Seis cosas que no merecen tu tiempo y te hacen invertir energía desmedidamente

Seis cosas que no merecen tu tiempo y te hacen invertir energía desmedidamente
Sin comentarios

Nuestras vidas van tan rápido que llegamos a olvidarnos de nosotros mismos. Por eso, cuando ciertas situaciones o sensaciones toman nuestro control, condicionan como consecuencia nuestro día a día sin que seamos del todo conscientes.

María Ruiz Vela, psiquiatra, nos enseña que identificando las situaciones que nos agotan o desgastan emocionalmente podremos buscar la forma de manejarlas sin gastar energía desmedidamente. Estas son algunas cosas que no merecen tu tiempo:

1. Intentar controlar situaciones que no dependen de ti

Situaciones

"Deja de intentar controlar lo incontrolable. Confía en ti mismo y llega hasta lo que sólo dependa de ti. Descubre qué es lo que sí depende de ti y lo que no. Hay miles factores externos que nunca podremos controlar por mucho que queramos. Acepta la vida como llega y aprende a vivir con la incertidumbre inherente a ella para dejar atrás la ansiedad y frustración. Por más que quieras tener el poder de todas las cosas, no lo conseguirás. Pero sí puedes controlarte a ti y decidir cómo te afectan determinadas situaciones. Sentir tus emociones te movilizará para resolver problemas".

2. Pedir el amor de alguien que no te corresponde

Wes

"El amor no correspondido no es amor. Si te quiere, te lo hará saber. La vida es muy corta como para esperar un milagro romántico que sólo nos hace daño, especialmente a nuestra autoestima. El desamor puede convertirse en un enganche, una especie de droga a la que muchas personas se atan con el fin de enamorar al otro y, como consecuencia, se entregan sin medida y lo aguantan todo. Por eso, es muy fácil caer en la dependencia emocional en este tipo de situaciones. No puedes ignorar tus necesidades para mantener una relación. Pon fin a esa historia que te llena de angustia y rodéate de gente que te quiera bien y mucho. Pero por encima de todo, aprende a darte lo que necesitas para no delegar esa responsabilidad en alguien más".

3. Hacer cosas que no te llenan

Llenan

Puede ser un buen momento para crecer desde dentro y descubrir que la solución está en ti. Un buen paso para comenzar es identificar las actividades en las que nos enfocamos la mayor parte del tiempo para reconsiderar su funcionalidad e impacto en cómo nos hacen sentir: "Empieza a darle a tu tiempo el valor que merece y usa tu energía para aprender a reconocer tus necesidades, validar tus emociones, descubrir nuevas fuentes de inspiración, fortalecer o fijar ciertos límites".

4. Esperar a ser perdonado

Ppp

"Siempre recalco la importancia del perdón para la estabilidad emocional. Reduce la ira, el estrés, el dolor... Es importante saber que perdonar no siempre significa tomar el contacto con la otra persona. Se puede perdonar y alcanzar un estado de paz o tranquilidad sin necesidad de retomar la relación. En el caso de que seamos nosotros lo que hayamos cometido un error, si hemos pedido perdón y sentimos realmente lo que ha ocurrido, bastará con ello. Nada de lo que nos sucede depende de otros. No esperes que te perdonen para sentirte mejor contigo".

5. Ser perfecto o esperar la perfección de los demás

Perfe

"Aunque no lo creas, no necesitas poner a los demás por encima de ti y viceversa. No esperes a hacer únicamente lo que los demás consideran lo correcto. Lo único que obtendrás es muchísima frustración al tratar de buscar y esperar esa perfección que no existe. Encuentra tu valor personal desde tu interior sin que importe lo que digan los demás".

6. Comunicarte con gente poco asertiva y esperar que cambien

Cambios

"La comunicación no asertiva se da en personas que no expresan abiertamente sus sentimientos, pensamientos o deseos e intentan comunicarlos indirectamente o bien se expresan de forma autoderrotista, con culpa, incomodidad o inseguridad, esperando que los demás adivinen lo que quieren o sienten", nos explica la psiquiatra.

Por eso, la experta recomienda no tratar de cambiar a este tipo de personas y alejarse de ellas si nos hacen sentir mal o simplemente no nos dejan mostrarnos tal y como somos.

La vida es muy corta como para permanecer donde sabes que no estarás bien

Vida

"Sé consciente de estas situaciones, reconsidera si realmente son necesarias en tu vida y comprueba cómo impactan en tu estado de ánimo. Utiliza tu tiempo y energía para definir los límites que quieres empezar a fijar o incluso aquellos que quieres fortalecer. Aprende a reconocer lo que necesitas y lo que quieres, cuáles son tus necesidades. Para ello, es fundamental que escuches tus emociones, que serán un claro indicador de lo que te ocurre y te ayudarán en tus decisiones", concluye Ruiz Vela.

Fotos | Wes Anderson

Temas
Comentarios cerrados
Inicio