Compartir
Publicidad
Publicidad
Llevo años en un matrimonio abierto y así es cómo funciona
Sexo y Relaciones

Llevo años en un matrimonio abierto y así es cómo funciona

Publicidad
Publicidad

A pesar de que cada vez nos encontramos con modelos de relaciones más allá de la monogamia, ésta sigue siendo la reina entre las opciones. Otros tipos de relaciones, como las parejas abiertas, aún generan cierto resquemor social, y son muchos los que piensan que sí o sí acaban mal. ¿Qué pasa con los celos? ¿Dónde queda el compromiso? ¿Funcionan realmente? No son pocas las dudas que surgen en torno a este tipo de parejas. Hoy nos cuentan en primera persona cómo es en realidad tener una relación abierta.

Carol (nombre ficticio) y su marido llevan juntos desde la época de la universidad, hace ya más de 15 años. En ese tiempo se han querido, han comprado una casa, se han casado, han tenido una hija y… han estado con otras personas: ellos tienen una relación abierta.

¿Cómo es tener una relación abierta?

Probablemente tener una relación abierta es tan variable como tener una relación cerrada: no creo que haya dos iguales. En mi caso, consiste en tener la libertad de, con unas normas acordadas previamente, mantener relaciones sexuales, sentimentales o puramente de compañía íntima con otras personas. Tener la libertad de hacerlo no implica necesariamente estar todas las semanas con otros, que hay gente que lo confunde. Puedes estar meses sin quedar con nadie.”

Lleváis juntos muchos años. ¿Cuándo decidisteis que vuestra relación sería abierta?

Desde el inicio de la relación era algo que habíamos valorado. Ambos habíamos hablado de las “desgracias” reales que trae a veces la sociedad monogámica, y era algo que nos parecía absurdo a ambos. Hace unos años a mí me surgió una oportunidad con otro hombre y quise hacerlo bien: se lo propuse a mi marido y ambos estuvimos de acuerdo. Sentamos entonces las bases de cómo sería nuestra relación a partir de ese momento.

¿Cuántos años lleváis en total de relación? ¿Cuántos de pareja abierta?

Unos 11 años de pareja y unos 4 o 5 de relación abierta.

¿Hay normas... o todo vale?

En contra de lo que la gente cree sí que se basa en normas, por supuesto. Las nuestras son: 1. La familia es lo primero. 2. Sinceridad y confianza siempre. 3. Precaución y seguridad ante todo.

¿Cuál es el protocolo? ¿Cómo actuáis si una noche, por ejemplo, os surge un plan?

Normalmente son situaciones que se veían venir, es decir, sabíamos que podían ocurrir, así que lo planteamos de antemano, entre otras cosas por seguridad. Si surge de manera espontánea generalmente avisamos al otro, por ejemplo con un mensaje, por lo mismo. Pero sí, no hace falta consensuar nada, es simplemente un aviso por precaución.

¿Sientes que te reclama menos sexo cuando ha estado con otra? ¿Tú quieres menos sexo con tu pareja cuando estás con otro?

Sí, obviamente, cuando mi pareja está con otras, me avisa. ¿Qué clase de relación sería si no? Y realmente diría que para nada afecta negativamente ni por su parte ni por la mía a nuestro deseo por nuestra pareja el haber estado con otros. Más bien lo contrario: estamos más activos sexualmente y, además, nos sentimos libres y respetados y, por tanto, con mayor aprecio y deseo entre nosotros.

Tendemos a asociar fidelidad, lealtad, compromiso, amor… a las relaciones cerradas o monógamas, ¿cómo lo ves?

En esta relación el compromiso es absoluto, aunque ahora quizás más porque tenemos más objetivos en común desde que tenemos una hija. La comunicación es vital para que exista confianza y la confianza aporta estabilidad y tranquilidad: es la base de la libertad que nos permite hacer lo que queremos sabiendo que a priori nunca nos vamos a hacer daño. Diría que eso es lealtad y amor.

muchos candados

¿Y la fidelidad?

Para mi la fidelidad es honestidad y compromiso. Considero absolutamente natural sentirse atraído sexualmente por otra persona, e incluso llegar a enamorarte, sin que ello implique que ya no quieres a tu pareja. Con la pareja tienes un un proyecto de vida en común, es una persona a la que admiras y que te respeta y te quiere, eso es fidelidad y compomiso.

Quiero ser libre de disfrutar de la compañía de otras personas, pero eso no me va a hacer respetar y amar menos a mi pareja. Al contrario, sentirme libre me va a hacer estar más a gusto con él y saber que confía en mí como yo confío en él. Nuestra relación es más fuerte así.

Una de las principales cuestiones que generan escepticismo sobre la viabilidad de las relaciones abiertas es el tema de los celos. ¿Dónde quedan los celos?

Desde mi punto de vista, los celos son un síntoma de inseguridad de la persona que los siente. Pero la respuesta es sí, alguna vez tenemos celos, pero solo en alguna época en la que, por algún motivo, nos sentimos poco seguros o bien de nosotros mismos o bien de nuestra relación como tal. Hablando y reforzándonos como pareja y como personas se suele pasar.

(Nos ponemos un poco cotillas) Pero, ¿no te gustaría sentirte deseada en exclusividad? ¿No le ves ningún aliciente?

Pues no. No me parece normal que una persona me desee exclusivamente a mí (salvo quizás en una fase de enamoramiento inicial, como mucho). Sí me apetece, algunas veces, pensar que mi pareja es a mí a quien más desea, pero tampoco me parece imprescindible. La relación no es sólo deseo, ni es lo más importante. 

llaves colores

¿Cuántas parejas aproximadamente tienes al año?

Es demasiado variable como para poner una cantidad o hacer una media, pero diría que unas cuatro parejas al año. Tampoco tengo tanto tiempo libre (bromea).

Una relación abierta… ¿al sexo, o al amor? ¿Qué pasa si sentimos algo por otra persona?

Me ha sucedido recientemente. Tardé en darme cuenta y al principio me costó decírselo. Era una situación nueva para nosotros y no sabíamos cómo podía afectarnos. Fue difícil, porque ninguno de los dos lo había previsto. Primero intentamos probar a abandonar esa otra relación, pero eso afectó negativamente a la nuestra, así que poco a poco la fuimos incorporando a nuestras vidas como un elemento más, de nuevo respetando siempre las normas.

Encontes, ¿sigues con esa relación? ¿Qué opina "el otro"?

Sí, en este momento sigo con esa otra persona. Él (el otro) sabe perfectamente lo que hay y, de hecho, al integrar la situación en la relación hubo varios momentos en los que ellos dos hablaron para ver cómo nos sentíamos al respecto. El otro comprende lo que hay y acepta estrictamente las normas: entiende a la perfección que la familia es lo primero y que esto es una relación libre y accesoria, de la que disfrutamos mientras sea positiva.

¿Podríamos hablar entonces de poliamor o sigue siendo para ti una relación abierta?

No estoy acostumbrada a poner nombres y etiquetas, así que no sé si sería o no poliamor. En cualquier caso yo tengo una relación principal, digamos, y todo lo demás es accesorio. Me siento capaz de amar a dos personas simultáneamente, pero no de mantener una relación estable y duradera con un proyecto vital con más de una persona. Entiendo que, por tanto, hablaríamos de una relación abierta y no de poliamor. Aunque, ya te digo, desconozco exactamente la definición exacta del término y si me aplica.

¿Y alguna vez se ha dado el caso de que alguien (un tercero o tercera) se quede "enganchado" y quiera más? ¿Alguno no ha entendido vuestra dinámica?

Pues afortunadamente no. Realmente es algo que dejamos muy claro desde el principio, de manera que posiblemente si vemos algo que no nos gusta, echamos el freno antes.

¿Alguna vez has tenido miedo de que te deje por una relación monógama con otra persona?

Definitivamente no. Y, muy probablemente, ni mi pareja ni yo seríamos capaces de tener una relación con otra persona que no fuera abierta. O, si la tuviéramos, seríamos más infelices, y lo sabemos. Así que no, en absoluto.

Tenéis una hija, ¿qué sucedió cuando os planteásteis la posibilidad de ser padres?

Cuando decidimos tener hijos la clave fue mantener estrictamente las normas: siempre usamos protección con nuestras otras parejas sexuales, de manera que lo que hicimos es seguir así pero dejando de usar protección entre nosotros, claro. No tiene más.

¿Y durante el embarazo?

No sé si por casualidad o por causalidad, no se dio el caso de que yo tuviera relaciones sexuales con otra persona durante mi embarazo. Supongo que me ahorré plantearme mucho esa cuestión.

¿Tiene algún hándicap para ti este modelo de relación?

La inmensa mayoría son ventajas, ya que lo que otras parejas manejan como celos o cuernos, para nosotros son aspectos naturales de la vida. Lo único malo quizás es que en ocasiones tienes que inventar alguna excusa cuando uno de los dos sale de casa para ver a otra persona. Inventar excusas hacia terceros, digo, por ejemplo si la familia nos pregunta, o justo quiere quedar un día que uno de los dos tiene planes con otro/a. Y claro, eso implica mentir, realmente. No me gusta mentir.

Entonces, vuestra familia no está al tanto...

No, no nos parece relevante para ellos y la experiencia nos dice que, de momento, no es algo fácil de entender, así que les ahorramos la gestión de esa información a pesar de que implique tener que "inventar" algunas historias a veces, como decía.

¿Cómo definirías tu relación?

Yo la considero una relación normal, sana, en la que prima la comunicación por encima de todo y el respeto por el bienestar del otro, principalmente.

Le damos las gracias a Carol por su tiempo y por la claridad con la que nos ha contado cómo es tener una relación abierta.

Fotos: Pixabay.com

En Trendencias: Pon a tono tus orgasmos: 5 deportes y ejercicios que nos ponen en forma para el sexo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos