Compartir
Publicidad
Publicidad

El preciosismo de la colección Prada resort 2009

El preciosismo de la colección Prada resort 2009
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Maravillada me he quedado. Y luego dicen algunos que la moda no puede despertar emociones. Que no es arte ni es nada. Que es puro y supérfluo negocio. Como si todavía quedara algo que no lo fuera. Cada uno que sienta amor por lo que quiera, a mí me ponen los pelos de punta muchísimas y profundas cosas. Esta es una de ellas.

A veces pieso que Miuccia Prada es de otro planeta. Si no tuviera ese inequívoco aspecto de mamma italiana, de verdad, pensaría que no es de este mundo. Porque tiene un don que no es normal. Es capaz de adelantarse a todo y a todos, crea looks que sientan precedente sin hacer cosas técnicamente extravagantes, haciendo un símil gastronómico, con los ingredientes que uno suele tener en casa.

Siempre mira al pasado pero sus propuestas son lo que otros harán mañana. Es tan precisa que asusta, es milimétrica y exacta, todo en Prada roza la perfección porque nada se escapa. Miuccia es sobria y exquisita. La delicatessen de una industria muy dada a la trangresión hueca.

Prada 1.JPG

Si con su colección de invierno costaba llegar a congeniar, esta es casi todo lo contrario: presentada en las oficinas de la casa en Nueva York es una invitación a descubrir el Prada más íntimo y personal. Todos los tópicos típicos, presentes, todo lo que ha hecho de la marca un icono: la dolce y distinguida vita.

Prada 2.JPG

Simplemente genial.

Vía | WWD

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos