El truco definitivo para que el ventilador eche aire frío y bajar las temperaturas en la ola de calor

El truco definitivo para que el ventilador eche aire frío y bajar las temperaturas en la ola de calor
Sin comentarios

Te levantas a las 7 de la mañana para ir a trabajar y lo haces sudando. Sales de la ducha y a los 2 minutos de secarte con la toalla (antes incluso), empiezas a sudar de nuevo. Llegas al curro, torrándote bajo el sol, y cuando llegas a casa ni darte un baño en la piscina parece calmar lo que la ola de calor le está haciendo a tu cuerpo.

Nos pasamos el día pegados al ventilador (porque la vida es cruel, no tenemos aire acondicionado y todavía no hemos podido escaparnos a uno de estos pueblos fresquitos) por las altas temperaturas durante la ola de calor, pero el aire que se mueve sigue estando caliente. Hasta ahora, porque tenemos el truco definitivo para que el ventilador eche aire frío.

Los expertos dicen que el ventilador pierde efectividad a partir de los 35º, porque solo mueve aire caliente, no enfría el ambiente y transmite una desagradable sensación de sequedad. Además de aprender dónde colocar el ventilador, con este truco conseguirás que el aire que sale sea fresco, y lo mejor de todo: puedes hacerlo en casa con un poco de maña y funciona.

Cómo conseguir que tu ventilador eche aire frío como un aire acondicionado

Ventilador Ola De Calor

Para convertir tu ventilador en la versión 2.0 necesitarás dos botellas de plástico (te valen botellas de agua o de cualquier refresco), y para empezar, unas tijeras o un cutter o cuchillo afilado. Comenzaremos abriendo las bases de las botellas sin cortarlas del todo. Con un cuchillo u otra herramienta, hacemos algunos agujeros en la parte de abajo de la botella, dejando intacta la parte de la boca.

Enganchamos las botellas en la parte de atrás del ventilador usando una brida, un alambre o incluso un mosquetón (es mejor usar al menos dos enganches para que no baile cuando encendamos el ventilador), y colocando la parte del tapón hacia el suelo y la parte abierta, hacia el techo.

Es el momento de meter hielos en la botella (podemos añadir sal para que el hielo tarde más en deshacerse al crearse una reacción endotérmica) y encender el ventilador. El aire que coja el ventilador será más frío y cuando el hielo se derrita, podemos “abrir” la botella girando el tapón y vaciarlas para añadir hielos nuevos.

En este vídeo de Youtube puedes ver cómo hacerlo:

Este truco se suma a los que ya te contamos para dormir fresquitos sin aire acondicionado, y es una solución para todas las casas en las que no tenemos aire acondicionado, y después de probarlo te podemos confirmar algo: funciona.

Fotos | Braxton Apana y Daniil Onischenko en Unsplash

Temas
Inicio