El paraíso está en estas tres calas escondidas de Mallorca (y te contamos cómo llegar)

El paraíso está en estas tres calas escondidas de Mallorca (y te contamos cómo llegar)
Sin comentarios

Si tu idea del paraíso son aguas cristalinas, sol brillando en lo alto y naturaleza que mezcla la costa, la montaña y el bosque, tengo buenas noticias porque te está esperando hecho realidad en Mallorca. Sobre todo, en sus calas impresionantes a las que lo difícil de conseguir llegar es también parte de su encanto. Desde luego, a cualquier de estas tres merece la pena intentar acceder una vez en la vida (al menos).

Cala Varques

Considerada una de las mejores calas de Mallorca, es un spot ideal si quieres visitar una playa virgen. Se encuentra ubicada en Manacor, entre Calas de Mallorca y Cala Romàntica, con una longitud de unos 70 metros y  unos 50 de ancho. Además de su agua cristalina y arena fina de postal, destaca por un pequeño entrante de mar rodeado de un frondoso bosque de pinos y rocas. También tiene algunas cuevas a su alrededor (la Cueva del Pirata, del Pont o del Xot) que esconden historias y que hacen que también merezca la pena la excursión.

 

Cómo llegar: No obstante, acceder a esta playa no es difícil aunque toma tiempo. Desde Cala Romántica hay una ruta a pie de una hora, aproximadamente. Desde la playa de Estany den Mas se puede tomar un pequeño sendero que va subiendo por el lateral derecho y que después transcurre casi paralelo a la costa. Aunque otra forma para quienes quieran evitarse la caminata es el barco. Desde Porto Cristo hay excursiones que llevan por esta zona de costa de Mallorca y sus calas vírgenes y de difícil acceso.

Sa Calobra

Con aguas azul turquesa y muy calmadas, Sa Calobra es la impresionante desembocadura del Torrent de Pareis, formado por cantos rodados y uno de los pocos accesos al mar que pueden encontrarse en la Sierra de Tramontana. Durante miles de años, el agua que baja por el torrente de Pareis fue excavando el lecho por el que discurre hasta alcanzar el mar. Se trata de una playa de guijarros pequeños, limpia y bien mantenida. Eso sí, debido a su ubicación aislada, no hay mucho más por ver cerca que no esté a una hora de camino en coche.

 

Cómo llegar: El encanto de Sa Calobra no radica únicamente en su belleza, también en la dificultad para llegar hasta la zona. Lo más fácil es ir en uno de los ferris que salen de Port de Sóller. No obstante, también se puede acceder a la playa en coche o en autobús por el recorrido de una hora a través de una serpenteante carretera a la que se accede fuera de la MA-10, con una sinuosa bajada a través de la Sierra de Tramuntana. Lo bueno es que ofrece unas vistas increíbles.

Cala Figuera

En el municipio de Pollença, en la península de Formentor, se encuentra escondida Cala Figuera: otra preciosa cala que ha nacido como resultado de la erosión de la lluvia. Un espectacular entrante de mar protegido por un lado por un acantilado vertical de piedra y, por el otro, por uno de más suave pendiente de arenisca. Tras ella se alza Es Fumat, un monte de 334 m de altura.

 

Cómo llegar: Para llegar hay que ir en dirección al Faro de Formentor, donde se encuentra una señal que indica el camino. Se puede aparcar fácilmente. Después, se debe descender un pequeño monta que, en 10 minutos, nos deja en Cala Figuera.

Helios Mallorca Hotel & Apartments

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Foto de portada | Unsplash

Temas
Inicio
Inicio