Nuevo bluf de la temporada de festivales: más golpes de calor que comas etílicos en un Capital Fest con agua marrón y sin sombra

Nuevo bluf de la temporada de festivales: más golpes de calor que comas etílicos en un Capital Fest con agua marrón y sin sombra
Sin comentarios

La temporada de fetivales no ha regresado como los fans tanto ansiaban y, desde la tragedia en el Astroworld de Travis Scott el pasado noviembre, parece que el formato no levanta cabeza. Si el de Houston se cobró la vida de 10 personas y más de 300 resultaron heridas, muchos asistentes temieron que algo así pasara durante el primer fin de semana del Primavera Sound. Por suerte la organización reaccionó a tiempo ante las quejas pero el desastre ha vuelto a apoderarse de otro recinto sin que haya imprescindibles para sobrevivir en un festival que sirvan.

El Capital Fest tuvo lugar el pasado sábado 11 de junio en Talavera de la Reina, en plena ola de calor y falto de zonas de sombra, solo dos fuentes en funcionamiento, retrasos y las sempiternas colas interminables. Así lo han denunciado públicamente en redes y en los medios sus asistentes. Tal ha sido la situación que el Ayuntamiento de Talavera de la Reina ha pedido explicaciones a la organización.

13.000 asistentes, el escenario más grande de España (con 50 metros de largo, una altura de 20 metros y 250 metros cuadrados de pantallas) y 18 horas de música son los datos con los que se esperaba que se recordara la segunda edición del Capital Fest en la zona de aparcamiento de Talavera Ferial. No obstante, pasará a la historia por tweets como los de @mariacarrobles:

"Los que ya estaban dentro nos decían a los que llegábamos que nos lo pensáramos bien antes de entrar. Ni sombra, ni agua fría, ni fuente ni chorros", publicaba junto a una foto de la cruz roja atendiendo a alguien el suelo. "Esta fue la primera imagen que tuvimos del #CapitalFest y aún eran las 16h", añadió.

El consistorio ya ha solicitado a Cruz Roja un informe que recoja las diferentes actuaciones que se produjeron durante la jornada para conocer aquellas atenciones que fueron provocadas por las altas temperaturas. Mientras tanto, otra asistente, que ha relatado lo vivido el sábado en el festival ante las cámaras del programa de Antena 3 Espejo público, ha asegurado que no daba abasto para atender a todas las personas que estaban sufriendo golpes de calo.

Ester Cuadrado ha asegurado que en el recinto había un total de quince fuentes, pero solo funcionaban dos. Del resto "salía un hilo de agua marrón". Además, ha apuntado que los organizadores prometieron amplias zonas de sombra pero, en la realidad, solo pusieron una carpa en la que "apenas entraban 200 personas". En su testimonio también ha puesto en tela de juicio que se cumplieran las medidas de aforo estipuladas por ley.

La situación acabó causando largas colas para conseguir bebida y retrasos en el inicio de los conciertos. Por su escenario pasaron nombres del indie nacional como Izal, Lori Meyers, Miss Caffeina, Carlos Sadness, Varry Brava o La Casa Azul, entre otros. "No hemos podido consumir nada por las filas que había en las barras, solo 20 camareros para 13.000 personas", denunciaba otro asistente.

El festival, que daba comienzo a las 12 del mediodía, empezó a descontrolarse a las horas centrales del día, y las de más calor. Los bomberos tuvieron que acabar interviniendo preparando en la zona de los aseos un arco con agua para que la gente fuera a mojarse e incluso refrescaron a los asistentes a manguerazos.

Fotos | @mariacarrobles y @sergiohg_27

Temas
Inicio