Compartir
Publicidad
Publicidad

No, Janusz Korwin-Mikke, los problemas demográficos europeos no se solucionan con las mujeres quedándose en casa

No, Janusz Korwin-Mikke, los problemas demográficos europeos no se solucionan con las mujeres quedándose en casa
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las opiniones del diputado polaco de extrema derecha Janusz Korwin-Mikke vuelven a estar de actualidad. Hace unos meses soltó la perla de que "las mujeres deben cobrar menos que los hombres porque son más débiles, más pequeñas y menos inteligentes". Por ese motivo fue sancionado con 30 días sin dietas (lo que en el Parlamento europea significa dejar de ganar 9.000 euros), y a pesar de la multa, reincide en sus opiniones machistas y arcaicas y ha vuelto a dejarnos trastocadas con sus últimas declaraciones en el Parlamento Europeo.

Janusz Korwin-Mikke declaró lo siguiente en pleno debate sobre los retos demográficos de una Europa cada vez más envejecida: "Creo que el asunto más importante del problema demográfico en Europa sigue sin mencionarse. Las mujeres no se quedan en casa, sino que se van a trabajar. Y tienen menos niños. Todos se empeñan en que la mujer trabaje fuera de casa. Si no solucionamos esto, no tiene sentido debatir".

En lugar de favorecer que las mujeres se puedan incorporar al trabajo como mano de obra cualificada y joven y en igualdad de condiciones que los hombres, en lugar de impulsar las medidas de conciliación que aumenten la natalidad, este eurodiputado de 74 años pretende que las mujeres nos quedemos en casa teniendo hijos.

Por sus declaraciones recibió serias críticas de las parlamentarias europeas. Corina Cretu, comisaria europea de Política Regional, mostró su indignación calificando de indignantes sus palabras. "Es inadmisible escuchar este tipo de presentación de las mujeres en el lugar donde reside la democracia de la UE”.

El eurodiputado polaco, no adscrito a ningún grupo de la Eurocámara, es tristemente conocido por sus gestos y palabras machistas, nazis y xenófobos.

La recopilación de sus palabras nos pone los pelos de punta. En 2015, hizo el saludo nazi en la Eurocámara para protestar contra una iniciativa de crear un billete europeo de transporte. En otra ocasión se refirió a los refugiados como “basura”. “Matar a millones de personas no era el objetivo de Hitler. Muéstreme una sola frase que pruebe que sabía acerca del exterminio de judíos”, dijo en una entrevista a una revista polaca. En una entrevista con el británico Observer en 2014, argumentó que el semen de un hombre puede determinar la forma de pensar de las mujeres con las que se acuesta".

Foto | Gtres

Vía | En femenino

En Trendencias | La prueba de que es necesario el feminismo es este diputado europeo que dice que las mujeres tenemos que ganar menos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos