Compartir
Publicidad
Publicidad

Anne Hathaway, una belleza natural

Anne Hathaway, una belleza natural
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Los descansos en los sets de rodaje suelen la prueba de fuego para todas aquellas actrices a las que vemos lucir tan estupendas en la gran pantalla. Porque es muy fácil salir guapa cuando hay sesión de maquillaje y estilismo de por medio. Pero entre escena y escena es cuando realmente se ve qué hay debajo de la caracterización de un personaje.

Anne Hathaway es guapa sin necesidades. Ya lo demostró con su personaje de Andy Sachs en El diablo viste de Prada antes de su transformación: no era Betty la fea precisamente, más bien Betty la descuidada. Pero guapa, un rato largo. En anteriores películas también le ha tocado hacer de patito feo, en Princesa por sopresa, que sí, he visto alguna vez y no me arrepiento de ello, todo sea por Julier Andrews y el mal que hizo Mary Poppins en mi generación, también hacía de adolescente desafortunada en físico que se convertía en cisne.

Pero vamos, me hace gracia, porque de poco agraciada nada. Anne es divina. No tiene una cara especialmente dulce, ni un cuerpo diez, no sé que es, pero me encanta. Tiene una belleza a lo Penélope Cruz, de la que muchos dicen que no acaban de verle el atractivo ni la excepcionalidad pero que a mí me parece que es de los cánones que hay que fomentar: y que viva la naturalidad.

Vía | thefashionspot

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos