseguirás es preocuparte, establecer hipótesis malignas (¡Me los pone, me los pone!) y pasarlo mal gratuitamente.

Si quieres saber si tu pareja te es infiel... pregúntaselo. Y si estás al inicio de una relación procura hablar abiertamente de tu opinión al respecto, de lo que quieres y de lo que esperas. No hay nada mejor que sentar unas buenas bases para saber a lo que nos atenemos.

Fotos: Beyoncé y Jay Z; Instagram de Beyoncé En Trendencias: ¿Podrías perdonar una infidelidad a tu pareja? https://www.trendenciashombre.com/chicas/podrias-perdonar-una-infidelidad-a-tu-pareja

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos